HAVANA CLIMA

Exposición colectiva da inicio hoy a la XIV Bienal de La Habana

La Habana, 12 nov (ACN) Con la inauguración de la exposición “Caminos que no conducen a Roma. Colonialidad, descolonización y contemporaneidad”, en el capitalino Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, inicia hoy oficialmente la decimocuarta edición de la Bienal de La Habana.

Junto a esta muestra colectiva arranca la primera experiencia de la Bienal, nombrada “Preámbulo”, la cual se extenderá hasta el próximo 5 de diciembre, y será sucedida por “La Habana de la Bienal”, del 6 de...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

El lado rojo de la impunidad

LA HABANA, Cuba.- Gran parte de la propaganda ideológica que busca satanizar a las sociedades capitalistas ha intentado convencer a la gente de que la impunidad es un privilegio de los grandes magnates, que en el capitalismo los poderosos aprovechan sus millones e influencia política para escapar de la justicia, incluso para cambiar las tornas en contra de sus acusadores, con el respaldo de autoridades no menos corruptas. El socialismo, por el contrario, y según la misma propaganda, es el paraíso de la igualdad, la justicia y la honradez de las instituciones públicas, que anteponen el bienestar de las víctimas a cualquier otro interés.
Durante años esa mentira pervivió en el imaginario de los cubanos, privados de información sobre lo que ocurría fuera de nuestras fronteras. El contacto estrecho con los emigrados y el acceso a Internet han posibilitado contrastar las versiones malintencionadas sobre fenómenos que ocurren en cualquier sociedad, más allá del sistema político o la militancia ideológica de sus dirigentes. Poder es poder, pero la impunidad está determinada, sobre todo, por el rol de la sociedad civil y los medios de comunicación.
En tal sentido, hace algunos días los diarios más importantes del mundo se hicieron eco de la caída en desgracia del príncipe Andrés del Reino Unido, acusado de abuso sexual contra una menor de edad en 2001. El duque de York se enfrenta a una demanda civil en un tribunal de New York, y su condición de miembro de la realeza más poderosa del mundo no ha sido suficiente para impedirlo.
Su propia madre, la reina Isabel II, le ha retirado sus cargos honoríficos a la cabeza de regimientos militares y asociaciones benéficas, dejando claro que el príncipe no podrá desempeñar ninguna función pública ni recibirá el trato de “alteza real” a título oficial. El escándalo derivado del supuesto abuso cometido por el duque de York y su amistad con el multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein, implicado en una red de tráfico de menores con fines sexuales en complicidad con su pareja, Ghislaine Maxwell, ha provocado -según expertos- la peor crisis de imagen de la corona británica desde la muerte de la princesa Diana.
Ni el pedigrí, ni las influencias, ni los millones lograron mantener a los potentados a salvo de las denuncias y el consecuente linchamiento mediático. La campaña #MeToo, que ha aglutinado a miles de víctimas de acoso o abuso sexual por parte de renombradas figuras (empresarios, productores de cine, estrellas de Hollywood), puso fin al prolongado silencio de mujeres que en su momento prefirieron no apuntar a sus agresores por temor, confusión o vergüenza.
En ese capitalismo que según la propaganda castrista está plagado de componendas y el dinero todo lo puede, tanto la prensa como la sociedad civil no han dado tregua a los depredadores sexuales exponiéndolos, apoyando a las víctimas y cuestionando duramente las dinámicas socioeconómicas, legislativas y laborales que han favorecido la existencia reiterada de tales abusos.
Desde el productor cinematográfico Harvey Weinstein hasta Andrés de York, los poderosos han sufrido cuando menos el arrastre de su reputación por el fango, consecuencia que se ha hecho extensiva a sus respectivos marcos familiares y a las industrias o instituciones que representan.
Mientras soplan esos vientos en las “injustas sociedades capitalistas”, en Cuba ya nadie habla de Fernando Bécquer y la veintena de denuncias por abusos sexuales en su contra. La vertiginosa supervivencia de los cubanos, que no deja un minuto para analizarnos como sociedad, ha ido echando tierra sobre el asunto. Las víctimas hablaron, algunos colegas del trovador lo defendieron y otros se desmarcaron, la Federación de Mujeres Cubanas y el CENESEX emitieron comunicados muy protocolares… y eso fue todo.
La visión castrista sobre justicia y transparencia se ha mostrado sin el menor recato en los últimos tiempos, principalmente con los centenares de acusados tras las protestas del 11 de julio, muchos de ellos condenados a largas penas de cárcel por sus ideas políticas; y las recurrentes denuncias de la sociedad civil ante la pasividad con que la Policía Nacional Revolucionaria ha manejado casos de abuso sexual contra menores de edad.
No es de extrañar que Fernando Bécquer y sus vicios sean agua pasada. Tampoco lo es que a diferencia de los veteranos británicos que escribieron una carta abierta a la reina Isabel exigiendo se despojara al príncipe Andrés de sus títulos militares, el gremio de la trova cubana haya quedado reducido a dos o tres declaraciones de cantautores que conocían perfectamente los hábitos de Bécquer, y eligieron callar.
De acuerdo a los testimonios, una de las mujeres agredidas por Bécquer no superaba los 18 años, casi la misma edad que tenía Virginia Giuffre cuando el príncipe Andrés presuntamente abusó de ella. No hay nada demostrado aún, pero la reputación del royal está irremisiblemente dañada. En cambio, la sociedad más justa e igualitaria del mundo ha tendido un manto del silencio sobre el trovador libidinoso, el que no halló mejor argumento en defensa propia que reafirmar su fe en la Revolución; un mediocre intento de evasión que ilustra hasta qué punto puede llegar la impunidad en el lado rojo.
Mientras la prensa independiente y la sociedad civil están atentas a los atropellos que hoy cometen los tribunales populares contra los manifestantes del 11 de julio, el #MeToo cubano sigue en pausa. Con discursos trillados, supuestos compromisos e incesantes alusiones al “Programa de Adelanto de la Mujer”, el oficialismo le salió al paso al escándalo Bécquer; pero ninguna acción se ha concretado para llevarlo ante la justicia. El depredador sexual continúa libre, y cada día que pasa la deuda con sus víctimas se hace mayor.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Cuba: Casi un centenar de personas han sido juzgadas por el delito de sedición

Unas 95 personas han sido enjuiciadas en Cuba por el delito de sedición, entre ellas 7 menores de 18 años, reveló este 19 de enero el grupo Justicia 11J, que sigue los juicios contra manifestantes pacíficos en la isla.Quedan pendientes de juicio por este delito al menos 63 personas, de ellas siete niños. Por otro lado, al menos nueve han sido beneficiadas con el sobreseimiento de sus causas, y 99 han sido liberadas con multas.
Justicia 11J asegura que 726 personas continúan en prisión por las protestas de julio, y nueve en relación con la frutrada Marcha Cívica por el Cambio. Hasta el 31 de diciembre, la ONG Prisoners Defenders registraba otros 142 prisioneros políticos por otras causas.
“Hacemos responsables a los once miembros del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, electos por la Asamblea Nacional del Poder Popular por su inacción para interrumpir las injusticias que se están cometiendo en contra de ciudadanos que solamente han ejercido sus derechos constitucionales y universales”, declaró el grupo en Facebook.
Además, exigió que se inicien procedimientos de sobreseimiento para los casos en fase preparatoria, así como la absolución de quienes han sido juzgados.
Los juicios comenzaron en octubre y las condenas solicitadas por Fiscalía pueden llegar hasta los 30 años de cárcel. Amnistía Internacional denunció que se realizan sin garantías. Activistas aseguran que todas las personas encausadas participaron de forma no violenta en las protestas del 11 de julio o compartieron videos de estos hechos en las redes sociales.
Laritza Diversent, directora de Cubalex, declaró en una entrevista en video a ADN Cuba que estos procesos son “de los más preocupantes que hemos visto tras las protestas del 11J, porque la sedición es un delito contra la Seguridad del Estado”.
El Ejecutivo cubano ha negado además que se trate de juicios de carácter político. El presidente del país, Miguel Díaz-Canel, dijo recientemente que en la isla “no hay presos políticos” y que las personas cubanas “pueden manifestarse libremente” en contra de la revolución. También, subrayó que en Cuba no hay en cárceles comunes menores de 16 años.
“Las peticiones fiscales contra manifestantes pacíficos en Cuba prácticamente equiparan las protestas con los delitos de homicidio. De concretarse, estas serían las sanciones de cárcel más altas desde la Primavera Negra de 2003 por motivos políticos. El mundo no puede quedarse callado ante la embestida permanente del régimen de Miguel Díaz-Canel”, señaló Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

Leer más »

Elecciones en Estados Unidos, más allá de las preguntas tradicionales

La bandera estadounidense ondea frente a la cúpula del Capitolio de los Estados Unidos el 10 de septiembre de 2021 en Washington, DC. Foto: Drew Angerer / GETTY IMAGESDesde el comienzo del 2022, como era previsible, se suceden análisis académicos y periodísticos sobre el probable resultado de las llamadas “elecciones de medio término” en Estados Unidos, el próximo mes de noviembre. Como se conoce, los ciclos de elecciones presidenciales en aquel país son cada cuatro años y cada dos van a comicios todos los miembros de la Cámara de Representantes y un tercio de los senadores.
La frase acuñada durante años sobre este tema reza que las elecciones que suceden en medio del mandato de cada presidente son un referente de la opinión del electorado sobre su gestión y que, como tendencia, el partido en el poder sufre un “voto de castigo” y ve limitada su presencia en el órgano legislativo federal.
Conociendo que la ventaja actual de los demócratas en la Cámara es mínima (9 asientos, con dos vacantes) y que en el Senado la mayoría la aporta el voto de la Vicepresidenta, entonces parecería una apuesta segura decir que Biden gobernará con mayoría republicana en el Congreso los últimos dos años de su período al frente del Ejecutivo. Es decir, le resultará mucho más difícil conciliar iniciativas con su “oposición” y tendría que recurrir con más frecuencias a órdenes ejecutivas para gobernar.
En las últimas semanas también ha aumentado la frecuencia de las apariciones públicas de Donald Trump, tanto en actos de campaña, como de movilización política a favor de candidatos republicanos que cuentan con su bendición personal, como quien prueba el terreno en función de una posible aspiración presidencial en el 2024.
Todos estas son menciones comunes en cuanto a titulares y comentarios por estos días. Lo interesante sería, como nos recordaría Martí, hurgar en lo que “no se ve”, en aquellos procesos que podrían traer en el corto o mediano plazo resultados que significarían la ruptura de algunas tendencias, o cambios fundamentales en los escenarios que aún están por suceder.
Poco tiempo y espacio se ha dedicado en la academia y la prensa a valorar si los que aún hoy se siguen denominando principales partidos electorales en Estados Unidos, merecen ser nombrados como tales, sin son simples coaliciones amorfas, o una suma de tribus, u hordas, en cada caso.
Donald Trump accedió a la nominación republicana en el 2016 sin contar con una “militancia” histórica, ni reconocida en esa formación, de hecho sus principales contribuciones monetarias a campañas de aspirantes a cualquier cargo electivo habían sido sistemáticamente a favor de políticos demócratas.
Trump se inclinó a presentarse como parte de las huestes republicanas por dos razones esenciales: porque consideró que tendría más opciones para derrotar al resto de los precandidatos de esa formación y porque en la base electoral de ese partido militaba la base resentida y enajenada fundamental (no la única), ante la que se podría presentar como líder y capitalizar sus frustraciones con propuestas y mensajes simples.
Desde su acceso al poder, Trump se dedicó de forma meticulosa a desmontar las estructuras principales de esa organización política, apartar a todos los líderes que no aceptaran su discurso extremo y a suplantar cualquier órgano grupal que sirviera como contrapeso, o ponderara las decisiones del nuevo caudillo.
Tuvo tanto éxito en destruir y descomponer lo que algunos llamaban el “republicanismo tradicional”, que se llegó a especular que su labor estaba realmente conectada con un plan demócrata para destruir a sus oponentes desde adentro.
Utilizando procedimientos poco ortodoxos en la política estadounidense, que recuerdan más los escenarios de contiendas en llamadas repúblicas bananeras, Trump ha ido sacando de circulación a cuanto republicano que no apoya sin reservas su visión, aunque el uso de este término en su caso sea un eufemismo.
De hecho, en el 2022 no intentarán reelegirse a nivel federal la mayoría de aquellos que votaron a favor del proceso de destitución legislativa (impeachment) impulsado por los demócratas durante su mandato, o los que han tenido diferencias públicas con sus proyecciones.
Se han apartado de la vida política un sin número de figuras republicanas relativamente jóvenes, que en condiciones de menor polarización pudieran haber tenido cierto protagonismo en probables éxitos republicanos presentes y futuros.
Más que liderar una formación política, hoy Trump encabeza un bloque de enfrentamiento, un grupo humano que expresa frustración por diversos motivos, sean raciales o económicos, una suma de intereses que está dispuesta a cuestionarse todo lo que sea tradicional, “socialmente aceptable”, normas pre establecidas, cánones.
Trump es el oportunista político que se sitúa en la cresta de la ola generada por una crisis (o suma de ellas): si no se puede ganar una elección, se cuestionan sus resultados, se ataca a las instituciones, tanto metafórica como físicamente. Trump representa un modo de hacer que hasta ahora Estados Unidos había utilizado solo en su política exterior, con el objetivo de asegurar sus posesiones, la estructura del mundo de posguerra y para enfrentar rivales más eficientes y productivos.
Detrás de Trump no hay nada (exceptuando su familia más cercana) y esta, que puede ser su gran fortaleza hoy, terminaría como una gran debilidad al privar a los republicanos de herencia y futuro.
Lo que sucede del lado demócrata no es similar, pero también tiene que ver con el desmontaje de esa organización política, en la forma en que se conoció durante años.
En las condiciones del 2008, cuando el clan Clinton aún dominaba ampliamente la estructura partidista, Barack Obama se presentó como una opción irrechazable para acceder al poder, a pesar de que en las aspiraciones más íntimas de los principales contribuyentes y accionistas demócratas correspondía el turno de Hillary Clinton, quien debió ver postergadas sus aspiraciones presidenciales ocho años más.
Al retornar como aspirante en el 2016 se habían producido tanto dentro de Estados Unidos, como entre los demócratas, cambios que ella ya no era capaz de capitalizar, ni liderar, ni representar. Cuando Trump repitió el estribillo de que iría a Washington a “secar el pantano”, en referencia a la corrupción política que siempre ha estado presente en esa capital, en la conciencia de muchos potenciales votantes flotó la imagen de la familia Clinton y sus allegados dominando los destinos del partido, más allá de los intereses de la base social del mismo.
Los inesperados resultados del 2016, que fueron posibles gracias entre otras cosas a la inmensa cantidad de votantes demócratas que no salieron a ejercer su derecho al sufragio, expresaron una triste realidad: la desconexión de la cúpula demócrata de sus bases y el desconocimiento respecto a la inmensa frustración del electorado.
Se suponía que los demócratas aprendieran de sus fracasos de cara al 2020, pero de nuevo, los intereses de las élites se impusieron a los de aquellos que dicen representar. Desde temprano en la puja por la nominación demócrata el nombre de Bernie Sanders saltó a los primeros planos y se convirtió en un riesgo real frente al candidato del apparatchik en ruso, o stablishment en inglés.
¿Qué quería decir esto? ¿Era una confrontación entre personalidades, estilos, o las ideas que representaban?
Por un lado, para los armadores políticos y para los votantes a los que dicen servir, Joe Biden aparentemente podría nuclear los restos del clan Clinton, más ciertos vestigios del gobierno de Obama y dar una imagen de “centrismo” en un país cada vez más polarizado, acudir a los “valores tradicionales”, apelar a modos de hacer y prácticas existentes solo de modo ficticio en el escenario político estadounidenses.
Su gran estrategia consistiría en tratar de sumar de forma ortodoxa grupos electorales que ya no tienen (ni tendrán) puntos de coincidencia entre sí.
Sanders durante años, a pesar de su avanzada edad, había venido siendo paradójicamente el portavoz del segmento más joven del partido, que aún se denomina demócrata, pero que se pone a sí mismo el apellido de progresista o socialista, dejando tierra de por medio con aquellos que están en las cúpulas de las agrupaciones que aún se reúnen bajo la misma asamblea (caucus).
Además de la llamada “izquierda demócrata”, Sanders atrajo la atención de cierto sector de la clase trabajadora, que tiene el mismo nivel de frustración que muchos de los que se sintieron representados por Trump, pero que no ven la solución de sus problemas en el odio, o la confrontación con el prójimo, sea por su filiación religiosa, nivel cultural, o por la zona geográfica de residencia.
El caso es que los directivos demócratas en lugar de dilucidar quién sería su candidato de la manera más demócrata (y aquí vale la cacofonía) posible, se complotaron para organizar un golpe palaciego. En menos de 24 horas, aquellos precandidatos que en el 2020 estaban en la puja por la nominación dijeron súbitamente que ya no les interesaba continuar y anunciaron su apoyo al “único candidato que podía llevarlos al poder”, Joe Biden.
De pronto se borraron de los libros de historia todos los antecedentes que descalificaron alguna vez a Biden, desde sus decisiones como senador contra los movimientos sociales, su retirada como precandidato demócrata en los años 80 acusado de plagio intelectual, hasta su intrascendente legado durante el gobierno de Obama.
Biden era simplemente el político que creían que encajaba mejor en la moldura de los “American values” y que asumiría sin pestañar el libreto previsto para mantener la leyenda de “USA as a beacon of liberty”.
Si bien puede considerarse que dicha decisión fue estratégicamente correcta, de cara a los resultados de noviembre del 2020, lo cierto es que en el más largo plazo ese paso podría significar la escisión definitiva del partido de un sector joven, muy importante para sus aspiraciones futuras, y que nunca más se incline en esa dirección un por ciento significativo de “independientes” para los cuales el “pantano demócrata” de hecho sigue existiendo y crece.
Con una mirada cada vez más de cortoplacista, los caciques demócratas llevaron al poder no sólo a un presidente con escasas posibilidades de reelegirse por sus cualidades personales (edad y salud entre otras), sino que le adosaron una compañera de fórmula incapaz de representar a todos los sectores del partido de cara al 2024 y mucho menos constituir una opción real ante la marea republicana ante todo el electorado, cada vez más fragmentado en cuanto a intereses y modelos de país (o de sobrevivencia).
Los demócratas están cumpliendo ya un año de gobierno sin poder mostrar claros signos de victoria en su agenda interna. Algunos de sus líderes proclaman que sí han cosechado tales éxitos, pero que no han sabido explicarlos a la población, lo cual quizás sea aún peor.
En el plano externo les resulta todavía más difícil intentar diferenciarse del legado nacionalista de Trump.
Si la incapacidad demócrata de presentarse como una alternativa real a nivel federal ha resultado evidente, el problema es peor en la medida que se observa qué sucede en los estados y grandes ciudades, donde grupos revanchistas de legisladores intentan (y muchas veces logran) todos los días limitar los derechos de los futuros votantes, o reacomodan los distritos electorales (gerrymandering) de manera que el “ejercicio democrático” resulte casi innecesario, porque los resultados estarán garantizados de antemano.
Hoy se preparan de nuevo legiones de abogados y se redactan cientos de borradores, con el único objetivo de cuestionar cuanto resultado electoral les resulte desfavorable a los republicanos tanto en el 2022, como en el 2024.
Si han sido significativos en términos históricos los hechos acaecidos en el edificio del Capitolio el 6 de enero del 2021, puede que aún más lo sea lo sucedido después: la incapacidad del aparato judicial estadounidense de juzgar de manera debida y oportuna a todos los culpables, la reiteración de un por ciento no despreciable de implicados de la idea de que las elecciones del 2020 fueron “robadas”, más el convencimiento de otros de que sus actuaciones de aquel día fueron adecuadas y no dudarían a repetirlas en el futuro.
Hay varios analistas estadounidenses que se refieren en estos momentos a la posible próxima ocurrencia de una Guerra Civil en Estados Unidos, mientras que otros vaticinan que ya ha comenzado. Bien vale recordar que aunque no se ha producido una conflagración militar clásica, ya se acerca a casi un millón la cantidad de fallecidos producto de la COVID19 y de la incapacidad de la (aún) primera potencia mundial de cohesionar a su población alrededor de un muy sencillo interés nacional: preservar la vida de todos.
Algo se puede vaticinar desde ahora de cara a los comicios del 2022 y del 2024, con independencia de quién o quiénes serán sus ganadores en cada caso: los partidos federales tradicionales estadounidenses ya no existen con la estructura y proyección que tuvieron en los últimos 70 años, se produce un drástico cuestionamiento de los métodos para acceder y ejercer el poder, ninguna agrupación política representa las aspiraciones de la mayoría de la población, la violencia extrema se establece como una alternativa “política” socialmente aceptada o consentida, ninguna fuerza es capaz de ofrecer hoy plataformas de gobierno que permitan resolver los problemas estructurales del país en el mediano y largo plazos.
Para otro análisis quedarán las consideraciones sobre qué impacto puede tener todo lo antes descrito en la política exterior estadounidense.

Leer más »

Peru oil spill after Tonga eruption an 'ecological disaster'

SharecloseShare pageCopy linkAbout sharingImage source, EPAAn oil spill off the Peruvian coast has caused an “ecological disaster”, authorities have said. The La Pampilla refinery has leaked over 6,000 barrels of oil after a tanker was hit by waves linked to Tonga’s volcanic eruption on Saturday. Authorities have sealed off three beaches damaged by the spill and say they have discovered scores of dead animals covered in oil.Foreign ministry officials have urged operator Repsol to pay compensation. “This is the worst ecological disaster that has occurred around Lima in recent times and has seriously damaged hundreds of fishermen’s families,” the ministry said in a statement posted to Twitter. “Repsol must immediately compensate for the damage,” it demanded. The company’s communications director, Tine Van Den Wall Bake, denied responsibility for the leak during an interview on Wednesday, saying the spill was “limited”.”We did not cause this ecological disaster and we cannot say who is responsible,” she said on national radio on Wednesday.But Prime Minster Mirtha Vásquez later told reporters that the company “apparently” did not have a contingency plan to deal with a large oil spill. Image source, Getty ImagesImage source, Getty ImagesProsecutors announced that they have opened an investigation into Repsol’s role in the incident, amid warnings from the environment ministry that the Spanish energy giant could face fines totalling more than $34.5 million (£25.3 million). Peru’s energy regulator, Osinergmin, meanwhile said in a statement it has ordered one of the refinery’s four terminals to be shut down until the causes of the spill are determined.Officials say the say the leak has harmed some 18,000 square kilometres (6,950 square miles) of protected zones containing a variety of rare plant and animal life. A government led clear-up of around three kilometres of beaches is also underway. La Pampilla is built just off the town of Ventanilla in the Lima region and is Peru’s largest refinery. It provides for more than half of the local fuel market.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.