HAVANA CLIMA

Celebramos 60 años de la creación del Instituto Cubano de Recursos Minerales

Estimado usuario, por favor, llene este formulario que se corresponde con la solicitud de
contrato de los serviciosde información del portal Finanzas al Día.

Los campos en color naranja son obligatorios

Para tener acceso deberá completar los siguientes campos:

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Cuba en Datos: Actividad sísmica, cómo transcurrió 2021 y lo que puede pasar (+ Cronología y PDF)

A las 2:40 a.m. del domingo 26 de diciembre, la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional cubano registraba un sismo de magnitud 4.1, con una profundidad de 42 km y localizado a 30 kilómetros al sursuroeste de la localidad de Caimanera, Guantánamo, perceptible en esa provincia y en la vecina Santiago de Cuba. Era el sismo perceptible número 20, y último, de 2021.

Días después, en la madrugada del 5 de enero, se registraba el primer sismo perceptible de 2022, con una magnitud de 3.2 y profundidad de 5 km, localizado a 6.5 kilómetros al sursureste de la localidad de Buey Arriba, Granma, con reportes de perceptibilidad en otras poblaciones de esa provincia.

Que sean perceptibles no significa que sean los únicos.

Cada año son miles los sismos registrados en Cuba, con una cifra de perceptibles que en los últimos tiempos ha ido desde el pico de 61 en 2016 hasta seis en 2019, aunque el promedio anual entre 2014 y 2021 (exceptuando del cálculo 2016 y 2019) es de unos 18 perceptibles.

El doctor en Ciencias de la Tierra Enrique Diego Arango Arias, jefe del Servicio Sismológico Nacional (SSNC) y vicedirector técnico del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), considera que 2021 fue un año promedio en términos de actividad sísmica para Cuba.

“Sin embargo –añade–, se registraron más de 2 700 sismos como réplicas del terremoto de magnitud 7.3 ocurrido el 14 de agosto en la península de Tiburón, situada en el suroeste de Haití, muy cerca de Cuba”.

En el resumen anual 2021 del Cenais se señala que, “debido a la cercanía de esa zona al territorio cubano”, el sismo “se incluyó en el mapa de epicentros, pues indiscutiblemente tiene relación con la sismicidad que se genera en el sector de litosfera que constituye la microplaca de Gonave y en la propia falla Oriente, por la transferencia de tensiones que se produce al liberarse esa energía”.

El catálogo del Cenais sobre terremotos perceptibles en Cuba incluye registros desde 1528. En aquel año (no se cuenta con fecha ni hora), la primera villa cubana, Baracoa, protagonizó el primer sismo de que se tiene información en la Isla.

Según refiere el Dr. Mario Octavio Cotilla Rodríguez en un artículo de finales de los noventa, un informe “milagrosamente” conservado en la localidad permitió conocer que luego de los estremecimientos sísmicos “la población se lanzó a las calles en procesión”.

En la lista aparece el del 11 de junio de 1766, en Santiago de Cuba, considerado el de mayor intensidad (IX en la escala MSK) que ha afectado al país en toda su historia, con una magnitud estimada de 7.6. La memoria recoge el testimonio de Emilio Bacardí y Moreau en Crónicas de Santiago de Cuba:

“A las once y cincuenta minutos de la noche (…) un horroroso terremoto llenó de desolación a la Muy Noble y Muy Leal población de Santiago de Cuba, destruyendo la mayoría de los edificios y ocasionando numerosas víctimas.

“Fueron destruidos la capilla mayor de la Catedral (…); la auxiliar, el convento de San Francisco, el hospital y las iglesias de Dolores, Santa Lucía y el Carmen, acabadas de edificar pocos días antes; vinieron abajo los muros construidos para el Palacio Real, Audiencia y Sala de Justicia. Entre las ruinas quedó el gobernador Cagigal, sacado casi asfixiado por su mayordomo Soriano. Hubo más de ciento veinte muertos, entre ellos el alcalde provincial D. Juan Antonio Saviñón, y se contaron más de seiscientos heridos”.

A mediados del XIX, Esteban Pichardo escribió que el “memorable temblor de tierra de 1766” había sido “el más espantoso del siglo pasado”.

Fue sentido, con distintos valores de intensidad, en sitios de toda la Isla, desde Manzanillo (intensidad estimada de VII-VIII), Holguín (VI), Baracoa (V-VI) y Camagüey (V) hasta Trinidad y Sancti Spíritus (III), Remedios (III), Santa Clara (III) y La Habana (III).

Otro terremoto, el del 20 de agosto de 1852 (intensidad, IX; magnitud, 7.3), causó gran destrucción y dejó dos muertos y unos 200 heridos en Santiago de Cuba y pueblos aledaños. La ciudad, gran parte de ella en ruinas, tardó años en recuperarse.

Hay que recordar que tanto el de 1766 como el de 1852 fueron evaluados con intensidad IX, “pero no registrados por estaciones sismológicas”, precisa el jefe del Servicio Sismológico Nacional.

El 3 de febrero de 1932, Santiago fue otra vez golpeada por un fuerte sismo (de intensidad VIII y magnitud 6.7). El 80% de las edificaciones fueron afectadas, muchas de ellas destruidas, y se reportaron 14 muertos y 300 heridos. Probablemente no hubo más muertes porque –cuentan algunos expertos– los movimientos premonitores, sismos más pequeños antes de que ocurriera el principal, provocaron que la gente ya estuviese en las calles cuando se desencadenó lo peor.

La portada de la revista Bohemia reseñaba el desastre en Santiago de Cuba días después, el 7 de febrero de 1932, bajo el título “Una tragedia de acero y concreto”. Foto: Bohemia.

Hospital en la calle luego del terremoto de febrero de 1932 en Santiago de Cuba. Foto: Bohemia.

El Dr. Arango Arias explica que las fallas de mayor peligro para el país –por la actividad sísmica que en ellas se produce– son la de Oriente, situada al sur de Cuba oriental, y la Norte de La Española, cuya continuación se extiende al norte del extremo oriental cubano.

En el periodo 2014-2021, la zona Santiago-Baconao fue la de más sismos en 2014 (2 477 sismos), 2015 (2 710), 2016 (3 913), 2018 (1 173), 2019 (1 366), 2020 (1 446) y 2021 (1 590). En 2017 fue la zona Pilón-Chivirico (1 824).

“Existen otras regiones donde pueden ocurrir sismos importantes, como es toda la zona septentrional del centro del país, relacionada con las fallas Norte Cubana y Las Villas, y el occidente, debido a la falla Pinar”, dice.

Pero, como es apreciable al revisar la cronología de eventos sísmicos en el país y la zona que cada años registra el mayor número de ellos, “la principal zona sísmica es la región suroriental, porque está muy cerca de la falla Oriente, que es un límite de placas tectónicas” (la de Norteamérica y la del Caribe).

Aunque la zona suroriental de Cuba es la de mayor actividad sísmica, históricamente en casi todo el país se han reportado sismos de considerable intensidad.

La actividad sísmica en la región occidental no es frecuente, pero sí normal, por la presencia de zonas sismogeneradoras, con estructuras o fallas tectónicas que pueden generar sismos.

En una ocasión, el Dr. Tomás Jacinto Chuy Rodríguez, sismólogo y fundador del Cenais, recordaba que “si bien la mayor peligrosidad se localiza en la zona suroriental, vinculada con el sistema de la falla Oriente-Caimán, donde suelen presentarse los sismos de mayor magnitud e intensidad, la cronología registra temblores de tierra en otras partes de la geografía cubana, algunos de ellos bien notables, como el reportado en el poblado de San Cristóbal el 23 de enero de 1880”.

El terremoto de 1880 (intensidad de VIII en la escala MSK y magnitud de 6.0 en la de Richter), relacionado con la falla Pinar (frontera entre la cordillera de Guaniguanico y la llanura sur de Pinar del Río y Artemisa), fue seguido por 65 réplicas y sentido en los cayos de la Florida y en la Isla de la Juventud (entonces Isla de Pinos), Matanzas y Cienfuegos.

Dañó y destruyó edificaciones de mampostería, y algunos ingenios azucareros quedaron destrozados.

En agosto de 1939, casi a la medianoche, un sismo de magnitud 5.6 e intensidad VII fue sentido en toda la región central cubana.

Según un catálogo de terremotos perceptibles para la parte occidental de la región central de Cuba en el periodo 1766-1976 (T. Chuy, B. González y S. Escalona), el área sacudida fue de unos 730 km de largo y 100 km de ancho (hasta Camagüey, por el este, y Cienfuegos-Trinidad, por el sur). Muchas edificaciones sufrieron daños en Caibarién. En el cercano Remedios, el 90% de las casas fueron afectadas y “se produjo pánico en el vecindario”.

Sobre tiempos más recientes y sismos de consideración, el Dr. Arango Arias señala que “tanto el terremoto del 28 de enero de 2020, de magnitud 7.7, como el del 14 de agosto de 2021, de 7.3, son importantes, aunque el primero de estos fue sentido prácticamente en todo el país. Aclaro que, para nuestro servicio sismológico, la magnitud del terremoto de Cabo Cruz (2020) fue de 7.7 y no de 7.1, como divulgaron otros servicios sismológicos”.

El sismo del 28 de enero de 2020, ocurrido en el mar en un segmento de la falla Oriente, unos 130 km al oeste-suroeste de Cabo Cruz, fue sentido en todo el territorio nacional (con mayor fuerza en las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Las Tunas y Camagüey) y en países vecinos. Es el mayor registrado instrumentalmente en Cuba con epicentro dentro del área de cobertura del SSNC.

El de agosto de 2021 en Haití, de 7.3, no tuvo su epicentro en el territorio nacional, pero fue sentido en todas las provincias orientales con una intensidad máxima de V en la escala EMS-98.

Cuando se habla de sismos en Cuba, o en cualquier otro país, inevitablemente nos preguntamos sobre el futuro, lo que puedan indicar tendencias o probabilidades, los ciclos sísmicos (el proceso de repetición en que se acumula energía en las fallas, liberada súbitamente por un terremoto), el riesgo sísmico y la recurrencia sísmica (frecuencia con que se repite un sismo y su nivel de magnitud).

Antes de preguntar al jefe del Servicio Sismológico Nacional, revisamos la secuencia de informes anuales del Cenais sobre sismicidad entre 2017 y 2021.

En el resumen anual de 2017, el Cenais señala que el bajo nivel de sismicidad en el segundo semestre, con solo dos sismos perceptibles en la región suroriental, “pudiera provocar la ocurrencia de una serie de terremotos en los primeros meses del año 2018”.

En el resumen de 2018 se recuerda que, para analizar la sismicidad en un año, es necesario abarcar un espacio de tiempo mayor “porque la sismicidad no tiene un comportamiento cíclico anual” (la energía que se acumula y luego se libera en forma de terremotos demora un tiempo, llamado ciclo sísmico, cuya duración es proporcional al tamaño del terremoto o la energía liberada posteriormente).

A continuación, el Cenais destaca que “el nivel bajo de sismicidad que se ha registrado en 2018 se manifiesta desde mediados de 2017, cuando el número de terremotos ha estado muy por debajo del promedio registrado desde 2015”.

Un año después, el resumen de 2019 apunta que, según el comportamiento de las zonas de seguimiento de la sismicidad, “se observa que, en relación con la magnitud media histórica registrada instrumentalmente, la sismicidad se ha comportado alta”.

Añade que “desde inicios de 2017 y hasta el cierre de 2019, el número de terremotos ha estado por debajo del promedio registrado desde 2014, debido fundamentalmente a que no ha ocurrido ningún sismo moderado o fuerte ni ninguna serie de terremotos.

“Este comportamiento de la sismicidad, caracterizado por la ausencia de terremotos moderados o fuertes con sus correspondientes réplicas, o una serie de terremotos sin un sismo principal, como ocurrió al sur de Imías en octubre de 2014, se puede interpretar como un proceso de acumulación de energía que en algún momento pudiera generar una anomalía sísmica importante, fundamentalmente en la zona límite de placas, al sur de la región oriental del país”.

En 2020, el resumen anual del Cenais analiza el comportamiento de la sismicidad en los últimos cinco años y señala que “los años 2016 y 2017 estuvieron marcados por importantes series de terremotos iniciadas el día 17 de enero de ambos años. Con posterioridad a la serie de enero de 2017 y hasta el cierre del 2019, el número de terremotos había estado por debajo del promedio registrado con anterioridad.

Pero “en enero de 2020 se incrementó la sismicidad en todo el territorio nacional después del terremoto del 28 de enero, destacándose un número importante de sismos con epicentro en la falla Oriente –principal zona sismogenética que afecta al territorio cubano–, relacionados con series o enjambres de terremotos ocurridos al sur de la localidad de Chivirico. Durante 2020 se registró un número significativo de réplicas del terremoto del 28 de enero al oeste de Cabo Cruz.

“Otro rasgo significativo de la sismicidad registrada durante 2020 en Cuba es el gran número de terremotos ocurridos en el interior del territorio, relacionados con la acumulación y liberación de tensiones en diferentes fallas existentes o formadas en el momento de la ruptura que originó el sismo, como consecuencia de la dinámica de la litosfera en el contexto geodinámico en que está el archipiélago cubano y sus alrededores”.

Rangos de magnitud de eventos sísmicos en Cuba entre 2014 y 2021:

2014: de 0.1 a 5.2

2015: de 0.4 a 4.4

2016: de 0.1 a 5.0

2017: de 0.3 a 5.8

2018: de 0.5 a 5.8

2019: de 0.2 a 4.0

2020: de 0.3 a 7.7

2021: de 0.3 a 5.1

En 2021, el mayor número de terremotos estuvo relacionado, “como es natural”, con la falla Oriente, principal zona de actividad sísmicas y límite de placas (Norteamérica y Caribe) al sur de la región oriental, pero el sismo de mayor magnitud se registró el 29 de junio cerca de la localidad de San Cristóbal, provincia de Artemisa, con una magnitud de 5.1 y más de 700 réplicas.

Además, el SSNC registró un enjambre en Moa, con un sismo de 3.6 el 3 de julio; un número importante de terremotos en el sector de la falla Oriente cercano a Islas Caimán donde ocurrió el terremoto de 7.7 el 28 de enero de 2020, y casi 3 000 réplicas del sismo de 7.3 en Haití.

El resumen anual 2021 refiere que hubo “un incremento del número de terremotos registrados después del sismo de San Cristóbal y otro después del de Haití”. Al mostrar el comportamiento de las zonas de seguimiento de la sismicidad, destaca que, “en relación con la magnitud media histórica registrada instrumentalmente, la sismicidad se ha comportado alta en la mayoría de las zonas de actividad sísmica en las que se ha dividido el área de cobertura del SSNC”.

Sobre el tema, el Dr. Arango Arias recalca que “la zona situada al sur de la región oriental, entre las ciudades de Guantánamo y Santiago de Cuba, denominada Santiago-Baconao, es el sector mas peligroso para la ocurrencia de un terremoto fuerte.

“En esa zona ocurrió el terremoto del 3 de febrero de 1932, que destruyó mas del 80% de la ciudad de Santiago, evaluado con una intensidad de VIII grados en la escala MSK. Ahí hay una energía acumulada capaz de generar un sismo con estas características. Se puede decir que estamos en un periodo de recurrencia de un terremoto fuerte en ese sector”.

Y otra pregunta que no puede faltar: ¿es posible que haya terremotos de gran magnitud en Cuba?

Arango Arias responde que “no es muy probable que ocurran en Cuba terremotos de gran magnitud, de 8 grados Richter o más, pues tanto las características de las fallas como las de los procesos geodinámicos que ocurren en estas, relacionados con la geodinámica del Caribe, no lo permiten, debido a que los movimientos relativos en los límites de placas no alcanzan las velocidades que en otras partes del mundo como, por ejemplo, Indonesia, Chile o Japón”.

Algunos primeros:

El terremoto de San Cristóbal en 1880 fue el primero estudiado en Cuba sobre el terreno (por el sacerdote Benito Viñes, director del Observatorio del Real Colegio de Belén, y el ingeniero Pedro Salterain, geólogo inspector de minas).

La primera estación sismológica fue instalada en febrero de 1907 por la Orden de la Compañía de Jesús, en la barriada habanera de Luyanó. Pertenecía al Colegio de Belén y era una estación de dos componentes (N-S y E-O), con sismómetros de tipo Bosch-Omori. Se estima que estuvo operando hasta 1920. El 2021 cerró con 19 estaciones sismológicas y 36 estaciones acelerográficas.

El primer terremoto de Cuba registrado por una estación del país (la del Colegio de Belén, en La Habana) fue el del 28 de febrero de 1914. Su epicentro fue ubicado en la zona de fallas Norte Cubana.

En 1855, Andrés Poey y Aguirre publicó el primer catálogo de eventos sísmicos en Cuba (Tabla cronológica de temblores de tierra sentidos en la isla de Cuba desde 1551 hasta 1855). Le siguieron otros catálogos, como los de Salterain (1884, hasta 1884), Montessus de Ballore (1924, periodo 1851-1923); Chuy y González (1980); Chuy (1982); Chuy y Pino (1982); Orbera et al (1990); (Cotilla, 1993) y Chuy (1999, periodo 1528-1990).

Terremotos significativos registrados en Cuba desde 1528, según intensidad y magnitud

 

Fecha

Long. / Lat.

Intensidad

Magnitud

Localidad

 

1528

 

VI

 

Baracoa

 

18/10/1551

-77.8,19.6

VIII

6.6

Bayamo

 

08/1578

-76.0,19.9

VIII

6.8

Santiago de Cuba

 

10/1624

-77.8,19.6

VII

6.5

Bayamo

 

11/02/1675

-76.0,19.9

VII

5.8

Santiago de Cuba

 

11/02/1679

-76.0,19.9

VIII

6.8

Santiago de Cuba

 

14/12/1757

-76.0,19.9

VII

5.8

Santiago de Cuba

 

11/06/1766

-76.1,19.9

IX

7.6

Santiago de Cuba

 

14/10/1800

-75.9,19.9

VIII

6.4

Santiago de Cuba

 

18/09/1826

-75.35,19.75

VIII

6.4

Santiago de Cuba

 

07/05/1842

-72.5,19.9

VIII

7.6

Baracoa

 

07/07/1842

-75.35,19.75

VIII

6.4

Santiago de Cuba

 

20/08/1852

-75.32,19.75

IX

7.3

Santiago de Cuba

 

26/11/1852

-75.32,19.75

VIII

6.8

Santiago de Cuba

 

28/01/1858

-76.0,19.9

VII

6.5

Santiago de Cuba

 

23/01/1880

-83.0,22.7

VIII

6.0

San Cristóbal

 

23/09/1887

-76.0,19.9

VII

5.8

Santiago de Cuba

 

22/06/1906

-76.25,19.65

VII

6.2

Santiago de Cuba

 

27/02/1914

-76.17,21.22

VII

6.2

Gibara

 

25/12/1914

-76.30,19.45

VII

6.7

Santiago de Cuba

 

03/08/1926

-77.8,19.6

VII

6.5

Manzanillo

 

17/01/1930

-75.6,19.7

VII

5.8

Santiago de Cuba

 

03/02/1932

-7561319,69

VIII

6.7

Santiago de Cuba

 

14/08/1939

-7925022,5

VII

5.6

Caibarién

 

06/08/1947

-7520719,83

VII

6.6

Santiago de Cuba

 

19/02/1976

-7687019,85

VII

5.7

Pilón

 

25/05/1992

-7787019,61

VII

6.9

Cabo Cruz

 

20/03/2010

-7538819,72

V

5.7

Stgo. de Cuba y Guantánamo

 

17/01/2016

-7603719,69

V

4.8

Santiago de Cuba

 

17/01/2017

-7665519,69

VI

5.8

B. Masó-Granma

 

28/01/2020

-7876019,42

V

7.7

Cabo Cruz

Catálogo de terremotos perceptibles de Cuba 1528-1990 (Por Tomás Jacinto Chuy, 1999) (PDF, 499 kB) Fuente: Cenais

Leer más »

Hacia una integración regional desde los buenos vivires

La discusión sobre la necesidad de impulsar iniciativas populares de norma constitucional en Chile por la integración latinoamericana y del Caribe, debe retomarse ante la falta de propuestas presentadas hasta hace unos días, Resulta muy positivo que se hayan ingresado algunas iniciativas nuevas en esa línea.
Una de ellas, presentada por el Ciudadano, Revista de Frente y Marco Enríquez Ominami, denominada «Nuestramérica: iniciativa por la integración regional», apunta a una articulación estratégica en diversas materias, que faciliten el entendimiento entre las distintas naciones de la región.
La otra iniciativa, presentada por mí, llamada «Integración Latinoamericana», intenta visibilizar el racismo institucional en la Constitución de 1980, que negó cualquier posibilidad de pensarnos políticamente en la región.
De ahí la importancia de que en esta nueva carta magna se incluya, como mínimo en su preámbulo, al igual que otros de la región (Colombia, Ecuador y Venezuela), que el Estado de Chile promoverá relaciones de integración de toda índole (política, económica, social, cultural, ambiental) con el resto del mundo, particularmente con América Latina y el Caribe.
Las razones para impulsar una nueva Unión Latinoamericana y del Caribe, sostenida por las constituciones de los diferentes Estados, son muchas (Derechos Humanos y de la Naturaleza, etc.), y se pueden ver en ambas iniciativas. Sin embargo, debemos aprender de los errores de las experiencias pasadas de integración regional, las cuales muchas veces se quedaron en grandes discursos de los gobernantes.
Como ha planteado el economista y ex presidente de la asamblea constituyente de Ecuador, Alberto Acosta, el fracaso de la integración regional no ha sido solamente, como cree aún buena parte de la izquierda latinoamericana, por causa de la OEA y el actuar imperial de Estados Unidos, sino también por la subordinación a modelos insostenibles ambientalmente y depredadores de la Madre Tierra.

Por ello, el problema ha sido que muchas de esas iniciativas regionales, aunque se plantearon como antiimperialistas, siguieron presas de lógicas coloniales, patriarcales y capitalistas, como si el problema fuera solamente el injerencismo de un determinado país. Debe ser visto como parte de un proceso industrial e histórico de producción y de consumo ilimitado, donde el despojo territorial ha sostenido un sistema de muerte que está poniendo en riesgo las condiciones mínimas de reproducción de la vida.    
Muchos de quienes apoyaron en su momento el proceso de integración latinoamericana, impulsado por presidentes como Luis Ignacio Lula da Silva, Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Rafael Correa, pasaron del Consenso de Washington al Consenso de Beijing; o de los Commodities, señalado en su momento por la socióloga argentina Maristella Svampa, como si la presencia de China como nuevo centro del sistema mundo capitalista fuera algo muy positivo para la región. 
Es el caso, por ejemplo, del apoyo de la UNASUR al proyecto IIRSA-COSIPLAN, el cual si bien ha buscado generar una infraestructura regional en transporte, emergencia y telecomunicaciones, ha terminado por ampliar los conflictos socioambientales en los distintos territorios y profundizar así la acumulación por desposesión.
No basta solamente con hablar de integración regional, sino se plantea también una descolonización, despatriarcalización y desmercantilización de América Latina y el Caribe, dentro de este gran territorio de vida del Sur Global, donde los pueblos indígenas, las mujeres y los sectores empobrecidos son quienes más sufren las consecuencias del extractivismo y de la crisis climática actual.
Frente a esto, la demanda de recuperar los bienes comunes se vuelve fundamental, como asegura la antropóloga chilena Francisca Fernández Droguett, trascendiendo así lo humano y superando el relato antropocéntrico del progreso, abriéndonos a la posibilidad de vernos como parte de un entretejido entre distintos seres vivos.
Por ende, se hace cada vez más urgente el comenzar a hablar regionalmente de transiciones postextractivistas, idea del economista uruguayo Eduardo Gudynas. En ese proceso ya no el desarrollo, sino los buenos vivires serían el horizonte por el cual nuestros países puedan aprender y colaborar unos con otros, y dejar de competir por quién vende más materias primas a los mercados globales.
Llevamos más de doscientos años aplicando recetas creadas por y para grandes imperios y potencias. Quizás sea el momento de retomar una integración regional distinta, y darle sentido a la idea zapatista de un mundo en donde quepan muchos mundos.

Leer más »

Microorganismos eficientes mejoran suelos guantanameros

El Máster en Ciencias, Amaury Díaz Rodríguez, investigador durante muchos años del CDM y ahora su actual director, se refirió a la instrucción técnica recibida por el personal de las dos plantas productora de esos microorganismos, en las localidades del Marianal y Costa Rica.Fundada el tres de febrero de 1994, por iniciativa del entonces Segundo Secretario del Comité Central del Partido, General de Ejército Raúl Castro, con el objetivo de Desarrollar Tecnologías Sostenibles para la Montaña, la institución científica ha intervenido exitosamente en decenas de proyectos nacionales, territoriales y ramales.Díaz Rodríguez, preclaro participante en casi todos ellos, aclaró que las biofábricas pertenecen al Consejo Popular de Costa Rica, en el territorio donde nació, tomó fuerza y se desarrolló el II Frente Oriental Frank País, fundado por el entonces Comandante Raúl Castro, a principios de marzo de 1958.Los ME agrupan una gran diversidad microbiana; bacterias ácido-lácticas y fotosintéticas, levaduras, actinomicetos y hongos filamentosos con capacidad fermentativa, y promueven la germinación de semillas y la floración, crecimiento y desarrollo de los frutos.También son capaces de suprimir a varios agentes fitopatógenos causantes de enfermedades en las plantas, por lo cual el Polo Científico Productivo de Guantánamo y la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente los incluyen como aliados en la producción de alimentos y el enfrentamiento al cambio climático.

Los EM y sus similares, poseen un campo de aplicación amplio en la agricultura: regeneran el suelo, restauran su equilibrio microbiológico, nutren a las plantas y ofician como control biológico de plagas.

Otros ejemplos de su utilidad son la fijación de nitrógeno atmosférico, descomposición de desechos orgánicos y residuos, supresión de patógenos en el suelo, reciclaje e incremento de la disponibilidad de nutrientes para los cultivos y producción de moléculas simples para el consumo de estos.

En Baracoa, los productores de coco les agradecen su ayuda en la producción de posturas de la planta cultivable más extendida sobre el planeta, fuente de ingresos de la Primogénita de las Villas y Ciudades, la mayor productora cubana del fruto del cocotero, mundialmente conocido como el Árbol de los 100 Usos.

Leer más »

Familiares de presos políticos se suman a cacerolazo

Decenas de familiares de presos políticos, sobre todo de las protestas del 11 de julio de 2021, han comenzado esta semana cacerolazos en toda Cuba para exigir su liberación, como muestran videos difundidos en redes sociales.Una de las que se unió al cacerolazo es la activista cubana Bárbara Farrat, madre del menor Jonathan Torres Farrat, preso desde agosto pasado sin petición fiscal ni fecha de juicio aun.
“Recibí una amenaza. Quieren quitarme de las redes sociales. Mi hijo no tiene ni petición fiscal siquiera. Mientras más me amenacen con mi hijo, va a ser peor. Hoy comienzo el cacerolazo. Libertad para todos los presos políticos”, expresó Farrat en un video el 19 de enero.
Torres Farrat se encuentra preso desde el 13 de agosto de 2021. Ese día fue detenido por oficiales de la policía con el argumento de que aparecía en un video lanzando una piedra a agentes del orden. 
Jonathan padece de hipertensión arterial por hipertrofia del ventrículo izquierdo y durante su presidio ha sufrido de otitis. Aún sin petición fiscal, le han negado en seis ocasiones un cambio de medida cautelar desde su detención.
Disney Azahares, hermana del prisionero político del 11J, Dixán Gainza Moré en la provincia Camagüey, también agitó cacerolas por su liberación. Al joven le piden diez años de cárcel.
La madre del joven Kevin Damián Frómeta Castro pidió su excarcelación. “Exijo libertad para mi hijo y para todos los presos políticos. ¡Libertad!”.
Fiscalía pide 18 años de prisión para Frómeta Castro por el presunto delito de “sedición”.
Según la organización Cubalex, desde las protestas antigubernamentales de julio han registrado la detención de 1377 personas. De ellas, 727 continúan en centros de reclusión, incluidos 70 mujeres y 15 niños, y al menos 361 han sido juzgadas en procesos sumarios u ordinarios.
Entre las edades de 12 y 20 años han documentado un total de 130 detenidos; 53 permanecen en centros de reclusión y 38 han sido juzgados. Entre 60 y 75 años fueron detenidas 18 personas, nueve permanecen encarceladas y ocho han sido juzgadas.
La ONG denunció las pésimas condiciones de salubridad de los centros de reclusión en Cuba y los malos tratos contra presos.
Al menos diez de los acusados de sedición en Holguín han decidido plantarse en protesta por las altas peticiones fiscales que enfrentan. Hay reportes de que en la prisión de Guanajay, provincia Artemisa, también hay presos plantados incluido el artista Luis Manuel Otero Alcántara. 
“Es imperativo que la prensa extranjera acreditada en Cuba, las organizaciones internacionales defensoras de derechos humanos, así como los cuerpos diplomáticos presentes en Cuba, tengan acceso a los juicios y a las prisiones en función de observadores imparciales”, indica un comunicado de Cubalex.

Leer más »

¿Cuáles son las causas de la escasez de refrescos enlatados?

Los Portales aporta más del 90 % de la producción nacional de refrescos en latas y en pomos de plástico. Foto: Ronald Suárez Rivas/Granma.Al cierre de 2018, los trabajadores de la fábrica de refrescos Los Portales pensaron que el récord de producción que acababan de implantar no duraría mucho tiempo.
Un proyecto para incrementar en más del doble la capacidad de la línea de pets (pomos de plástico) indicaba que pronto las cifras seguirían creciendo, afianzando la posición de la industria pinareña en el mercado nacional.
Sin embargo, 12 meses después las perspectivas habían cambiado. La contingencia energética que enfrentó el país, debido a las brutales presiones ejercidas por el Gobierno estadounidense para tratar de impedir la llegada de combustible a la Isla, hizo que en el último cuatrimestre de 2019 ellos apenas trabajaran.
De 278 millones de unidades producidas en el año anterior, entre latas y botellas de plástico, la producción descendió a 247,9 millones, y la inversión proyectada se pospuso por tiempo indefinido. Pero lo peor todavía estaba por pasar.
Mario Venero Bencomo, director de la planta, perteneciente a la empresa mixta Los Portales s.a., cuenta que, debido al recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de la Casa Blanca, y la crisis económica derivada de la covid-19, el acceso a las materias primas se ha vuelto cada vez más difícil.
Como resultado de ello, los números indican un decrecimiento estrepitoso de la producción y se expresan en una marcada escasez en toda la red comercial de la Mayor de las Antillas, incluyendo las tiendas en moneda libremente convertible (MLC).
En 2020, por ejemplo, solo se lograron 112 millones de unidades, menos de la mitad de lo que se hizo en 2019. En 2021, los resultados fueron más bajos todavía: apenas 86 millones.
“Los sabores de Ciego Montero y de la Corporación CIMEX solo se producen aquí”
El Director de la planta explica que el renglón más golpeado ha sido el refresco en lata, debido a lo costoso que resultan los envases.
El año pasado solo se pudieron entregar 23,5 millones de unidades. “Eso, en nuestra industria, equivale a un mes y medio de trabajo”, precisa Venero Bencomo.
Para que se tenga una idea de lo que Los Portales representa en materia de producción, el directivo señala que de esta moderna industria, ubicada en el municipio pinareño de Guane, sale más del 90 % de los refrescos en lata y en pomos de plástico que se obtienen en nuestro país.
“Todos los sabores de la marca Ciego Montero (Tukola, Tukola dietética, Naranja, Gaseosa, Piña, Mate) y de la corporación Cimex (TropiCola, Cachito, Najita, Ironbeer) se producen exclusivamente acá”.
Una industria con tecnología de punta
Desde finales de la década de 1990, tras una poderosa inversión en asociación con la reconocida firma Nestlé, por la que en su momento se le consideró la mayor planta de agua mineral y refrescos del Caribe, Los Portales había estado actualizándose continuamente.
En 1999, el primer año completo de trabajo tras el cambio total de su tecnología, Venero Bencomo recuerda que se lograron 12 millones de unidades, y a partir de ahí las cifras se multiplicarían.
Una década después, en 2009, se producían 48 millones de pomos en cuatro formatos, y 153 millones de latas de refresco de 12 sabores.
En 2012, el diario Granma anunciaba nuevas inversiones que permitirían un aumento del 50 % de la capacidad en la línea de latas, la introducción de diseños mucho más funcionales en los pomos de plástico, y un mejor aprovechamiento de las materias primas.
El Director de la planta asegura que siempre ha existido una fuerte inyección de equipamiento nuevo. “De lo que se montó en 1998 para la reinauguración de la industria ya no nos queda ningún equipo”, dice.
“Es mejor producir en Cuba”
Fábrica de Refrescos Los Portales, en Pinar del Río. Foto de archivo.
Para la fábrica pinareña, sin embargo, las cosas no siempre han resultado color de rosa, y ni siquiera su condición de empresa mixta la ha librado del acoso que Estados Unidos mantiene sobre la economía cubana.
Su director recuerda que más de una vez les han cerrado contratos o negado las piezas de repuesto, obligando a desactivar máquinas imprescindibles.
Es lo que pasó, por ejemplo, con los codificadores que ponen la fecha de vencimiento de los productos y que, finalmente, tuvieron que cambiar.
“En este momento estamos sin piezas para la tapadora de latas. La empresa que nos proveía de ellas le vendió sus acciones a una firma estadounidense y ahora nos dicen que a Cuba no le pueden vender”.
Pero la caída en picada de la producción de Los Portales en los dos últimos años no ha estado asociada a alguna falla de su tecnología.
El director de la industria explica que buena parte de las materias primas que se emplean son importadas, y la compleja situación económica que atraviesa el país ha limitado su adquisición.
Las mayores dificultades han estado asociadas con la compra de latas y tapas de aluminio. “En ellas es donde más se gasta en esta fábrica, desde el punto de vista de los consumos anuales”, advierte Venero Bencomo.
De modo que, como alternativa, se ha estado potenciando la línea de pomos de plástico, teniendo en cuenta que las proformas, a partir de las que estos se obtienen, son de producción nacional.
Durante 2021 se hicieron 62,6 millones de unidades, una cifra cercana a los 68 millones que pueden lograrse en la industria.
En cambio, la línea de latas, con capacidad para 220 millones de unidades, solo se explotó al 10,6 % de sus posibilidades.
Que la falta de financiamiento limite el desempeño de una industria cubana no es noticia, pero el caso de Los Portales tiene una particularidad. Mientras su producción se ha estado reduciendo, las tiendas en MLC se han estado abasteciendo con refrescos importados.
El Director de Los Portales asegura que la planta no solo es competitiva en materia de calidad, sino en términos económicos.
De hecho, sin haber incrementado sus precios con la Tarea Ordenamiento, ni reducido plantilla, a pesar de estar funcionando a media máquina, el salario de sus trabajadores actualmente supera varias veces el salario medio del país.
“Es mejor producir en Cuba. Se genera empleo y desarrollo, y se evita la dependencia de los proveedores extranjeros –alega Venero Bencomo–.
El Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ha insistido en la necesidad de darle mayor protagonismo a la industria nacional, pero que también esta tenga mayores encadenamientos con los procesos económicos internos.
Hoy la fábrica Los Portales también presenta esa situación porque sus materias primas precisan ser importadas y para mantener esa dinámica no dispone ahora de créditos y de otras cuestiones financieras.
Indicios de recuperación
Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate
En el empeño de salir adelante, Los Portales no se ha quedado cruzada de brazos y ha apostado por las distintas variantes que tienen las empresas para generar divisas, como las tiendas en MLC y las ventas online y al turismo.
“Gracias a ello podemos honrar nuestros pagos y adquirir los insumos”, señala el directivo, y agrega que en la medida en que los ingresos vayan creciendo, darán la posibilidad de acceder a mayores volúmenes de materias primas.
En 2022, por ejemplo, se prevé la elaboración de unos 50 millones de refrescos en lata, algo más del doble de lo que se logró en 2021.
Para Venero Bencomo, este sería un indicio de recuperación en el que la industria continuará insistiendo, a partir de las fórmulas creadas en el país y la autonomía que tienen las empresas para trabajar.
No obstante, las cifras que se manejan para este año siguen estando lejos de lo que la fábrica pinareña es capaz de hacer, y sobre todo de la demanda de un mercado que hoy tiene dos rostros, uno en moneda nacional, muy desabastecido, y otro en MLC, en el que se ha estado supliendo su ausencia con refrescos importados.
(Tomado de Granma)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.