HAVANA CLIMA

#CubaAbre: No nos van a aguar la fiesta

Hoy Cuba reabre sus fronteras al mundo, un gran paso tras meses de medidas restrictivas por la pandemia y cantidad de vuelos limitada. Y es que la mejora de las condiciones epidemiológicas ya permiten avizorar una reactivación de la economía nacional, el turismo y la vida cotidiana en el país.

Esta vez la nación antillana está lista para recibir el esperado aumento de viajeros y turistas internacionales. Si bien es cierto que los aeropuertos no habían estado cerrados antes, el número de viajes era significativamente menor.

Publicaciones recomendadas para ti
Cuba acoge importante cita regional en materia de telecomunicaciones
1ero de marzo: “Los humildes por primera vez fueron protagonistas”
Chocolate MC celebra los 50 años de su madre: “La que nunca me dejó a la deriva”

Según el ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, se elevarán a más de 400 a las frecuencias de vuelos a la semana, en correspondencia con las aerolíneas que han confirmado su reanudación de operaciones en el país.

Para ello el sector turístico se ha preparado durante el tiempo de poca actividad. Se han remodelado instalaciones, construido más habitaciones, mejorado la conectividad y sobre todo, activado medidas higiénico-sanitarias contra la COVID-19 y garantizado que Cuba sea un país seguro para todos sus visitantes.

Bellas playas reconocidas a nivel mundial, la bondad de su gente y su riqueza cultural son algunos de los atractivos de un país que da la bienvenida a la temporada invernal con un aire de seguridad y alegría.

Sobre los detalles de esta reapertura, Cubahora comparte las siguientes claves a modo de preguntas y respuestas.

¿Qué garantías de seguridad sanitaria ofrece Cuba?

En primer lugar, el viajero que visite Cuba debe saber que arriba a un país donde la mayoría de la población está vacunada contra la COVID-19, incluso los niños, niñas y adolescentes. Hoy el país abre con una cobertura de vacunación del 90%, lo que indica menores posibilidades de contagio y casos graves de la enfermedad.

Por otra parte, según informó el Ministro de Turismo de Cuba, Juan Carlos García Granda, en conferencia de prensa; los trabajadores del sector del turismo y los trabajadores del transporte, aduana, inmigración y la aviación, de conjunto con los de Salud Pública fueron de los primeros en ser vacunados, y se les aplicó además una dosis de refuerzo.

Asimismo, el Ministerio de Turismo trabaja en función de una recuperación responsable del turismo en Cuba, por lo cual todas las instalaciones que brindarán servicio, cuentan con la Certificación de Turismo más Higiénico y Seguro (T+HS), la cual garantiza el cumplimiento de los protocolos sanitarios establecidos por el Ministerio de Salud Pública y de Turismo y la Organización Mundial de la Salud.

En todas las instalaciones será obligatorio el uso de la mascarilla en lugares...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Muere en La Habana el reconocido diseñador gráfico Rafael Morante

MADRID, España.- El diseñador, publicista e ilustrador Rafael Morante Boyerizo murió en La Habana este domingo a los 90 años. 
La noticia fue dada a conocer por el Ministerio de Cultura y el Instituto Cubano del Libro, quienes lamentaron el fallecimiento del Premio Nacional de Diseño 2015.

El Instituto Cubano del Libro lamenta el fallecimiento del Premio Nacional de Diseño 2015 Rafael Morante Boyerizo pic.twitter.com/IND0ci6Ny3
— Instituto Cubano del Libro (@cubano_libro) June 26, 2022

Rafael Morante nació en Madrid en 1931 y a los nueve años se trasladó con su familia a Cuba, debido a la Guerra Civil española. 
Se graduó en la Escuela Profesional de Publicidad y su carrera estuvo estrechamente vinculada a la gráfica cubana, que incluye la creación de colecciones, logotipos, cubiertas y un gran número de ilustraciones. 
Fue uno de los fundadores del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDi) y del Instituto Cubano del Libro (ICL).
Diseñó la Revista Cine Cubano y fue el director artístico de la Revista Cuba, de Editorial Ciencias Sociales. 
Junto a diseñadores como Eduardo Muñoz Bachs y Eladio Rivadulla participó en el diseño y reproducción de los primeros carteles de cine en serigrafía del ICAIC.
Morante también incursionó en la literatura con las novelas Amor más acá de las estrellas, que obtuvo el Premio David de Ciencia Ficción en 1984; y Desterrado en el tiempo (1990), entre otras publicaciones. 
En julio de 2017 la colección de unos 3000 carteles cubanos de cine pertenecientes al ICAIC quedó inscrita en el Registro Nacional del Programa Memoria del Mundo de la Unesco. La colección incluía algunos carteles de Morante. 
Además del Premio Nacional de Diseño su obra fue reconocida con otros galardones como el Premio de Diseño de Libros de la Casa de las Américas de la Universidad de Harvard (1966); el Premio al Diseño de Libros, Oxford (1966); y el Premio Raúl Martínez del Diseño del Libro (2001). 
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

FAO apoya avances de cooperativismo agrícola en Cuba

Entre otros aspectos, la iniciativa impulsa el desarrollo de sistemas alimentarios inclusivos, sostenibles y resilientes.
Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 27 jun.- La incorporación de los servicios de los ecosistemas y la resiliencia de los paisajes productivos para facilitar la gobernanza eficaz de los sistemas de producción fueron avances reconocidos por representantes de uno de los proyectos implementados en Cuba por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
Al respecto intercambiaron cooperativistas, productoras y productores beneficiarios del Proyecto “Incremento de la resiliencia climática de hogares y comunidades rurales a través de la rehabilitación de paisajes productivos en localidades seleccionadas de la República de Cuba”, participantes en la XIV Convención Internacional de Cooperativismo (COOPERAT) 2022.
Durante el evento, que sesionó del 14 al 16 de junio de 2022 en el Palacio de Convenciones de La Habana, expusieron las acciones alineadas con líneas estratégicas como el desarrollo local superior en las formas de gestión de cooperativas y productores.
Según una publicación del Proyecto IRES en la red social Facebook, a propósito de la reciente edición de COOPERAT, esas experiencias buscan ser sostenibles e institucionalizarse como nuevas formas de gestión del desarrollo actual del sector cooperativo de Cuba.
Este proyecto, el primero aprobado y financiado para Cuba por el Fondo Verde para el Clima, busca aumentar la resiliencia climática de hogares y comunidades rurales a través de la rehabilitación de paisajes productivos en localidades seleccionadas de la nación caribeña.
Cuenta con la participación de residentes en siete municipios cubanos: Los Arabos (Matanzas), Santo Domingo, Quemado de Güines, Corralillo (Villa Clara), Jobabo, Amancio y Colombia (Las Tunas).
La cooperación entre FAO y MINAG se enfoca en avanzar en la creación de estructuras para el intercambio y la articulación del sector cooperativo agropecuario cubano.
En esos territorios, la iniciativa impulsa el desarrollo de sistemas alimentarios inclusivos, sostenibles y resilientes, potencia la conservación de los recursos naturales, ayuda al sector agrícola a adaptarse al cambio climático y fortalece los medios de vida locales para la gestión de riesgos.
Logros y desafíos del cooperativismo en el país
En COOPERAT 2022, Ydael Pérez, ministro de la Agricultura, se refirió al escenario actual en la producción de alimentos y aseguró que los resultados de esta actividad dependen en más de un 90 por ciento del desempeño del movimiento cooperativo en el sector agrícola.
Por su parte, Johana Odriozola, viceministra de Economía y Planificación, planteó que antes de avanzar en el desarrollo cooperativo es preciso tener “una única norma que regule las cooperativas y asegure un funcionamiento armónico”.
Como retos fundamentales, mencionó la necesidad de lograr la inserción efectiva y aumentar la participación del sector cooperativo agropecuario en el modelo de la economía de la isla, además de elevar el espíritu de cooperativismo.
También apuntó la importancia de “seguir eliminando trabas, de continuar otorgando financiamientos” y de diseñar espacios de mercado para cooperativistas.
De acuerdo con una nota de prensa emitida por FAO, el taller “El movimiento cooperativo cubano: su gestión e institucionalización. Avances y desafíos”, que sesionó durante la convención, permitió conocer la actualidad de la situación económico-financiera de las cooperativas agropecuarias, sus principales avances y desafíos, así como la proyección de 17 soluciones.
Además de evaluar los retos para perfeccionar la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación para el desarrollo del sector cooperativo agropecuario y no agropecuario cubano, se presentó una propuesta de bases para la creación del Instituto Nacional de Cooperativismo de Cuba y su pertinencia, anuncia la fuente.
FAO impulsa el desarrollo del sector cooperativo en Cuba al brindar apoyo al desempeño de las cooperativas en el desarrollo de las capacidades de los productores para integrarse en las cadenas de valor y participar en los procesos de formulación de políticas.
A ello tributa el trabajo en el marco del proyecto “Fortalecimiento de políticas para la seguridad alimentaria sostenible” (POSAS), implementado por FAO y el Ministerio de la Agricultura, con financiamiento de la Unión Europea.
Esta experiencia de cooperación propicia el avance en la construcción de una propuesta de política y de Decreto ley de gestión integral de la agricultura, que pretenden fortalecer la institucionalización del sector cooperativo agropecuario cubano y su funcionamiento eficiente. (2022)

Leer más »

Analizan desempeño de la zafra 2021-2022, la producción más baja en más de cien años

Presidente cubano llamó a diversificar las producciones azucareras. Foto: Estudios Revolución.La agroindustria azucarera cubana dispone de una experiencia tremenda, y eso constituye una fortaleza para el salto tecnológico y organizacional que tenemos que dar en este sector, porque no podemos seguir haciendo lo mismo cuando han cambiado los tiempos y la vida nos está diciendo que tenemos que ir a otros conceptos.
Es esta una de las premisas que defendió el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante un encuentro, este sábado, con los participantes en un taller de tres días realizado entre directivos, técnicos industriales y productores cañeros.
El objetivo del seminario, que agrupó a más de un centenar de especialistas, se dedicó a analizar los principales problemas y desafíos del sector. Contó además con la asistencia de académicos, científicos y otros expertos vinculados al ramo, buena parte de ellos mujeres brillantes.
La agroindustria azucarera —enfatizó Díaz-Canel— cuenta con “una masa de obreros y trabajadores comprometidos, con sentido de pertenencia, que tienen confianza en que todavía el sector se puede recuperar, y esto es algo que está en nuestras manos, con todos buscando esa recuperación”.
En la zafra 2021-2022 se fabricaron, en números redondos, 480 000 toneladas de azúcar; 36 centrales molieron algo más de seis millones de toneladas de caña. Fue la producción más baja en más de cien años. El encuentro del Presidente de la República con las trabajadoras y trabajadores del sector para evaluar esos resultados, sin embargo, no fue, como podría haberse pensado, para “dar palos”.
No sin críticas y autocríticas, tanto de directivos como de especialistas, el ambiente de la reunión fue positivo, optimista, esperanzador, como ocurre cuando se está ante un momento de cambio.
La dirección del país, sin dudas, quiso enfocarse en lo verdaderamente trascendente, enaltecedor: la confianza de la Revolución en los hombres y mujeres que trabajan en una agroindustria que es cultura e identidad nacional y que no solo será salvada, sino también desarrollada para ocupar el lugar que tiene en nuestra economía y en nuestra idiosincrasia, ahora en tiempos donde la ciencia y la innovación tienen que ser la guía.
El encuentro en sí no, pero lo que se acordó en él, el consenso que al parecer generó de forma definitiva (y que no ha sido fácil alcanzar, pues se trata de una transformación radical en una tradición centenaria), debe ser un nuevo parteaguas en la historia de la producción azucarera cubana.
La agroindustria se inicia en un nuevo modelo de gestión, donde la producción exclusiva de azúcar no puede continuar siendo —ni lo será— el centro de todos los cálculos, estrategias, esfuerzos e incluso la fuente de los principales ingresos.
El azúcar no puede seguir siendo —ni ya lo será— el fin en sí mismo; una visión emancipadora que el Jefe de Estado defiende cada vez que aborda temas vinculados a la producción cañero-azucarera y que hereda del pensamiento más genuino de la nación, en especial el del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, hijo él mismo de una familia eminente y virtuosamente azucarera.
El sector se dirige hacia un modelo de negocios donde la diversificación y la economía circular (el aprovechamiento de todo lo que dé la caña —y las tierras donde están— y salga de las fábricas) le puedan ofrecer suficiente dinero, para así incrementar su rentabilidad, impulsar su desarrollo y garantizar el crecimiento sostenido del bienestar de las personas y familias que están vinculadas al ramo, tanto estatal como cooperativo y privado.
El azúcar seguirá saliendo de los ingenios, pero la estrategia es producir para satisfacer el consumo nacional (el doméstico y el industrial) y exportar otra parte, más o menos grande o pequeña, según como anden los compromisos y el mercado.
Ahora el objetivo es producir más alcoholes, más rones, más electricidad, más derivados para vender en el mercado interno y el foráneo; más comida, más de todo lo que pueda hacerse, y siempre desde una filosofía y conducta amigables con la naturaleza.
Se trata, además, “de que haya una autonomía real de las empresas, donde los directivos, sus consejos de dirección y sus trabajadores tomen decisiones propias y no tengan que estar consultando “arriba”, defendió el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, que participó en el encuentro junto al miembro del Buró Político y vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, y el integrante del Secretariado del Comité Central y jefe de su departamento Agroalimentario, Félix Duarte Ortega.
“Los directores de las empresas agroindustriales azucareras tienen que pensar como empresarios y desarrollar ideas que les permitan incrementar los ingresos”, enfatizó Tapia Fonseca, para quien el modelo de gestión de estas entidades tiene que partir de la propia empresa, de sus directivos y trabajadores.
Julio García Pérez, presidente del Grupo Empresarial Azucarero (AZCUBA), se refirió por su parte a todas las potencialidades que ofrecen al sector las diferentes decisiones que ha ido adoptando la dirección del país para favorecer al sector empresarial (con sus 43 medidas), al sector agropecuario (63) y al sector agroindustrial azucarero en sí (con sus 93 medidas).
Salvar, transformar, avanzar
Tácticas y estrategias para la zafra 2022-2023 y las que están por venir.
Cerca de una veintena de directivos, especialista, expertos y científicos explicaron el trabajo que realizan en sus ámbitos. Abundaron en dificultades y limitaciones, pero también en los resultados. Ponderaron a su vez las potencialidades que tiene el sector, las cuales, señaló el Presidente de la República, “si las sabemos aprovechar iremos a un momento diferente en la producción cañera-azucarera y sus derivados”.
Díaz-Canel reiteró la voluntad política, del país, para salvar al sector, encontrar las soluciones que demanda y a partir de ahí salir a transformar y avanzar. “Entre todos hemos ido apropiándonos de un grupo de ideas que ahora tenemos que ser capaces de implementar, y tenemos que hacerlo bien y de manera rápida”, dijo.
En una síntesis sobre la situación actual del sector, el Primer Secretario del Comité Central del Partido explicó que para entender esta, lo primero es comprender que desde el inicio de la Revolución dicho sector ha sido muy afectado por el bloqueo del Gobierno de EE.UU., que lo ha hecho —denunció— con toda intención, “porque ellos saben lo que significa la agroindustria azucarera para nuestro país”.
Al hacer una caracterización del sector, el Jefe de Estado reflexionó, en primer lugar, sobre el estado de las plantaciones cañeras. “Con el período especial —repasó—, la escasez de insumos nos fue llevando a lo que yo considero ha sido un proceso de “involución tecnológica” y en el que empezamos a tener cada vez menos caña, aunque a pesar de ello, por voluntarismo, tratábamos de mantener los mismos niveles de producción de azúcar.
“En estos años nos fuimos “comiendo” más caña de la que se debía, y después no sembrábamos la que se necesitaba, y así hemos llegado a un momento donde las plantaciones están en una situación sumamente compleja.
“No hemos podido lograr los balances de siembra de primavera y frío que se necesitan, ni la adecuada composición de cepas para poder escalonar bien los cortes y que los centrales funcionen los días de zafra necesario para lograr estabilidad y eficiencia. Entonces —resumió— hoy la principal materia prima está totalmente deteriorada”.
Sobre las industrias, señaló que estas también se nos fueron deteriorando durante estos años. Las reparaciones cada vez fueron más incompletas, más malas, y (ahora) estamos en un momento en el que casi no reparamos bien ningún central, casi ninguno tiene balance de recursos, (pero a pesar de ello también) seguimos con un voluntarismo tremendo, tratando de hacer una zafra que desde que la planificamos sabemos que es imposible cumplir, dijo. Desde el año 2012 —expuso— no se cumplen los planes de zafra; y cada zafra en los últimos años da menos producción de azúcar.
Esta es —concluyó— “la situación que tenemos. Hemos llegado a un círculo vicioso. Queremos hacer más; queremos crecer, esa es la voluntad, pero cada vez tenemos menos caña y cada vez los centrales están más deteriorados”.
Estrategia de zafra 2022/2023… Y para las que vienen
Julio García Pérez, presidente del Grupo Empresarial Azucarero (AZCUBA), se refirió por su parte a todas las potencialidades que ofrecen al sector las diferentes decisiones que ha ido adoptando
Al rechazar que se siga trabajando de la misma manera, el Presidente Díaz-Canel explicó que las zafras tendrán ahora un nuevo enfoque, y este empezará con la contienda 2022/2023. Esta zafra —dijo— será tal vez pequeña, pero se hará solo con los centrales que estén en mejores condiciones, de forma tal que tengan el mayor balance de recursos posibles.
Molerán los que tengan más posibilidades, los que tienen más caña, y con ellos vamos a producir el azúcar que necesita el país para su consumo. Al mismo tiempo —agregó—, en todos los centrales vamos a ir sembrando caña, recuperando plantaciones, estableciendo estrategias de diversificación y reparando de forma paulatina.
La zafra 2022/2023 tenemos que cumplirla; será decorosa, la haremos con dignidad y nos tiene que dejar un ambiente de victoria en el sector, reflexionó Díaz-Canel. Y los centrales que no muelan —reiteró— seguirán teniendo vida, se seguirán desarrollando, apostando al futuro, y así en cada zafra venidera iremos incorporando más y más centrales, porque habrá más caña, habrá más posibilidades de producir y estaremos entonces creciendo y desarrollándonos.
“Si no lo hacemos así —acotó—, seguiremos con el actual voluntarismo y en dos zafras no habrá caña para hacer azúcar en Cuba. Esa es la realidad, es una realidad dura, pero ese lujo no podemos dárnoslo, porque este país se distingue, entre otras cosas, por producir azúcar”.
El sector azucarero —agregó el Primer Secretario— tiene una importancia enorme para nosotros; primero es parte de la cultura de este país, de la historia; está en la tradición de lucha de nuestro pueblo, con líderes como Jesús Menéndez; forma parte de nuestras luchas contra la colonia, contra la neocolonia y de la lucha revolucionaria. Y los centrales han sido y son la vida de los bateyes azucareros, que son poseedores de una identidad, de un sentido de cubanía, de una pertenencia.
Azúcar: energía y potencia
En el intercambio con representantes del sector cañero-azucarero, el Primer Secretario del Comité Central del Partido enumeró algunas de las enormes potencialidades del ramo, que empiezan por sus más que demostradas capacidades para producir un sinnúmero de productos para la alimentación humana y animal, y la capacidad de generar decenas de derivados (más de cien están creados en Cuba), aunque —señaló Díaz-Canel sobre esto último— no hemos terminado de desarrollar la industria de derivados.
Esta agroindustria, además, continuó enumerado:
—Genera energía eléctrica a partir de fuentes renovables, con una capacidad instalada en turbogeneradores de 449 MW. Si ahora esos equipos estuvieran produciendo electricidad, no tuviéramos apagones; al contrario, nos estuvieran sobrando unos 200 MW, acotó Díaz-Canel. Y todavía no hemos llegado a aprovechar todo lo que nos pueden dar la biomasa, el bagazo, la paja, o los biodigestores…
—Genera fondos exportables. El azúcar no puede seguir siendo el único rubro que dé la producción cañero-azucarero; hay otros muchos que se pueden exportar o que pueden sustituir importaciones, aclaró.
—Genera empleo. El sector ocupa a más de 180 000 personas de forma directa; o sea, contando a sus familias, más de 700 000 cubanas y cubanos viven de la producción cañero-azucarero, subrayó el Presidente. Tenemos una potencialidad de recursos humanos tremendo, independientemente del éxodo que ha habido en los últimos años. En el sector hay técnicos e ingenieros, altamente calificados, innovadores, que están dando soluciones, casi sin recursos, a pie de industria.
—Genera insumos para encadenamientos con procesos productivos de otros sectores.
Luego de enumerar otras potencialidades, concretas, tangibles, que tiene el sector, el Presidente de la República señaló que todo esto lo podemos y lo tenemos que hacer aplicando los conceptos de desarrollo sostenible a todo lo que hacemos.
La agroindustria azucarera —reflexionó— posee unas posibilidades tremendas para desarrollar un sistema productivo que favorezca el medioambiente, que sea compatible con él; que sea totalmente sustentable en lo económico y también que aporte a lo social, a lo cultural de nuestra nación.
Por otra parte —continuó analizando—, tenemos una enorme potencialidad en las tierras. Hoy disponemos de menos tierra dedicada a la caña que en otros momentos, pero hay una parte que ni tiene caña ni la destinamos para otras producciones. Hoy hay más tierras improductivas que en otros momentos; y en esas tierras hay potencialidades para producir caña y para producir comida.
También hay muchas potencialidades —agregó— en el aprovechamiento óptimo de las semillas de caña y sus variedades, porque disponemos de valiosos estudios en esta materia; en el uso de las biofábricas, en la aplicación de los resultados biotecnológicos en la caña de azúcar. En Cuba —agregó— tenemos potencial científico suficiente para dar respuestas a los problemas de la producción cañero-azucarera, pero no lo hemos sabido aprovechar. Entonces, también hay que apoyar a los centros de investigación y a sus científicos.
Por otra parte —agregó— en momentos como los actuales, cuando tenemos poco dinero para comprar, para invertir, para importar, no podemos sentarnos a esperar fertilizantes, ni herbicidas. En el sector cañero tenemos que ir a la agroecología, y la vida está demostrando, con investigaciones que se han ido aplicando en otros cultivos, que se pueden lograr buenos rendimientos cañeros con prácticas agroecológicas y el uso de bioproductos.
Al mismo tiempo —sumó a la lista de potencialidades que tiene el sector— tenemos un sistema de gestión de gobierno basado en ciencia e innovación que puede potenciar muchísimo al sector azucarero y que puede lograr, con la participación de todos, fortalecer una verdadera interconexión entre las universidades, los centros de investigación, las empresas cañero-azucarera, los productores de todo tipo de gestión y propiedad, y el desarrollo local.
Por otro lado —explicitó—, tenemos que buscar una cultura del detalle en nuestras fábricas de azúcar; en ellas lo que se producen son alimentos; entonces, no pueden ser lugares sucios, feos. La azucarera tiene que ser una industria más ordenada y bella, tiene que tener un buen ambiente, tiene que mostrar cultura.
Las prioridades primero
Productores y especialistas participaron en el debate.
Al enumerar un grupo de prioridades que tiene que defender el sector y que son consenso, Díaz-Canel enunció:
—Sembrar y resembrar mucha caña.
—Demoler en este año las plantaciones de cañas viejas, de muy bajos rendimientos en azúcar, y utilizarlas para la producción de energía, alcohol, guarapo u otros fines.
—Fortalecer la capacitación del personal, en especial a los nuevos trabajadores. En este año, cuando no van a moler determinados centrales, tenemos —orientó Díaz-Canel— que capacitar a los que van a hacer las próximas zafras y hacerlo con programas bien diseñados, teórico-prácticos, con las mejores experiencias, y que la impartan los mejores especialistas.
—Diversificar las producciones. En las unidades cañeras —señaló— también hay que sembrar cultivos varios, frutales, producir madera, establecer módulos pecuarios y producir alimento animal. Y en los centrales, dar servicios a la población. También tenemos —añadió—  que desarrollar la acuicultura, la industria de materiales de la construcción, la construcción de viviendas para los trabajadores; las minindustrias para producir todo lo que se pueda, desde helados a guarapo y raspaduras.
—Mejorar el entorno de los bateyes y las comunidades agrícolas, porque —enfatizó— no puede hablarse solo de lo productivo y dejar que lo social se nos quede detrás; los bateyes tienen que ser lugares bonitos, donde haya todo tipo de servicios, que tengan una buena arquitectura.
—Continuar desarrollando la mecanización, pero también retomar e impulsar la tracción animal.
Al fijar otras prioridades, el Presidente se refirió al necesario fortalecimiento de la empresa estatal cañera-azucarera y su adecuada relación con las formas productivas cooperativas y privadas, que no pueden ser —aclaró— de ordeno y mando. También debe ser prioridad la atención a las trabadoras y trabajadores, en especial a los jóvenes.
Finalmente, el Primer Secretario del Comité Central del Partido retomó ideas y pensamientos del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, incluyendo lo que calificó —a pesar de que el Comandante en Jefe la dijo en los años 60 del pasado siglo— como una sentencia que abarca todo lo que se necesita y hay que hacer en la agroindustria azucarera en los momentos actuales:
“Lo que sí le importa al pueblo —señaló Díaz-Canel citando a Fidel— es que haya alimentos, eso sí le importa al pueblo; que haya carne, que haya grasas, que haya huevos, que haya granos, que haya ropa, que haya zapatos; es decir, que haya medios para vestirse, calzar, educarse (…) para eso lo que hay es que producirlos (…) es decir que tenemos que garantizarlo nosotros, trabajando, produciendo, prestando el máximo empeño en explotar los recursos que están en nuestras manos”.
A esto, agregó el Presidente de la República, “es a lo que yo le digo resistencia creativa. Y está dicho desde los años 60 por Fidel”. Y “creo que si trabajamos así —agregó— vamos a tener más caña, una zafra más larga y más eficiente, más derivados, más producciones, más comida, más exportaciones, más satisfacción, más bienestar para los trabajadores, más desarrollo del país; y, en fin, más socialismo, y para eso contamos con ustedes”, señaló el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República a los trabajadores azucareros.

Leer más »

Turismo: mucho más que edificios-hoteles

Cuando usted toma la carretera desde la rotonda, cerca de la Universidad, hasta Guardalavaca, en Holguín, se admira de ver unos quioscos llenos de diferentes variedades de frutas tropicales, en algunos conté más de diez (guayabas, piñas, mameyes, mangos en sus diferentes variedades, plátanos frutas al menos dos variedades, papayas, melones) además de otros vegetales —unos tomates de exposición o de televisión, que es casi lo mismo.Luego se sorprende cuando no ve esa variedad de frutas en las mesas bufets de los hoteles del lugar, varios de ellos cuatro y cinco estrellas. Pero no hay ningún misterio, ocurre que los campesinos ¡no quieren venderles a los hoteles! Y ocurre que los hoteles ¡no pueden comprarles a los campesinos! Y lo que es todavía más sorprendente, al contrario de lo que ocurría hace unos años atrás, unos y otros tienen “permitido” hacerlo.Pero lo que pasa es que a las precios fundamentados en la tasa de 24 cup por un dólar, que es a la que los hoteles pueden pagar, los campesinos no venden, mientras que a los precios que a ellos les “conviene” vender, fundamentados en la tasa informal o de mercado negro, que es alrededor de 100 cup por dólar, los hoteles verían sus fichas de costo irse a bolina. Es un simple problema de distorsión cambiaria que hace que nuestros hoteles, estos y prácticamente todos los otros, tengan el peor surtido de frutas tropicales de todo el Caribe.Echar a andar nuevamente el turismo internacional después de la pandemia, con la desventaja de tener muy limitado el acceso al mercado norteamericano, con las secuelas del “ordenamiento” y con una escasa capacidad para pagar insumos es una odisea que de alguna forma se compara con aquella otra que iniciara el sector desde finales de los años ochenta. Se parece aún más a ;la odisea de los noventa, que llevó al turismo cubano desde prácticamente no aparecer en los mapas de los destinos del Caribe a posicionarse entre los cuatro primeros de la región y lograr estar entre los diez más importantes destinos de las Américas.Se hizo prácticamente desde la nada, con apenas unos edificios que habían sido hoteles antes pero que estaban lejos de los estándares del turismo internacional, con una infraestructura muy alejada de las necesidades de esa industria, con muy poca “cultura” de los estándares de servicio que se exigían a nivel mundial, con una red extrahotelera —si así se le podía llamar— con muy poca variedad y calidad. Se hizo dentro un concepto que aislaba al turista de la población y viceversa, pretendiendo confinarlo a los límites invisibles de los predios hoteleros. Se hizo sin que los cubanos pudieran entrar a aquellos hoteles y todavía hoy no se sabe si era para cuidar a los cubanos de los turistas o viceversa. Se hizo con el tremendo prejuicio de ver primero los malos derrames del turismo —prostitución, proxenetismo, hábitos y costumbres de la “sociedad de consumo”— antes que aquellos otros: empleo efectivo, ingresos por exportaciones en frontera, derrames efectivos hacia empresas del país y sobre todo y por encima de todo, imagen Cuba, estos contribuían a que el país pudiera enrumbar la senda del crecimiento económico.Fueron tantas las prohibiciones que atentaban con la competitividad del sector, que a veces cuesta creer que haya alcanzado un espacio tan importante en la región.Pero sobre todo se hizo compitiendo con aquellos otros destinos que habían llegado al “negocio turístico” mucho antes y por lo general de la mano de compañías internacionales que los habían colocado en el mapa mundial del turismo. Experiencia que nuestro naciente sector turístico repitió, casi como única posibilidad de colocarse en ese mapa o como diría un economista, de ubicarse en la cadena global.Y se hizo, y llegamos a tener 4,7 millones de turistas en un año (2018), con alrededor de 64 000 habitaciones en hoteles “estatales” y otras 20 000 habitaciones en el sector privado.En la actualidad Cuba cuenta con 77 mil 809 habitaciones hoteleras, de las que el 44,5 por ciento tienen categoría de cinco estrellas, 29,6 de cuatro estrellas, 13,6 tres y 12 por ciento otra clasificación.El 48 por ciento de las instalaciones de alojamiento pertenecen al Grupo Gaviota, el 22 por ciento a Cubanacán, 18 por ciento a Gran Caribe y 12 por ciento a Islazul.De esas cifras, 50 mil habitaciones tienen administración de importantes compañías hoteleras extranjeras, principalmente Meliá, Iberostar, BlueDiamond, Roc, Barceló, Blau, Kempinski, Accor, NH, Axel, Be Live y Sirenis.Tenemos más habitaciones que nunca antes, pero no tenemos turistas suficientes. En el primer trimestre del año la ONEI reportaba una tasa de ocupación de 13,9% para todo el país.Más hoteles ¿más turistas?Conseguir turistas en una región tan competitiva, no parece ser tarea fácil. A diferencia de Cuba otros destinos del Caribe han logrado una recuperación más acelerada. Las razones de cómo lo han logrado pueden discutirse, pero es un hecho con el que hay que contar.Pero el turismo es mucho mas que edificios-hoteles. El turismo sigue necesitando de muchas otras cosas “no turísticas”.Supongamos entonces que el ordenamiento funcionó para bien en el turismo, que Biden permitió mas de lo que ha permitido y que los impagos a proveedores no son tales y que los arribos se comportan de otra manera y en vez de estar alrededor de un 25% de los turistas recibidos en el año 2018 estamos al 50%. Entonces nos quedarían viejas deudas por saldar.Pensemos, por ejemplo, en algo tan viejo y de tanto impacto como el Aeropuerto internacional de la Habana. La primera y la última impresión de un turista. ¿Acaso tienen el confort que debe? Tener buenos aeropuertos, con un confort de primera y un servicio de primera es casi un requisito sin el cual resulta difícil competir en nuestra región. Es sin dudas una desventaja con la cual nuestro turismo debe lidiar día tras día.Y los autos de renta, esos que ahora mismo con solo un 13,9% de ocupación, cuesta tanto encontrar y arrendar. Esos autos tienen posiblemente la tarifa más cara de todos los países de la región del Caribe. No son para nada precios competitivos. Quién decide esas tarifas solo puede hacerlo a sabiendas de que tiene un mercado cautivo y por lo tanto puede imponer cualquier precio por un auto. Acaso no hacen falta varias otras empresas que den ese servicio y que compitan con el oligopolio. ¿Qué sería mejor para Cuba como país turístico?A estos viejos, muy viejos problemas, se suman otros nuevos que afectan a los turistas y al turismo, pero que como los anteriores escapan de las manos de las autoridades del sector, de las empresas y de los trabajadores turísticos. Ellos incluyen desde la nueva dualidad cambiaria y la existencia de una moneda “plástica”, la MLC, hasta aquellos otros asociados a servicios sensibles para el turista, como el transporte interno, el urbano o el aéreo.Y si bien una parte del tiempo del turista transcurre en el hotel, en especial de todos aquellos que se hospedan bajo la modalidad de “todo incluido”, ese otro tiempo que pasa fuera del hotel cada vez resulta más decisivo.Que hay que hacer mucho hacia dentro del sector, sin dudas es verdad, que el sector necesita que su entorno inmediato mejore y así poder competir con sus iguales de la región no hay dudas.Lo cierto, como afirma el Profesor Perelló, es que estamos transitando por una nueva época y debemos tener presente que existe un nuevo viajero que no ve televisión, reserva su propio vuelo, selecciona su hotel, organiza sus excursiones y que su teléfono móvil es una extensión de su propio cuerpo. ¿Estamos preparados para ese nuevo viajero o seguimos pensando en el viajero tipo del siglo XX?

Leer más »

Jair Bolsonaro ofrece asilo político a la expresidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez

Es una injusticia para una mujer encarcelada en Bolivia», dijo Bolsonaro en declaraciones citadas por la prensa local
Jeanine Áñez fue condenada a inicios de junio a 10 años de prisión.

Relacionados

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha anunciado que su país podrá ofrecer asilo político a la exmandataria de facto de Bolivia Jeanine Áñez, quien fue condenada a diez años de prisión por la Justicia boliviana por el caso del golpe de Estado de 2019.

«Brasil está poniendo en práctica el tema de las relaciones internacionales, los derechos humanos, a ver si trae a Jeanine Áñez, le ofrece cobijo aquí en Brasil. Es una injusticia para una mujer encarcelada en Bolivia», dijo Bolsonaro en declaraciones citadas por la prensa local.

Además, el jefe de Estado arremetió contra su oponente en las elecciones presidenciales de octubre próximo, Luiz Inácio Lula da Silva, por no condenar el fallo de la Justicia boliviana contra Áñez. «El expresidente [Evo Morales] y el actual [Luis Arce] son amigos de Lula, y él no dice absolutamente nada sobre este caso», criticó.

La sentencia

Jeanine Áñez fue condenada a inicios de junio a 10 años de prisión luego de que un tribunal la encontrara culpable de los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución, en el marco del golpe de Estado que sufrió el expresidente Evo Morales en noviembre de 2019.

La exmandataria de facto protagonizó el juicio bautizado como ‘golpe de Estado II’, en el que se le acusó de asumir la presidencia sin cumplir los requisitos institucionales necesarios, apenas un par de días después de que Morales fuera obligado a dimitir.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.