HAVANA CLIMA

La impunidad, una bestia que acecha a las mujeres cubanas 

LA HABANA, Cuba. – A mí también Fernando Bécquer me ofreció consultarme. No sé por qué recuerdo las palabras exactas: “Tú eres especial. A ti la maldad te ve y cruza la calle”. Estábamos en el Centro Pablo de la Torriente Brau, creo que en un concierto del trío Trovarroco. Yo estaba con una amiga, pero a ella no le dijo nada. 

A mí Fernando Bécquer también me invitó a su casa. Y yo fui. Llegué a los bajos, miré hacia arriba porque él vive en un segundo piso. Entré en pánico. Sentí que algo maligno me miraba por la ventana y seguí de largo. 

Ahora leo el reportaje firmado por el periodista Mario Luis Reyes, “Cinco denuncias de abusos sexuales contra Fernando Bécquer”, y siento pavor por lo que pudo haber pasado y no fue; por haber caído en esa clasificación de “especial” que me dio el trovador alguna vez. 

A estas cinco mujeres que denuncian yo les creo hasta sus silencios. Hasta lo que pudieron haber omitido por la vergüenza que suelen padecer las víctimas de abusos. La vergüenza que los cómplices y los descreídos les hacen sentir. 

El “explote” de Bécquer no creo que sea casual. Sucede justo en el momento en que las mujeres cubanas se sienten seguras o al menos arropadas por voces dispuestas a declarar, compartir e injuriar a los agresores. Muchas gritamos contra el patriarcado: lo mismo contra el oficial de la Seguridad del Estado que acosa a las activistas que contra el trovador que viola a jóvenes en situación de vulnerabilidad. Cada día son más las activistas que antes no veían en la violencia política una forma de violencia de género, y ahora se pronuncian e increpan a la dictadura en busca de respuestas. 

Pero, ¿el patriarcado en Cuba, en Nicaragua o en Venezuela es el mismo que en el resto del mundo? La afrofeminista Sandra Álvarez Ramírez me ha alertado en las redes que en los países democráticos tampoco hay justicia para las mujeres violentadas. Y tiene razón, pero al menos allá no corremos el riesgo de terminar en juicio sumario por salir a la calle a protestar, como en Cuba.

Hay quienes se pueden cuestionar la relación que estoy estableciendo. Una dictadura no tiene nada que ver con la otra, pero pregúntense cómo y por qué Fernando Bécquer y sus amigos han vivido con tanta impunidad durante tantos años.

Con Bécquer otros nombres han vuelto a nuestra memoria. El pintor cubano Agustín Bejarano, condenado en Estados Unidos por abusar de menores de edad terminó deportado a la Isla, donde “todos saben y nadie se mete”. 

A Alexis Leiva Machado (Kcho) lo acusaban en el barrio de Romerillo de abusos contra menores, pero ¿qué pesa más para el régimen cubano?: ¿quien ingresa divisa y sirve de pantalla política o la gente pobre de un barrio marginado?

Y José Luis Cortés, El Tosco, sigue siendo premiado después que la cantante Dianelys Alfonso, La Diosa, tuviera la valentía de contar escenas de violencia y abusos que para muchos solo podrían verse en una película.

Muchos lloraron a Diego Armando Maradona cuando murió y olvidaron las historias de abusos contra menores o, meses después, desestimaron el testimonio de Mavys Álvarez, la cubana menor de edad abusada sexualmente por él

Es la misma lógica por la que los vecinos y la cuidadora del círculo de la hija de Jesús Peña Cantillo sabían que la niña estaba siendo abusada por su padrastro y aun así encubrieron los hechos. O por la que el jefe de Sector de la PNR, la oficial de Menores y la instructora del caso amenazaron a la cubana Luz Divina Wilson para que desistiera de denunciar el abuso que había vivido su nieta de ocho años

¿Por qué los trovadores Ray Fernández, Raúl Torres, Ariel Díaz y Adrián Berazaín defienden a Bécquer? 

Cuando pertenecía a OMNI-ZonaFranca, la gente creía que yo tenía un romance con Ray. No sé por qué pensaban eso. Nuestro acercamiento duró una conversación. Él me tomó la mano y me dijo que mis líneas eran de alguien que pasaría mucho trabajo, que yo no le interesaba para nada. Lo dijo con desprecio como si trabajar fuera un delito o como si yo apestara. Él daba por descontado que me gustaba. Aquello fue el anuncio, con lumínicos, de lo que es ahora Ray Fernández

Los recuerdos sobre los cómplices en los testimonios recabados por El Estornudo son casi tanto o más impactantes que los hechos en sí: Ariel Díaz dando como confiable y segura la casa de Bécquer, aun sabiendo lo que sucedía en ese lugar; Adrían Berazaín diciendo: “Asere, con ella no, ella es buena” (¿quiénes somos las malas?) o Mauricio Figueiral con: “Coño, parece mentira que hayas caído en eso”, como si la culpable fuera la agredida. Son criterios que se enmarcan en la misma línea de “ellas se lo buscan por meterse con el Gobierno” o “las Damas de Blanco salen a recibir golpes porque les pagan para eso”. 

En las democracias perfectibles, en los Estados de derecho hay, debe de haber, un sistema de leyes que no solo estén publicadas sino que regulen, controlen y juzguen estas y otras violencias. Leyes que sean aplicadas por poderes independientes a un Estado que lo controla todo, donde el activismo no sea criminalizado.

La gente habla de dictadura y cree que solo se hace referencia a un grupo de gente incómoda con un sistema, pero el patriarcado cubano está en el poder y juega con el país, no solo con las mujeres.

Hay un 54% de representatividad femenina en la Asamblea Nacional pero sin discurso de género. Existe una única organización que criminaliza a las demás y protagoniza actos de violencia contra otras mujeres. El régimen, al menos cuando podía, entregaba ollas arroceras y discos con materiales para enseñar a cocinar cada vez con menos ingredientes, o ponderaba cómo las mujeres cubanas habían llegado a ser ingenieras, como si eso fuera activismo o feminismo. 

Este mismo miércoles, mientras se sucedían las denuncias públicas contra Bécquer en las redes, Bárbara Farrat, madre de Jonathan Torres, un adolescente de 17 años encarcelado en la prisión de El Guatao por manifestarse el 11 de julio, estaba vigilada por un hombre en una moto. En la noche, el mismo hombre fue a amenazarla para que dejara de reclamar por su hijo, o si no sufriría las consecuencias. 

Y en la tarde noche del martes, la periodista del ICLEP Mabel Paéz fue golpeada por dos hombres encapuchados en su propia casa y la Policía le impidió hacer la denuncia formal. Un mes antes, a Yanilys Sariego un “agente del orden” le dijo que la podían picar en pedacitos y desaparecerla. Y en los procesos del 11 de julio, a la adolescente Gabriela Zequeira un oficial de la Policía la amenazó con llevarla a donde podría ser violada. No creo que haya sido la única en ese caso. 

Estas denuncias parecen desligadas de las víctimas de Bécquer, pero cuando el Estado contrata a hombres para vigilar, golpear o amenazar a mujeres, les da también impunidad sobre los cuerpos de ellas. ¿Quién les dice cuál es el límite entre un golpe y una violación sexual? ¿Alguien que asume como un trabajo coaccionar o interrogar a solas a mujeres tiene algún límite moral? 

Pareciera que no, pero en Cuba nos enseñan a callar y la que no aprende por las buenas, sucumbe ante el escarnio público que insuflan los cómplices de la violencia machista. Por eso, sé que podemos esperar las burlas y el descrédito de las denunciantes de parte de Ray Fernández, Ariel Díaz e incluso de algunas mujeres que repiten los discursos violentos y desmienten a las que se atreven a denunciar la violencia, quien sabe si, quizás, escondiendo sus propias penas. 

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.