HAVANA CLIMA

Yunior García Aguilera marchará solo hasta el Malecón habanero el 14N

El dramaturgo cubano Yunior García Aguilera, impulsor de la Marcha Cívica del próximo 15 de noviembre, señaló en redes sociales que el domingo 14 realizará una marcha ‘en solitario’, por la avenida 23 hasta el Malecón de La Habana, portando una rosa blanca.

Dicha manifestación silenciosa es “en nombre de todos los ciudadanos a los que el régimen ha privado de su derecho a manifestarse el 15”, agregó.

Publicaciones recomendadas para ti
Reportan sismo de 4,1 grados de magnitud en las costas de Guantánamo
La NASA perseguirá...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

El sector azucarero no puede seguir siendo solo azúcar

La Habana, 27 jun . La agroindustria azucarera cubana dispone de una experiencia tremenda, y eso constituye una fortaleza para el salto tecnológico y organizacional que tenemos que dar en este sector, porque no podemos seguir haciendo lo mismo cuando han cambiado los tiempos y la vida nos está diciendo que tenemos que ir a otros conceptos.

Es esta una de las premisas que defendió el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en un encuentro, con los participantes en un taller de tres días realizado entre directivos, técnicos industriales y productores cañeros.

El objetivo del seminario, que agrupó a más de un centenar de especialistas, se dedicó a analizar los principales problemas y desafíos del sector. Contó, además, con la asistencia de académicos, científicos y otros expertos vinculados con el ramo, buena parte de ellos mujeres brillantes.

La agroindustria azucarera –enfatizó Díaz-Canel– cuenta con «una masa de obreros y trabajadores comprometidos, con sentido de pertenencia, que tienen confianza en que todavía el sector se puede recuperar, y esto es algo que está en nuestras manos, con todos buscando esa recuperación».

En la zafra 2021-2022 se fabricaron, en números redondos, 480 000 toneladas de azúcar; 36 centrales molieron algo más de seis millones de toneladas de caña. Fue la producción más baja en más de cien años. El encuentro del Presidente de la República con las trabajadoras y los trabajadores del sector para evaluar esos resultados, sin embargo, no fue, como podría haberse pensado, para «dar palos».

No sin críticas y autocríticas, tanto de directivos como de especialistas, el ambiente de la reunión fue positivo, optimista, esperanzador, como ocurre cuando se está ante un momento de cambio.

La dirección del país, sin duda, quiso enfocarse en lo verdaderamente trascendente, enaltecedor: la confianza de la Revolución en los hombres y mujeres que trabajan en una agroindustria que es cultura e identidad nacional y que no solo será salvada, sino también desarrollada para ocupar el lugar que tiene en nuestra economía y en nuestra idiosincrasia, ahora en tiempos en los cuales la ciencia y la innovación tienen que ser la guía.

El encuentro en sí no, pero lo que se acordó en él, el consenso que al parecer generó de forma definitiva (y que no ha sido fácil alcanzar, pues se trata de una transformación radical en una tradición centenaria), debe ser un nuevo parteaguas en la historia de la producción azucarera cubana.

La agroindustria se inicia en un nuevo modelo de gestión, en el cual la producción exclusiva de azúcar no puede continuar siendo el centro de todos los cálculos, estrategias, esfuerzos e incluso la fuente de los principales ingresos.

El azúcar no puede seguir siendo –ni ya lo será– el fin en sí mismo; una visión emancipadora que el Jefe de Estado defiende cada vez que aborda temas vinculados con la producción cañero-azucarera y que hereda del pensamiento más genuino de la nación, en especial el del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, hijo él mismo de una familia eminente y virtuosamente azucarera.

El sector se dirige hacia un modelo de negocios en el que la diversificación y la economía circular (el aprovechamiento de todo lo que dé la caña –y las tierras donde están– y lo que salga de las fábricas) le puedan ofrecer suficiente dinero, para así incrementar su rentabilidad, impulsar su desarrollo y garantizar el crecimiento sostenido del bienestar de las personas y familias que están vinculadas con el ramo, tanto estatal como cooperativo y privado.

El azúcar seguirá saliendo de los ingenios, pero la estrategia es producir para satisfacer el consumo nacional (el doméstico y el industrial) y exportar otra parte, más o menos grande o pequeña, según como anden los compromisos y el mercado.

Ahora el objetivo es producir más alcoholes, más rones, más electricidad, más derivados para vender en el mercado interno y el foráneo; más comida, más de todo lo que pueda hacerse, y siempre desde una filosofía y conducta amigables con la naturaleza.

Se trata, además, «de que haya una autonomía real de las empresas, que los directivos, sus consejos de dirección y sus trabajadores tomen decisiones propias y no tengan que estar consultando “arriba”», insistió el vice primer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, quien participó en el encuentro junto al miembro del Buró Político y vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, y el integrante del Secretariado del Comité Central y jefe de su Departamento Agroalimentario, Félix Duarte Ortega.

«Los directores de las empresas agroindustriales azucareras tienen que pensar como empresarios y desarrollar ideas que les permitan incrementar los ingresos», enfatizó Tapia Fonseca, para quien el modelo de gestión de estas entidades tiene que partir de la propia empresa, de sus directivos y trabajadores.

Julio García Pérez, presidente del Grupo Empresarial Azucarero (AzCuba), se refirió a todas las potencialidades que ofrecen al sector las diferentes decisiones que ha ido adoptando la dirección del país para favorecer al sector empresarial (con sus 43 medidas), al sector agropecuario (63) y al sector agroindustrial azucarero en sí (con sus 93 medidas).

SALVAR, TRANSFORMAR, AVANZAR

Cerca de una veintena de directivos, especialistas, expertos y científicos explicaron el trabajo que realizan en sus ámbitos. Abundaron en dificultades y limitaciones, pero también en los resultados. Ponderaron a su vez las potencialidades que tiene el sector, las cuales, señaló el Presidente de la República, «si las sabemos aprovechar iremos a un momento diferente en la producción cañero-azucarera y sus derivados».

Díaz-Canel reiteró la voluntad política del país para salvar al sector, encontrar las soluciones que demanda y, a partir de ahí, salir a transformar y avanzar. «Entre todos hemos ido apropiándonos de un grupo de ideas que ahora tenemos que ser capaces de implementar, y tenemos que hacerlo bien y de manera rápida», dijo.

En una síntesis sobre la situación actual del sector, el Primer Secretario del Comité Central del Partido explicó que, para entender esta, lo primero es comprender que desde el inicio de la Revolución dicho sector ha sido muy afectado por el bloqueo del Gobierno de EE. UU., que lo ha hecho –denunció– con toda intención, «porque ellos saben lo que significa la agroindustria azucarera para nuestro país».

Al hacer una caracterización del sector, el Jefe de Estado reflexionó, en primer lugar, sobre el estado de las plantaciones cañeras. «Con el periodo especial –repasó–, la escasez de insumos nos fue llevando a lo que yo considero ha sido un proceso de “involución tecnológica” y en el que empezamos a tener cada vez menos caña, aunque a pesar de ello, por voluntarismo, tratábamos de mantener los mismos niveles de producción de azúcar.

«En estos años nos fuimos “comiendo” más caña de la que se debía, y después no sembrábamos la que se necesitaba, y así hemos llegado a un momento en el que las plantaciones están en una situación sumamente compleja.

«No hemos podido lograr los balances de siembra de primavera y frío que se necesitan, ni la adecuada composición de cepas para poder escalonar bien los cortes y que los centrales funcionen los días de zafra necesarios para lograr estabilidad y eficiencia. Entonces –resumió–, hoy la principal materia prima está totalmente deteriorada».

Sobre las industrias, señaló que estas también se nos fueron deteriorando durante estos años. Las reparaciones cada vez fueron más incompletas, más malas, y (ahora) estamos en un momento en el que casi no reparamos bien ningún central, casi ninguno tiene balance de recursos (pero a pesar de ello también), seguimos con un voluntarismo tremendo, tratando de hacer una zafra que desde que la planificamos sabemos que es imposible cumplir, dijo. Desde el año 2012 –expuso–, no se cumplen los planes de zafra; y cada zafra en los últimos años da menos producción de azúcar.

Esta es –concluyó– «la situación que tenemos. Hemos llegado a un círculo vicioso. Queremos hacer más; queremos crecer, esa es la voluntad, pero cada vez tenemos menos caña y cada vez los centrales están más deteriorados».

Las zafras tendrán ahora un nuevo enfoque, y este empezará con la contienda 2022-2023; molerán los que tengan más posibilidades, los que tienen más caña, y con ellos se producirá el azúcar que necesita el país para su consumo. Foto: José Manuel Correa

ESTRATEGIA DE ZAFRA 2022-2023… Y PARA LAS QUE VIENEN

Al rechazar que se siga trabajando de la misma manera, el Presidente Díaz-Canel explicó que las zafras tendrán ahora un nuevo enfoque, y este empezará con la contienda 2022-2023. Esta zafra –dijo– será tal vez pequeña, pero se hará solo con los centrales que estén en mejores condiciones, de forma tal que tengan el mayor balance de recursos posibles.

Molerán los que tengan más posibilidades, los que tienen más caña, y con ellos vamos a producir el azúcar que necesita el país para su consumo. Al mismo tiempo –agregó–, en todos los centrales vamos a ir sembrando caña, recuperando plantaciones, estableciendo estrategias de diversificación y reparando de forma paulatina.

La zafra 2022-2023 tenemos que cumplirla; será decorosa, la haremos con dignidad y nos tiene que dejar un ambiente de victoria en el sector, reflexionó Díaz-Canel. Y los centrales que no muelan –reiteró– seguirán teniendo vida, se seguirán desarrollando, apostando al futuro, y así en cada zafra venidera iremos incorporando más y más centrales, porque habrá más caña, habrá más posibilidades de producir y estaremos entonces creciendo y desarrollándonos.

«Si no lo hacemos así –acotó–, seguiremos con el actual voluntarismo y en dos zafras no habrá caña para hacer azúcar en Cuba. Esa es la realidad, es una realidad dura, pero ese lujo no podemos dárnoslo, porque este país se distingue, entre otras cosas, por producir azúcar».

El sector azucarero –agregó el Primer Secretario– tiene una importancia enorme para nosotros; primero es parte de la cultura de este país, de la historia; está en la tradición de lucha de nuestro pueblo, con líderes como Jesús Menéndez; forma parte de nuestras luchas contra la colonia, contra la neocolonia y de la lucha revolucionaria. Y los centrales han sido y son la vida de los bateyes azucareros, que son poseedores de una identidad, de un sentido de cubanía, de una pertenencia.

AZÚCAR: ENERGÍA Y POTENCIA

En el intercambio con representantes del sector cañero-azucarero, el Primer Secretario del Comité Central del Partido enumeró algunas de las enormes potencialidades del ramo, que empiezan por sus más que demostradas capacidades para producir un sinnúmero de productos para la alimentación humana y animal, y la capacidad de generar decenas de derivados (más de cien están creados en Cuba), aunque –señaló Díaz-Canel sobre esto último– no hemos terminado de desarrollar la industria de derivados.

Esta agroindustria, además, continuó enumerando:

-Genera energía eléctrica a partir de fuentes renovables, con una capacidad instalada en turbogeneradores de 449 megawatts (MW). Si ahora esos equipos estuvieran produciendo electricidad, no tuviéramos apagones; al contrario, nos estuvieran sobrando unos 200 MW, acotó Díaz-Canel. Y todavía no hemos llegado a aprovechar todo lo que nos pueden dar la biomasa, el bagazo, la paja, o los biodigestores…

-Genera fondos exportables. El azúcar no puede seguir siendo el único rubro que dé la producción cañero-azucarero; hay otros muchos que se pueden exportar o que pueden sustituir importaciones, aclaró.

-Genera empleo. El sector ocupa a más de 180 000 personas de forma directa; o sea, contando a sus familias, más de 700 000 cubanas y cubanos viven de la producción cañero-azucarera, subrayó el Presidente. Tenemos una potencialidad de recursos humanos tremenda, independientemente del éxodo que ha habido en los últimos años. En el sector hay técnicos e ingenieros altamente calificados, innovadores que están dando soluciones, casi sin recursos, a pie de industria.

-Genera insumos para encadenamientos con procesos productivos de otros sectores.

Luego de enumerar otras potencialidades, concretas, tangibles, que tiene el sector, el Presidente de la República señaló que todo esto lo podemos y lo tenemos que hacer aplicando los conceptos de desarrollo sostenible a todo lo que hacemos.

La agroindustria azucarera –reflexionó– posee unas posibilidades tremendas para desarrollar un sistema productivo que favorezca el medioambiente, que sea compatible con él; que sea totalmente sustentable en lo económico y también que aporte a lo social, a lo cultural de nuestra nación.

Por otra parte –continuó analizando–, tenemos una enorme potencialidad en las tierras. Hoy disponemos de menos tierra dedicada a la caña que en otros momentos, pero hay una parte que ni tiene caña ni la destinamos para otras producciones. Hoy hay más tierras improductivas que en otros momentos; y en esas tierras hay potencialidades para producir caña y para producir comida.

También hay muchas potencialidades –agregó– en el aprovechamiento óptimo de las semillas de caña y sus variedades, porque disponemos de valiosos estudios en esta materia; en el uso de las biofábricas, en la aplicación de los resultados biotecnológicos en la caña de azúcar. En Cuba –agregó– tenemos potencial científico suficiente para dar respuestas a los problemas de la producción cañero-azucarera, pero no lo hemos sabido aprovechar. Entonces, también hay que apoyar a los centros de investigación y a sus científicos.

Por otra parte –agregó–, en momentos como los actuales, cuando tenemos poco dinero para comprar, para invertir, para importar, no podemos sentarnos a esperar fertilizantes, ni herbicidas. En el sector cañero tenemos que ir a la agroecología, y la vida está demostrando, con investigaciones que se han ido aplicando en otros cultivos, que se pueden lograr buenos rendimientos cañeros con prácticas agroecológicas y el uso de bioproductos.

Al mismo tiempo –sumó a la lista de potencialidades que tiene el sector–, tenemos un sistema de gestión de gobierno basado en ciencia e innovación que puede potenciar muchísimo al sector azucarero y que puede lograr, con la participación de todos, fortalecer una verdadera interconexión entre las universidades, los centros de investigación, las empresas cañero-azucarera, los productores de todo tipo de gestión y propiedad, y el desarrollo local.

Por otro lado –explicitó–, tenemos que buscar una cultura del detalle en nuestras fábricas de azúcar; en ellas lo que se produce son alimentos; entonces, no pueden ser lugares sucios, feos. La azucarera tiene que ser una industria más ordenada y bella, tiene que tener un buen ambiente, tiene que mostrar cultura.

LAS PRIORIDADES PRIMERO

Al enumerar un grupo de prioridades que tiene que defender el sector y que son consenso, Díaz-Canel enunció:

-Sembrar y resembrar mucha caña.

-Demoler en este año las plantaciones de cañas viejas, de muy bajos rendimientos en azúcar, y utilizarlas para la producción de energía, alcohol, guarapo u otros fines.

-Fortalecer la capacitación del personal, en especial a los nuevos trabajadores. En este año, cuando no van a moler determinados centrales, tenemos –orientó Díaz-Canel– que capacitar a los que van a hacer las próximas zafras y hacerlo con programas bien diseñados, teórico-prácticos, con las mejores experiencias, y que los impartan los mejores especialistas.

-Diversificar las producciones. En las unidades cañeras –señaló– también hay que sembrar cultivos varios, frutales, producir madera, establecer módulos pecuarios y producir alimento animal. Y en los centrales, dar servicios a la población. También tenemos –añadió– que desarrollar la acuicultura, la industria de materiales de la construcción, la construcción de viviendas para los trabajadores; las minindustrias para producir todo lo que se pueda, desde helados hasta guarapo y raspaduras.

-Mejorar el entorno de los bateyes y las comunidades agrícolas, porque –enfatizó– no puede hablarse solo de lo productivo y dejar que lo social se nos quede detrás; los bateyes tienen que ser lugares bonitos, donde haya todo tipo de servicios, que tengan una buena arquitectura.

-Continuar desarrollando la mecanización, pero también retomar e impulsar la tracción animal.

Al fijar otras prioridades, el Presidente se refirió al necesario fortalecimiento de la empresa estatal cañero-azucarera y su adecuada relación con las formas productivas cooperativas y privadas, que no pueden ser –aclaró– de ordeno y mando. También debe ser prioridad la atención a las trabajadoras y los trabajadores, en especial a los jóvenes.

Finalmente, el Primer Secretario del Comité Central del Partido retomó ideas y pensamientos del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, incluyendo lo que calificó –a pesar de que el Comandante en Jefe la dijo en los años 60 del pasado siglo– como una sentencia que abarca todo lo que se necesita y hay que hacer en la agroindustria azucarera en los momentos actuales:

«Lo que sí le importa al pueblo –señaló Díaz-Canel, citando a Fidel– es que haya alimentos, eso sí le importa al pueblo; que haya carne, que haya grasas, que haya huevos, que haya granos, que haya ropa, que haya zapatos; es decir, que haya medios para vestirse, calzar, educarse (…); para eso lo que hay es que producirlos (…), es decir que tenemos que garantizarlo nosotros, trabajando, produciendo, prestando el máximo empeño en explotar los recursos que están en nuestras manos».

A esto, agregó el Presidente de la República, «es a lo que yo le digo resistencia creativa. Y está dicho desde los años 60 por Fidel». Y «creo que si trabajamos así –agregó–, vamos a tener más caña, una zafra más larga y más eficiente, más derivados, más producciones, más comida, más exportaciones, más satisfacción, más bienestar para los trabajadores, más desarrollo del país; y, en fin, más socialismo, y para eso contamos con ustedes», señaló el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República a los trabajadores azucareros.

Leer más »

Detiene generación la mayor termoeléctrica cubana por necesidad de mantenimiento

La Central Termoeléctrica (Cte) Antonio Guiteras, la mayor de su tipo en el país y enclavada en la provincia de Matanzas, fue desconectada en la madrugada de este lunes del Sistema Electroenergético Nacional (SEN) por necesidades de mantenimiento, según informan medios oficiales en la Isla.La desconexión programada se produjo a las 02:23 a.m. Se prevé que vuelva a generar energía eléctrica para su reincorporación al sistema el próximo jueves en el horario pico, de acuerdo con un comunicado emitido por la Unión Eléctrica (Une) y reseñado por el sitio web oficial Cubadebate.Refiere ese medio que en la misma madrugada comenzaron las labores de reacondicionamiento, en la que intervienen más de 300 trabajadores de la empresa encargada de dar mantenimiento a las centrales eléctricas del país.El cronograma de labores, previsto para ejecutarse en 72 horas, incluye unas 166 tareas, entre ellas limpieza de calentadores de aire regenerativo, solución de área de altas temperaturas en calderas, y algunos mantenimientos ligeros, apunta un reporte de la Agencia Cubana de Noticias (Acn).Román Pérez Castañeda, especialista principal del grupo de importaciones en la planta, explicó que la parada permitirá ganar confiabilidad y, al propio tiempo, elevar la potencia por encima de 200 megawatts (MW), refiere la publicación.Existe incertidumbre respecto a la magnitud de los problemas que pudiéramos encontrar, los cuales dictarían definitivamente la profundidad de las acciones correctivas y el tiempo de duración, comentó Pérez Castañeda a la Acn.Misbel Palmero Aguilar, director general de la planta, confirmó al medio que en el momento de detener sus operaciones el bloque unitario más eficiente del país generaba 170 MW, cifra muy por debajo de la capacidad instalada y la real.Recuerda la agencia que la CTE Antonio Guiteras cuenta ya con tres décadas de explotación y sobresale entre sus iguales por encontrarse en la zona occidental de la Isla, donde se concentran las mayores cargas, y por consumir crudo nacional por oleoducto, sin necesidad de gastos por concepto de transportación, entre otras ventajas.El SEN cubano ha estado sometido durante el último mes a una gran tensión. El deficit de combustible, sumado a las contantes paradas de la termoeléctricas por roturas y falta de mantenimiento, ha generado molestos apagones que afectan tanto al sector estatal como al residencial.La pasada semana los especialistas lograron poner en marcha el bloque 1 de la de la CTE Lidio Ramón Pérez, de Felton, ubicada en la oriental provincia de Holguín, que también estuvo fuera del sistema también para un “mantenimiento impostergable“ debido a la suciedad acumulada en la caldera, generando importantes afectaciones.La Unidad #1 de Felton mantiene estable su generación en 250 megawatts, mientras en la #2 los trabajadores eléctricos continúan el mantenimiento parcial capitalizable. #CubaPorLaVida #loquenosUNEcompromiso pic.twitter.com/RPOynRnK6G— Unión Eléctrica (@OSDE_UNE) June 27, 2022Este lunes la Une informó a través de su cuenta en Twitter que dicho bloque se mantenía generando de forma estable 250 MW, y que el bloque 2 se mantenía bajo un mantenimiento parcial capitalizable.No obstante, la entidad encargada de la generación y distribución de la energía eléctrica en la Isla dio a conocer que durante el horario pico de la jornada existiría una disponibilidad de 2571 MW y una demanda máxima de 2780 MW, para un déficit de 209 MW, por lo que de mantenerse las condiciones previstas se pronostica una afectación de 280 MW al pico.La generación eléctrica ha sido uno de los mayores problemas afrontados por el gobierno cubano en medio de la crisis económica, agravada por la pandemia de la COVID-19, el embargo/bloqueo impuesto por Estados Unidos y el limitado efecto de las medidas tomadas para actualizar el modelo económico.Para atenuar el impacto del deficit y los apagones, uno de los detonantes del malestar social traducido en las protestas del pasado julio, las autoridades cubanas han implementado, con mayor o menor éxito, algunas alternativas, entre ellas la incorporación de varias centrales flotantes procedentes de Turquía al SEN.

Leer más »

Nuestro irrevocable Socialismo: a 20 años de un compromiso

Hace ya 20 años, el Parlamento cubano aprobó por “unanimidad” una ley de reforma a la Constitución entonces vigente que declaró “irrevocable” el carácter socialista del sistema político y que Cuba no volvería jamás al capitalismo. Aquel día, los representantes del pueblo aprobaron una ley contra el retroceso, por una revolución permanente hasta conquistar toda la justicia, primero en nuestro país,  para adelantar el “bien mayor del hombre” en un Mundo mejor, posible.

El 26 de junio de 2002, el entonces presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón de Quesada, al presentar el proyecto precisó que habían sido 165 las intervenciones de diputados y representantes de las organizaciones sociales, hombres y mujeres de las más diversas actividades de nuestra sociedad, quienes alzaron sus voces con respuestas colectivas, macizas, sólidas y profundas frente a los pronunciamientos injerencistas del señor  Bush del 20 de mayo anterior, desde la Casa Blanca y desde Miami.

El día en  que los anexionistas celebraban el “Centésimo Aniversario de la Independencia de Cuba”, el presidente Bush condicionó cualquier flexibilización del embargo de ese país a la isla a cambios políticos y reformas económicas. El Cesar del Imperio, con la prepotencia y la arrogancia que lo caracterizaba. Respondía así a la solicitud de levantar el embargo/bloqueo que había hecho una semana antes, desde Cuba, el ex-presidente demócrata Jimmy Carter.

Vale  recordar que en el discurso de Carter en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, si bien  pidió una mejora de las relaciones entre los dos gobiernos, hizo  varias críticas al sistema cubano y solicitó que se aceptara la propuesta de la contrarrevolución de un referéndum para el cambio político en Cuba, conocido como “Proyecto Varela”. “Podría ser que la mayor parte de los cubanos estén en desacuerdo, pero creo que el mundo vería con gran admiración esto (…) sería una vívida demostración de que la Constitución garantiza el derecho de libre expresión, de libre asociación”, propuso. Otra muestra de que ni los más moderados se libran de ese credo  de país elegido, con la única verdad sobre la democracia y con el  poder de juzgar a los demás.

Varios estudiantes y profesores respondieron allí mismo a sus ilegítimas propuestas. Entre ellos, el presidente de la FEU Hassan Pérez, quien consideró una infamia que la oposición utilice los nombres de los próceres cubanos para identificar sus iniciativas, concretamente el Proyecto Varela, que comparó como tirarse a una piscina sin agua. El decano de la Facultad de Derecho, José Luis Toledo Santander, le preguntó a Carter que si en su país sería aceptado que “un ínfimo grupo alentado por una potencia extranjera cambie los principios fundamentales de una nación”.

El 1ro de junio siguiente, desde la Plaza Mayor General “Calixto García” de Holguín,  el Presidente de la República de Cuba Fidel Castro Ruz protagonizó la  Tribuna Abierta de la Revolución  en protesta y repudio las amenazas, las calumnias y las mentiras del presidente Bush. En su discurso Fidel afirmó lo que podría considerarse el fundamento ideopolítico de aquel  compromiso refrendado semanas después: “El cese de la explotación de los seres humanos y la lucha por la verdadera igualdad y justicia, es y será el objetivo de una Revolución que no dejará de serlo nunca”.

Los provocadores discursos de  George W. Bush motivaron multitudinarias marchas populares a lo largo y ancho del país. Más de 9 millones de cubanos participaron en aquellas manifestaciones. Como respuesta de ese clamor popular se desencadenó el proceso de reforma constitucional.

La aprobación  en el Parlamento fue precedida por un plebiscito durante los días 15, 16 y 17 de junio del 2002, en el que  8 198 237 de electores ratificaron, mediante firma pública y voluntaria, el  carácter socialista  del sistema político, económico y social contenido en la constitución. El proyecto aprobado por la casi totalidad del pueblo había sido propuesto por las Organizaciones de Masas en asamblea extraordinaria de todas sus direcciones nacionales; también como digna y categórica respuesta a las manifestaciones injerencistas de Bush.

Con el voto nominal de los 559 diputados de Asamblea Nacional del Poder Popular presentes en la sesión,  el 96,71 %  del total, se adicionó el siguiente párrafo al final del artículo 3:

“El Socialismo y el sistema político y social revolucionario establecido en esta Constitución, probado por años de heroica resistencia frente a las agresiones de todo tipo y la guerra económica de los gobiernos de la potencia imperialista más poderosa que ha existido y habiendo demostrado su capacidad de transformar el país y crear una sociedad enteramente nueva y justa, es irrevocable, y Cuba no volverá  jamás al capitalismo”.

También se agregó en el artículo 11 de la Ley de Leyes que las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con cualquier otro Estado no podrían  ser jamás negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera. Además, en su artículo 137, sobre la Reforma Constitucional, se adicionó que podrá ser reformada, excepto en lo que se refiere al sistema político, económico y social cuyo carácter irrevocable quedó aprobado por nuestro Parlamento.

La Ley aprobada  incluyó una Disposición Especial que dio cuenta del proceso democrático y de  respaldo popular que legitimó aquella reforma. Una  “excepcional experiencia” que al decir del líder  de la Revolución   Fidel Castro puso de manifiesto la unidad, los vínculos estrechos del Partido y el Gobierno con el pueblo.

Como explicó al plenario José Luis Toledo en nombre de  la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos,  aquella Reforma Constitucional era expresión de la identificación de nuestro pueblo con todos y cada uno de los principios que sustentan la Carta Magna. Sobre todo,  con los Fundamentos Políticos, Sociales y Económicos que se consagraban en su capítulo uno, que destacaba que Cuba es un Estado Socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.

Se aprobaba así la decisión mayoritaria de que el proceso revolucionario del Socialismo no tenía  marcha atrás. No era  la defensa  festinada de una identidad partidista, ni la jugada totalitaria de este para eternizarse en el  poder, fue la decisión soberana de un pueblo decidido a defender  su nación amenazada y su proyecto  de desarrollo, frente a un Capitalismo que se ha probado fallido, incapaz de resolver los problemas más acuciantes de la humanidad. 

Con aquella decisión,  ratificada  en la Constitución del 2019,  no se estableció   un compromiso con un socialismo anquilosado, ni cerrado a las reformas.  Prueba de ello, es la actualización del modelo que aún se desarrolla. El Comandante en Jefe Fidel Castro, al reflexionar sobre las modificaciones constitucionales aprobadas ese día, hizo énfasis en la idea de que nuestro Socialismo es perfectible y puede dar paso a una sociedad superior, el Comunismo.

De lo que se trata es de defender los frutos de la obra de la Revolución y del Socialismo, para el presente y para el futuro. Como continuidad del impulso emancipador de nuestros padres fundadores.

Como apuntó el entrañable amigo mexicano Pablo González Casanova, “toda la historia revolucionaria de Cuba, a través de su pueblo y su líder, y sus líderes, asume la herencia moral, ideológica y política, la herencia revolucionaria de Martí, considerada como un todo en que, para alcanzar los objetivos morales y revolucionarios, se revela necesario hacer la revolución y también el socialismo. Para alcanzar los objetivos morales de Martí no solo se necesita hacer la revolución, si se es coherente, sino que se tiene que hacer el socialismo”.

Por aquellos días el destacado  intelectual  Cintio Vitier nos legó para la historia: “Lo que estamos defendiendo no es solo un sistema político, es la pasión libertaria de Bolívar y de todos los próceres de nuestra América; es la gran obra social de la Revolución y más allá, de todos los que tienen hambre y sed de justicia…”.

Leer más »

Colombia votó pa’ “Vivir Sabroso”: los caminos de la política del amor

“Después de 214 años logramos un gobierno del pueblo, un gobierno popular, el gobierno de la gente de las manos callosas, el gobierno de la gente de a pie, el gobierno de los nadies y las nadies de Colombia.” Francia Márquez “El cambio significa que llegó el gobierno de la esperanza” Gustavo Petro La noche antes de las elecciones, Gustavo Petro participó de una ceremonia en la Sierra Nevada de Santa Marta, donde líderes y lideresas espirituales Arhuacos, desde el “ombligo del mundo”, le afinaron con poderes ancestrales y naturales para ser presidente. Luego de que el dúo dinámico del “Pacto Histórico”, Petro para Presidente, y Francia Márquez para Vicepresidenta, obtuviera el mayor número de votos en una primera vuelta en toda la historia colombiana, el 29 de Mayo, con 8.5 millones, fueron tres semanas de alta tensión, de voluntades en contienda y afilado suspense.De inmediato, los medios de comunicación corporativos de Colombia comenzaron una campaña a favor del candidato presidencial Rodolfo Hernández. Lo presentaron como posible ganador, a pesar de que había obtenido 2.5 millones votos menos que Petro, sumando sus 6 millones a los 5 de Federico Gutiérrez, candidato de la derecha que rápidamente apoyó a Hernández en la segunda vuelta. El corifeo derechista fue continuado por el ex-presidente y cacique político Álvaro Uribe, en concierto con las legisladoras María Fernanda Cabal y Paloma Valencia del Uribista Partido del Centro Democrático, levantando la bandera del “Rodolfismo”.La revista Semana y grandes cadenas de televisión y radio como Caracol y RCN proyectaron positivamente a Rodolfo Hernández como un outsider de la clase política, esgrimiendo un programa contra la corrupción y obviando que Hernández tuvo que renunciar a la alcaldía de Bucaramanga por casos de corrupción que han de dilucidarse en los tribunales el próximo 21 de Julio. En gran medida, invisibilizaron a Francia Márquez de los medios corporativos, mientras presentaban a Marlene Castillo, la formula vicepresidencial de Hernández, como una mujer Afrodescendiente “educada”, con títulos de posgrado y experiencia administrativa en el mundo universitario, sin dar relieve alguno a su inexperiencia y carencia de discurso y argumento político.Ubuntu: la estirpe de Francia Márquez MinaEl clímax de la dimensión mediática de la campaña giró alrededor de los mal llamados “Petrovideos”, una serie de “clips” filtrados de reuniones privadas del Pacto Histórico donde se planteaban tácticas para derrotar a los contendores políticos. Estos fueron denunciados por los medios corporativos y los opositores del Pacto Histórico como ejemplos de una “campaña sucia” y hasta descritos como de “carácter criminal”. Pero no tuvieron el efecto previsto al no demostrar ningún acto ilegal, hasta el punto que Petro ofreció renunciar a la candidatura si podían probar alguna falla ética. La polémica se avivó en los medios sociales, donde muchas personas criticaron a los medios corporativos por practicar una especie de “sicariato político” contra Petro y Francia.Los medios sociales se tornaron en un campo de batalla político e ideológico donde la polarización del país se desplegó con fuerza. Hernández había hecho su campaña en Tik Tok, pero ahora todas las redes se inundaron de memes y diálogos desencontrados, donde afloraron miedos anticomunistas al supuesto “castrochavismo” de Petro, y hasta videos de Hernández declarando admiración hacia Hitler o bailando en un lujoso yate en Miami con un grupo de mujeres jóvenes. Se debatieron temas como el modelo económico, el carácter de la democracia, las posibilidades de la paz, el racismo, el sexismo, y los caminos del cambio. La banalidad se combinó con el debate argumental en una praxis cotidiana de polémica política que nutrió el polarizado escenario electoral colombiano hasta el grado que todos los sectores políticos han expresado preocupaciones ante un percibido ambiente de guerra civil.El arresto de jóvenes activistas de la llamada “primera línea” en varias ciudades, unos días antes de las elecciones, junto a un supuesto simulacro de prueba donde la registraduría electoral de Colombia anunciaba a Hernández como ganador un día antes, avivó los temores de fraude. Se respiraba un aire de vigilancia colectiva para hacer respetar la voluntad popular. La campaña de Petro y Francia se había convertido en una suerte de consulta y vinculación de la pluralidad de territorios y regiones que componen el país. En estas últimas semanas, Petro viajó a varios lugares, desde el Chocó a Los Llanos, de la Amazonía a la Sierra Nevada, para reunirse con mineros, productores de panela (azúcar moreno), ganaderos, cafeteros, etc., durmiendo en hogares populares, escuchando sus reclamos y pedidos, conociendo la Colombia profunda que, por eso, celebró su victoria con entusiasmo y esperanza el 19 de junio. En Bogotá, la gente se abrazaba en las calles y en el Chocó salieron en comparsa a bailar bunde a ritmo de chirimía.Petro y Francia obtuvieron 11.281.013 votos en la elección final, la mayor en la historia del país. Como vemos, escuchamos y leemos a través del mundo, Petro es el primer presidente de izquierda y Francia la primera mujer Afrodescendiente vicepresidenta en Colombia. Su alianza revela la riqueza del Pacto Histórico, la coalición de comunidades, corrientes, movimientos, y partidos más poderosa que haya habido en este país. Una mirada a vuelo de pájaro de las trayectorias de Petro y Francia nos ayuda a dibujar un boceto del carácter y composición del Pacto Histórico.Contrapunteo colombiano: Petro y FranciaGustavo Petro ha recorrido un largo camino político, que va desde ser organizador de comunidad urbana y luego militante del M-19, hasta ser alcalde de Bogotá, senador de la República y, ahora, Presidente. El M-19 fue una organización político-militar conformada como una “guerrilla” sui géneris, que se rebeló contra el fraude electoral en 1970 en su búsqueda por restituir el orden democrático; luego se integró a la institucionalidad estatal, constituyendo una fuerza gestora del cambio constitucional del 1991. Como senador, Petro fue voz cantante contra el “régimen de corrupción” que conjuga a la derecha con el paramilitarismo y la narco-política, hecho que lo convierte en archi-enemigo por excelencia de la élite conservadora. Desde la alcaldía de Bogotá hasta su liderato en el Pacto Histórico lanzó la consigna por una “Colombia Humana” traducido en la reciente campaña como “Colombia potencia mundial de la vida”.Colombia: ¿potencia mundial de la vida o pilar neo-fascista?Por su parte, Francia Márquez Mina ha sido activista desde su adolescencia, destacándose como lideresa de su Consejo comunitario en Suárez, Cauca. Se formó en el Proceso de Comunidades Negras-PCN, un movimiento social de alcance nacional, y a través de las Américas. Su liderato político e intelectual le han llevado a obtener el Premio Nacional de Derechos Humanos en 2015, el Premio Goldman de Justicia Ambiental en el 2018, y la presidencia de la Comisión Nacional por la Paz en el 2020. En el 2014 dirigió la “Marcha de Mujeres por la Vida y en Defensa de sus Territorios Ancestrales”. Durante el Paro Nacional del 2021 se hizo vox populi del grito de protesta y pliego por el cambio de afrodescendientes, indígenas, mujeres, LGTBQ+, jóvenes, estudiantes, artistas, intelectuales, barrios urbanos, campesinos. Esta amplia constelación de luchas nutrió el movimiento “Soy Porque Somos” que impulsó su candidatura presidencial.Francia y Petro midieron su aspiración a la candidatura presidencial del Pacto Histórico en las elecciones de marzo 13 de 2022, donde se eligieron puestos legislativos y las candidaturas al ejecutivo de los partidos. Mientras Petro, con 4.5 millones de votos, fue el candidato con mayor votación de cualquier partido, Francia llegó segunda en el Pacto Histórico. Sus 800,000 votos fueron el fenómeno electoral más innovador, rebasando los números de políticos establecidos como Sergio Fajardo del “Centro Esperanza”, ganando así el derecho ético y político a ser la fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro como candidato del Pacto Histórico.Una vez declarada su candidatura a la vicepresidencia, Francia Márquez se convirtió en la figura política más debatida en Colombia. La contundente presencia de una mujer negra de origen rural, que enuncia un discurso vernáculo denunciando el racismo estructural, el patriarcado y el modelo neoliberal de desarrollo como móviles del conflicto armado en Colombia despertó expresiones racistas y clasistas en la esfera pública, como también un creciente cúmulo de admiración y respeto. En su continua cruzada a través del país, Francia se erigió como voz articuladora del archipiélago de comunidades y movimientos que constituyeron la base del Pacto Histórico. En ese andar, transformó el lenguaje político nacional y el proyecto mismo de país, popularizando expresiones como “los nadie” como sujetos políticos de la nueva democracia con su consigna “de la resistencia al poder hasta que la dignidad se haga costumbre”.La pareja Petro y Francia redefinió el escenario político. Mientras Petro aglutinó las energías políticas de las izquierdas y el centro, Francia se volvió portavoz de grupos y territorios excluidos del poder social y político. A partir de su identidad como mujer negra de territorio ancestral y sector popular, Francia levantó la bandera de los/las nadies como proyecto democrático radical de nación. Juntos, Francia y Petro convocaron un bloque histórico capaz de derrocar más de dos siglos de gobiernos de élite en Colombia.El memorable “Bogotazo” con el asesinato del líder populista radical Jorge Eliécer Gaitán en 1948, inaugura un repertorio de aniquilamientos de candidaturas viables encabezando coaliciones de carácter nacional-popular. En los noventa, a la Unión Patriótica y al M-19 les asesinaron miles de militantes. A contracorriente, Petro y Francia sobrevivieron jornadas electorales bajo constantes amenazas de muerte, con cautelosa custodia y rigurosos operativos de seguridad. Les custodiaron no sólo sus escoltas sino también la guardia indígena, la guardia cimarrona, y la vigilancia pública. Literalmente, se venció una antigua maldición de la muerte con una robusta política de la vida.Programas y horizontes de la Política del Amor y la VidaEl programa del Pacto Histórico se representó en dos consignas hacia el futuro, el llamado de Petro a transformar Colombia en “una potencia mundial de la vida” y la invitación de Francia a construir un país donde podamos “vivir sabroso”. En concierto, tanto Petro como Francia han caracterizado su praxis y proyecto como una “política del amor”. ¿Cuáles son sus propuestas concretas y sus principios ético-políticos, y cómo corresponden a dichos títulos y consignas?Ante el mar de mentiras y cortinas de humo sembradas por la derecha continental sobre el programa del Pacto Histórico, es imperativo un inventario mínimo de sus propuestas. En su discurso de victoria, Petro resumió su proyecto en tres principios: paz, justicia social y justicia ambiental. En su propuesta programática, dichos principios se traducen en una serie de cambios estructurales entre los que destacamos: 1) asumir compromisos por construir la paz, esto implica implementar los acuerdos del 2016 comenzando con una reforma agraria, diálogos con la guerrilla del ELN, combatir el paramilitarismo y la narcopolítica, cultivar la justicia reparativa y la reconciliación; 2) moverse de una economía neoliberal extractivista a una economía ecológica productiva, fundamentada en el conocimiento, la soberanía alimentaria y el cuidado; 3) promover la agricultura e industria nacional con base en el proteccionismo comercial, la tributación progresiva, transición energética de combustibles fósiles a energías limpias y renovables, desarrollo regional y emprendimientos locales, gestar la salud y educación universal; 4) extender la franquicia ciudadana y los derechos humanos con políticas de representación y recursos a sectores excluidos por su identidad étnico-racial, género, generación, sexualidad, territorialidad, y clase social; 5) políticas sociales redistributivas para afrontar la pobreza y el hambre con medidas estatales a corto plazo como comprar cosechas, y estrategias a mediano alcance para generar riqueza y pleno empleo.En un país en que ocurren más de 90 masacres anuales (en el 2022 van 44), donde se asesinan más líderes y lideresas sociales y sindicales en las Américas, que tiene uno de los índices de desigualdad y cantidad de desterrados internos mayores del mundo, este programa representa un esquema para una política de la vida a contracorriente de la imperante necropolítica a cuenta del poder despótico del estado en maridaje con el capital, en su era neoliberal. En esa clave, cuando Petro le apuesta a convertir Colombia en “una potencia mundial de la vida” marca un cambio de época en el país de gran pertinencia para las Américas y el planeta. Por eso, los ojos del mundo están mirando atentamente la nueva era que inicia la elección de Petro y Francia.Posibilidades y desafíos del Gobierno del Pacto HistóricoDurante la llamada Cumbre de las Américas en Los Ángeles, convocada por el Presidente estadounidense Joe Biden, Gustavo Petro observó que pertenece a una corriente emergente que incluye a México, Chile y el posible gobierno de Lula en Brasil. Se habla de un “nuevo progresismo” al cual se suman Perú y Honduras. Aquí es necesario no caer en generalizaciones que no distinguen escenarios nacionales y proyectos históricos, como sucedió en gran parte de los análisis de la llamada “ola rosada” de gobiernos progresistas de principios del Siglo XXI. También hay que reconocer el surgimiento de una tendencia en el péndulo político que derrota derechas y elige gobiernos comprometidos con un nuevo latinoamericanismo que defiende la soberanía nacional y regional sin enunciar fuertes discursos antimperialistas. En esa veta, Petro habló de una relación “de iguales” con los Estados Unidos y de un orden interamericano “sin exclusiones”, en clara alusión a la negación de invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la “Cumbre de Biden”. A la vez, el hecho de que Biden haya llamado a Petro un día después de haber sido electo, para sostener una conversación “amistosa” y “de iguales”, —como dijo Petro en su primera entrevista televisiva luego de su elección— revela resultados de la política exterior “realista” de la nueva administración colombiana.El programa del Pacto Histórico es una combinación de realpolitik y un conjunto de principios del deber ser, de la política de lo posible con la política de lo deseable. El realismo en la política exterior se conjuga con un sesgo neo-desarrollista en las políticas económicas. Cuando Petro dijo en su discurso de victoria que iban a “desarrollar el capitalismo en Colombia” contra regímenes de servidumbre y esclavitud pre-modernos, además de dar una señal de no-expropiación al capital nacional para evitar anunciadas fugas de capitales, afirmó una visión de los caminos del cambio. El desarrollo económico nacional capitalista ha probado históricamente que tiene sus límites. La viabilidad del desarrollo nacional, por la vía que Samir Amin llamó “acumulación autocentrada” en el Estado-Nación,1 es uno de los grandes desafíos para la realización del programa del Pacto Histórico. Lidiar mínimamente con el problema del hambre, el desempleo y la desigualdad, a corto y mediano plazo, será una de sus pruebas de fuego. Sobre todo, en medio de una crisis civilizatoria global y una espinosa situación económica en Colombia.Una cuestión clave en el programa de gobierno del Pacto Histórico será el rol de Francia Márquez. Humberto de la Calle, respetada figura que fue vicepresidente de la república, una vez dijo que en Colombia la vicepresidencia es un puesto sin poderes comparable a “una porcelana en el congelador”. Francia rompe ese molde por lo que encarna, representa, enuncia y propone. Su arraigo popular, visión transformativa, e integridad ética, dan una dimensión propia a su liderato. Su alocución, apuesta y propuesta es más de un deber ser situado y realista, esgrimiendo un proyecto de liberación, enraizado más en las necesidades y aspiraciones de las mayorías que en una política pragmática. Como arguye William Mina, su política aspira a la “radicalización de la democracia racial”2 transformando los términos de la política, no solo con su presencia, que transgrede las representaciones de clase, raza y género que presiden el escenario nacional, sino con el lenguaje, las categorías y los contenidos de su discurso y propuesta.En su discurso de triunfo, Francia Márquez dijo: “Después de 214 años logramos un gobierno del pueblo, un gobierno popular, el gobierno de la gente de las manos callosas, el gobierno de la gente de a pie, el gobierno de los nadies y las nadies de Colombia”. Aquí Francia enarbola un populismo radical cuyo sujeto político, “las/los nadie”, irrumpe como huracán para cambiar de manera sustantiva el carácter de la política colombiana en búsqueda de transformar las relaciones de poder y el contrato social. Con su verbo vernáculo, franco y genuino, poderoso y creativo que cuestiona claramente el orden de poder invocando “el abrazo ancestral”, al promover el “vivir sabroso”, Francia se eleva como voz articuladora de lo nacional-popular buscando reinventar el proyecto de país. Cabe destacar su formación y vocación en el feminismo negro decolonial de base popular —como dicen muchas mujeres del Proceso de Comunidades Negras— con su política interseccional, que conjuga luchas de liberación contra todas las opresiones.Concretada en agenda de políticas públicas, la gestión contra desigualdades entrelazadas, construyendo lazos de liberación, se agenciará a través de un nuevo Ministerio de la Igualdad y la Mujer que será encabezado por Francia Márquez. Entre las tareas iniciales de dicho ministerio están la regulación y remuneración del trabajo doméstico, y crear un fondo y programa nacional de Afroreparaciones que sería el primero asentado en un estado. Algunos referentes, ya extintos, con sus lecciones positivas y negativas son la Secretaría de Equidad Racial de Brasil, la Secretaría de Pueblos y Ciudadanía del Ecuador, el Ministerio de Descolonización y Despatriarcalización de Bolivia, y el Ministerio de Derechos Sociales del Uruguay. Deseamos que este Ministerio de la Igualdad y la Mujer, llegue a ser un laboratorio del “vivir sabroso”. El llamado a “vivir sabroso”, tan banalizado y folclorizado en los medios corporativos, enuncia un proyecto de “buen vivir” en clave de Africanía, de cultivar armonía entre humanos y con la naturaleza. Es una apuesta maternal por el cuidado de la “casa grande” —como le llama Francia—, de solidaridad plural para construir escenarios de paz y justicia a nivel nacional y a escala planetaria. Expresa una búsqueda por vincular la satisfacción de necesidades básicas —educación, salud, alimentación, seguridad, territorio— con el cultivo de la alegría y el goce. Con una expresión afrocolombiana del Chocó, se plantea con humor y picardía un vitalismo radical, una política del eros, de la vida, el deseo y la esperanza. Por eso, Colombia votó por “vivir sabroso”.En un país donde los medios corporativos han normalizado el homicidio social y político, en el cual la ubicuidad de la violencia motivó la creación de un campo del conocimiento denominado “violentología”, la apuesta por convertirlo en una “potencia mundial de la vida” para “vivir sabroso” es una propuesta revolucionaria en el sentido que implica cambios estructurales.Tocando ese tambor, Gustavo Petro caracteriza su praxis y proyecto como una “política del amor”. En consonancia con su tradición católica de teología de la liberación, Petro plantea que “la política del amor es una política de la solidaridad” que busca forjar la paz con justicia social. Por eso, busca “derrotar el odio y el miedo al cambio” y “acabar la enorme desigualdad que existe entre los colombianos”. En esa clave, Petro arguye que “en los tiempos del odio solo vendrá la tiranía”, en contraste a su compromiso con una “democracia multicolor”.La policromía política de Petro se debe en gran medida a los valores pedagógicos del feminismo negro decolonial de Francia Márquez. El gran relieve de la crítica al racismo, el sexismo, y la heteronormatividad en el discurso actual de Petro, expresa cambios refrescantes en sus caminos de la política del amor. Cómo construir esa democracia multicolor, una nación que articule el pluriverso territorial, étnico-racial, sexual, generacional, etc., que componen el pueblo colombiano, es uno de los grandes retos de la nueva era abierta con el triunfo del Pacto Histórico.La convocatoria a un diálogo nacional del presidente Petro es un comienzo significativo. En un país profundamente polarizado ideológicamente, donde todavía prima la violencia a través del territorio nacional, donde casi el 50 % del electorado no votó, no hay garantías de que se sostenga la suerte de hegemonía que Antonio Gramsci describió como “un equilibrio inestable de compromisos”. Después de la luna de miel que viene con la victoria llegan los desafíos de mantener vivo el bloque histórico que eligió a Petro y Francia, que ahora es alianza de gobierno.Es innegable que ganamos. Las y los amantes de la democracia radical y el poder popular en Colombia y en el mundo obtuvimos un gran triunfo, encarnados en la autoridad ejecutiva de Francia y Petro. Para la derecha colombiana, y en particular para la figura de Álvaro Uribe y su mal llamado “centro democrático”, estas elecciones marcaron el “otoño del patriarca”.En un documental titulado Gustavo Petro: La Política del Amor, el ahora presidente colombiano electo dice que su papá le enseñó a leer a Rousseau, quien aún es uno de sus referentes principales en su concepción de la democracia. En su discurso de victoria, Petro afirmó que el proyecto de cambio real del Pacto Histórico busca edificar una “República multicolor”, inclusiva, igualitaria, y pacífica. En dicho camino, la política del amor, se fundamenta en un republicanismo radical que facilite las condiciones de posibilidad para un proyecto de país donde podamos vivir sabroso. Esto implica, como diría Jane Gordon, una especie de “criollización de la teoría política”, para “leer a Rousseau a través de Fanon”.3 Establecer un diálogo dinámico entre la “Colombia potencia mundial de la vida” de Petro y el “vivir sabroso” de Francia.***Notas:1 Samir Amin (1974). Accumulation on a World-Scale: A Critique of the Theory of Underdevelopment.       Monthly Review Press.2 William Mina Aragón (2022). “Francia Márquez Mina: La radicalización de la democracia racial”. 3 Jane Gordon (2014). Creolizing Political Theory: Reading Rousseau through Fanon. Fordham University Press.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.