HAVANA CLIMA

Ensancharse con servicios consolidados (+Video)

Holguín.— La reparación de cosechadoras cañeras CCA 5000, de diseño cubano (introducidas en la producción en la zafra 2016-2017), se consolida tras establecerse, el pasado año, como una de las prestaciones con las que ensancha su quehacer la empresa «60 aniversario de la Revolución de Octubre».

Tras intensa explotación en los campos de los centrales, máquinas de ese tipo están ahora en el Taller de Ensamblaje de la entidad, también conocida como Fábrica de Combinadas KTP, pilar industrial del corte mecanizado de caña en Cuba.

Esos equipos de alta complejidad técnica retornarán a la próxima zafra con notables cambios, explicó a Granma Eurbides Aldazabal Romero, jefe técnico-productivo del citado taller, quien puntualizó que la industria no descuida la producción de piezas de repuesto y otros aditamentos solicitados por el Grupo Azcuba.

A algunas les transforman el sistema de corte...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Llegará a Cuba nueva línea británica de cruceros

La nueva línea británica de cruceros Ambassador Cruise Line llegará en 2023 a las costas cubanas con el viaje temático titulado «Cuba y los tesoros del Caribe», que incluye estancias en Santiago de Cuba y La Habana.De acuerdo con Excelencias News Cuba, la línea, destinada a pasajeros mayores de 50 años, saltó al mercado luego que la naviera Cruise & Maritime Voyages (CMV) entrara en un concurso de acreedores el pasado verano como consecuencia de la pandemia mundial de la COVID-19.La naviera tiene su sede en Purfleet, Essex, en el este del Reino Unido, y ya empezó a vender los boletos para su viaje a Cuba, previsto para el 5 de enero de 2023. Terminal de Cruceros de La Habana. Foto: PL.Serán 42 noches en las que los pasajeros disfrutarán, además, de estancias en Oporto, Funchal, Madeira, San Vicente, Bridgetown, St. George, Kingston, Montego Bay, Turks y Caicos y St. John, entre otros destinos, antes de regresar a Londres, su punto de partida.Ambassador Cruise Line operará inicialmente con el buque Ambience, que tiene capacidad para 1 400 pasajeros.Publicidad

Leer más »

Mejor la estrella que ilumina y mata

MIAMI, Estados Unidos. – Hace ya mucho tiempo existe una izquierda democrática en el panorama opositor cubano, pero solo ahora el régimen comienza a necesitar de sus servicios, solo ahora le interesa que esta se muestre al mundo como tal y promueva la narrativa del diálogo, la unidad y el inclusionismo, lo cual jamás podría esperar de un posicionamiento de derecha. Habida cuenta que dentro del propio régimen existe un sector reformista, hoy el verdadero adversario de la dictadura es el que se desmarca de la izquierda. Por eso es conveniente aclarar desde un principio que estoy contra el socialismo así sea anticastrista. 
Los cubanos no aprendemos la lección. Si el régimen ha logrado mantenerse todos estos años es porque ha estado un paso adelante respecto de sus enemigos. Lo que sucedió el 11 de julio viene determinando hoy los movimientos tácticos y estratégicos de la dictadura. Nosotros no tenemos ni idea de cuán definitoria fue aquella explosión social. Todo lo sucedido posteriormente ha sido fríamente calculado por los órganos de la Seguridad del Estado con el propósito de apagar esa llama y liberar la tensión. Y cuando digo “todo”, es todo. Tal parece que ya hemos olvidado lo que fuimos y somos capaces de hacer. El fracaso cantado de la marcha infecunda del grupo Archipiélago, la deportación de activistas, el sospechoso reverdecimiento de la narrativa del diálogo y la proliferación descontrolada de la retórica inclusionista han venido a ocupar la vacante dejada por aquel levantamiento popular. 
Atienda bien, cubano que me lee: la dictadura se ha apropiado del diálogo y de la inclusión y está poniendo todos sus recursos en función de diseminar esa estrategia. Te están lavando el cerebro usando para ello a intelectuales, artistas, activistas y opositores izquierdosos. Y esto, porque los anteriormente mencionados han picado el anzuelo primero que tú y ahora son los embajadores de buena voluntad. Esos mismos que te inocularán un pensamiento que antes del 11 de julio fue sensato y positivo, pero que a partir de esa fecha se convirtió en un bumerán. La dictadura pende de un hilo, y ese hilo puede ser roto solo por una protesta real, masiva y excluyente. Es la dictadura la que hoy necesita del diálogo y de la narrativa inclusionista para apaciguar al gigante que ya no está dormido. Y en una situación inédita como esa acude entonces la izquierda opositora a oxigenar al régimen. El diálogo y el inclusionismo son hoy herramientas de continuidad y enemigos de la libertad en Cuba. El régimen ha movido ficha, le ha dado la vuelta a la tortilla y solo la izquierda anticastrista ―la oposición leal― parece no saber que la única solución del tema cubano es un levantamiento popular, pacífico o no. El régimen, en cambio, sí tiene bien claro que una salida a la calle como la del 11 de julio pudiera ser la última, lo que es decir definitiva y definitoria.
Así es que ni me subo al carro del diálogo nacional ni me mudo a la Cuba del “con todos y para el bien de todos”, porque tampoco Martí pensó que el socialismo era un bien, sino todo lo contrario. Esa Cuba martiana excluye a marxistas y socialistas. Y es esa, justamente, la que yo quiero y defiendo. Ya había explicado este punto en un artículo anterior. Si la democracia no se muestra tolerante ni inclusiva con el fascismo y el nazismo entonces hay que aplicarle la misma regla al comunismo, puesto que junto a los otros dos es uno de esos modelos prototípicos de socialismo de Estado que conoce la historia. Ahora solo tienen que cerrar el silogismo: el socialismo real es incompatible con la democracia. 
Obviamente, tras el fracaso del nazismo y del fascismo en la Segunda Guerra Mundial, el socialismo, reducido al comunismo (su versión estalinista), se vio obligado a reinventarse. La interpretación estalinista del marxismo parecía demasiado dogmática a ciertos sectores de la izquierda. En ese contexto surgió el llamado marxismo occidental de la Escuela de Frankfurt, más conocido hoy en su versión enriquecida también llamada marxismo cultural. Esta es la fuente de la que bebe toda la izquierda democrática, esa que se desmarcó del fascismo y del nazismo ―atribuyéndoselo descaradamente a la derecha― pero no del socialismo marxista. Marx está en la raíz del feminismo, de la ideología de género, del relativismo posmoderno, de los estudios culturales, del post estructuralismo, de la teoría crítica de la raza, de Black Lives Matter, de la cancel culture, del progresismo, el globalismo, etc. 
Hoy ha salido de Cuba y en boca de Yunior García Aguilera, el fundador del grupo Archipiélago, una tesis que no por vieja e insostenible deja de ser altamente venenosa. Me refiero a la invención leninista del capitalismo monopolista de Estado. Aun aceptando este sinsentido, cabe decir que para que sea posible se necesita al menos ―y de acuerdo a Lenin― un sector privado vigoroso (en Cuba ni siquiera existe), la nacionalización de las industrias (hace medio siglo no queda nada por nacionalizar en Cuba como resultado de una revolución socialista) y otras tantas cosas que en la Revolución no tienen posibilidad de existencia. Pero, amén de la interpretación de Lenin y de su discípulo Yunior García Aguilera, lo importante es que para que haya capitalismo monopolista de Estado tiene que haber primero capitalismo. Y capitalismo significa propiedad privada, libre mercado, derechos y democracia, entre otras tantas cosas. ¿Acaso Yunior ve algo de eso bajo el socialismo de Estado (ese es su verdadero nombre) tropical de los líderes revolucionarios? El veneno que Yunior anda esparciendo por el mundo radica en que se trata de sembrar la idea que en Cuba no hay socialismo para poderlo restaurar tras los apetecidos diálogos y el imperativo de la inclusividad. El problema real que afecta al cubano es el socialismo, del cual el castrismo, ya he dicho, es solo su modelo de Estado tercermundista y tropical. 
Por otra parte, hay que dejar atrás la narrativa de la unidad, tendiente a disolver el potencial subversivo y liberador del anticastrismo en una falsa unión de base socialdemócrata. Devolvámosle a Yunior su propia receta, habida cuenta de que en la realidad política ―si bien no en la dramaturgia de su cabeza― sí existen la derecha y la izquierda: si Yunior quiere ser realmente anticastrista, pues que lo haga desde la derecha; si Yunior quiere unir a la oposición que lo haga renunciando al socialismo. 
El suelo se ha movido tras el 11 de julio, el panorama opositor ha cambiado. Hay que estar atentos cuando el régimen mueva fichas. Y, obviamente, su manera de sobrevivir será utilizando a la izquierda cubana que oficialmente acaba de nacer tras las secuelas de la reciente sublevación popular. En suma, el apostar por el diálogo, el ser inclusivo, es algo que ha perdido el sentido opositor en la dinámica actual de la lucha anticastrista, particularmente después del 11 de julio. Y aunque estas apelaciones de tonos democráticos suenan agradables al oído, hay que hacer con esa cálida triada de “diálogo-inclusión-debate-” lo mismo que Martí hizo con el yugo: 
Dame el yugo, oh mi madre, de manera
Que puesto en él de pie luzca en mi frente
Mejor la estrella que ilumina y mata.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Yanira Marimón: “Mi padre fue un poeta maldito, y también un suicida”

Luis Marimón (La Habana, 1952-Las Vegas, 1995) es una asignatura pendiente para los lectores y los estudiosos de la poesía cubana. Fue un hombre contradictorio, generoso y díscolo, fraternal e intratable, pero, sobre todo, fue un poeta luminoso: uno de esos seres extraños que pueden hallar destellos de belleza hasta en la más sórdida cotidianidad. En su más sórdida cotidianidad. Un alucinado que, no obstante, despedía luz. Luis Marimón. Circa de 1969. Foto: cortesía de Yanira Marimón.No solamente dejó versos memorables, sino una estela de misterio que irá creciendo con el tiempo: manuscritos perdidos, las circunstancias mismas de su muerte… En su caso, vida y escritura son un todo; quizás a él, como a muy pocos, le vayan justas los versos de Walt Whitman en Leaves of grass: “Camarada, esto no es un libro/ Quien lo toca/ toca a un hombre.” Lilian Tápanes Vento gestando a Luis Marimón. La Habana, primeros mesesde 1951.La decisión de Ulises (1988) y El bibliotecario del infierno (1992) son los poemarios que alcanzó a publicar. En el 2007 la editorial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) lanzó la antología Cronología del vértigo y el naufragio, y más recientemente, en 2021, su hija, Yanira Marimón, preparó una amplia selección de su poesía para la editorial estadounidense La Pereza.Yanira (Matanzas, 1971), quien tiene a su cargo el legado de Luis Marimón, integrado, además, por varios poemarios inéditos, es también una notable poeta, narradora y editora. A ella dedicaremos esta columna en un futuro próximo, pero ahora nos interesa obtener un testimonio de primera mano sobre la vida y obra de su padre, como una modesta contribución a su inaplazable y merecida difusión internacional.    Yanira Marimón. Foto: Camila Alejandra Ortiz Marimón.¿Cuál es el primer recuerdo que tienes de él?Los laberintos de la memoria son extremadamente complejos y guardan estrecha relación con los afectos, con aquellos hechos que nos han marcado de una manera particular. La memoria es por naturaleza selectiva porque, ¿qué sería de nosotros, pobres mortales, si acumulásemos todos y cada uno de los recuerdos de las experiencias vividas? La primera imagen que guardo de él es la de una noche en que bajábamos por la calle donde vivíamos, Santa Teresa, al costado de la Biblioteca Gener y Del Monte, desde el Parque de la Libertad, para regresar a nuestra casa. Casi todas las tardes nuestros padres nos llevaban a jugar a ese parque a mi hermano Jeovany y a mí. Tendría yo como cinco años, o tal vez seis. Lo cierto es que estaba cansada, tenía sueño y le pedí a mi papá que me cargara. Él lo hizo; entonces recosté mi cabeza sobre su hombro y me sentí la niña más amada del mundo. No quería llegar a casa, solo quedarme así eternamente, protegida por mi padre. Esa sensación es lo que más recuerdo, mucho más que el acto en sí mismo. Para ese entonces él había regresado a casa después de una ausencia de uno o dos años, y seguramente yo sentía un miedo inmenso a que volviera a irse.¿Cuál es el último?PublicidadNo hay un último recuerdo que guarde de él. Tal vez porque lo que prevalece en mi mente es la memoria global de todo un proceso tristísimo, que tuvo lugar en el verano de 1994 en Cuba, con la crisis de los balseros, y que yo viví muy de cerca. Todo se confunde en mi memoria; hay un lapso, un hueco donde no logro precisar con exactitud lo ocurrido en ese extraño agosto.Como casi todo lo que recuerdo tiene que ver con las sensaciones más que con los hechos en sí mismos, creo recordar que durante ese tiempo me iba a diario al malecón del río San Juan o del Yumurí, para ver partir a los hombres frenéticos en barcazas, botes, yates. Yo buscaba desesperadamente a mi papá entre ellos. Ya sabía que él estaba intentando irse con mi hermano y un grupo de amigos, y sabía que su partida era una posibilidad, que ocurriría en cualquier momento.Prepararon el viaje por muchos días, fabricaron una balsa rústica con cámaras de camión y maderos viejos en el patio de nuestra casa, recopilaron sogas, agua, alimentos enlatados, una brújula; sé que todo eso lo hicieron, pero no logro recordar específicamente la cara ni la figura de mi padre en esos escenarios aunque, por supuesto, tengo la certeza de que él estaba allí, liderando todo. Tal vez borré esos detalles de mis recuerdos intencionalmente. Muchas veces habían intentado trasladar la balsa hasta un río o la orilla de alguna playa, pero siempre fallaba el transporte por alguna u otra razón, o faltaba algo. Llegué a pensar que ya no se irían, pues las regulaciones del gobierno de EEUU con respecto a los balseros se habían recrudecido y ya ninguno de los interceptados en el mar iría directamente a ese país, sino que serían llevados a bases militares.Pero ellos no desistieron. Al fin llegó el día. Ese 30 de agosto yo no estaba en mi casa y mi madre me contó después que había llegado un camión a la puerta a recoger al grupo, compuesto aproximadamente por siete u ocho hombres, en su mayoría jóvenes y fuertes. Así que no tuve la oportunidad de despedirme de mi padre. Puedo imaginar la euforia de todos ellos porque al fin iban a cumplir sus propósitos, y puedo imaginar el dolor de mi madre al despedirse de su hijo y esposo amados. Dice uno de los testimoniantes, un muchacho que iba en el grupo y al que luego deportaron para Cuba, que mi padre era el que llevaba la brújula, que no remaba nada. Así lo pienso a veces, con la brújula en mano, altivo, lleno de esperanzas en medio de un mar embravecido.Entre mi padre y yo no hubo despedidas, y eso está bien. No tengo de él un último recuerdo. Prefiero quedarme con el primero, donde abraza mi cuerpecito frágil y donde yo apoyo la cabeza sobre su hombro fuerte.¿Hasta qué edad viviste con él? ¿Cómo eran sus relaciones hasta que se marcha de Cuba? ¿Seguiste en contacto con LM después de su partida? ¿Cómo? ¿Guardas correspondencia con él, e-mail, cartas, mensajes de cualquier tipo? Si la respuesta es afirmativa, ¿puedes compartir con nosotros algo de eso?Viví veintitrés años junto a él, con periodos más o menos cortos de ausencias, tanto de su parte como de la mía. Amé y amo profundamente a mi padre. Es mi referente en muchas cosas y sé que tengo muchísimos rasgos de su carácter y su fisonomía, y eso me encanta. Él me llamaba “Yanirita” o “mi primogénita”, y elogiaba mis ojos saltones, tanto como los suyos. Era quien me llevaba al médico siempre que me sentía mal y fue quien puso en mis manos toda esa enorme cantidad de libros que tuve desde mi infancia. Mi padre era un hombre bueno, extremadamente complejo, pero de alma noble y generosa, y sé que me amó tanto como yo a él. Yanira y Luis Marimón. Patio de la casa familiar en La Marina, 1988. Foto:Luis Espino.Pudiera ser algo obvio decir que un padre y un hijo se aman, pero créeme que no lo es. Hasta que tuve diez años mi papá era casi como cualquier papá, aunque para mí era el más genial, inteligente y hermoso de todos los padres. La cárcel a la que lo sometieron injustamente durante nueve meses (que a mí me parecieron años), me devolvió a un papá distinto, ajeno, a un padre que ya jamás dejó de beber desaforadamente, que lo hizo desgastarse tanto que solo sobrevivió 13 años después de ese aciago 1981. A orillas del río Yumurí. Al fondo, el Puente de la Concordia. Sobre la imagen, de su puño y letra, algo ininteligible. Década de los 80. Foto: cortesía de Yanira Marimón.¿Cuál fue el motivo por el que lo condenaron?Tengo entendido que lo encauzaron por la venta de unos relojes que amigos extranjeros le habían regalado y por tenencia ilegal de dólares estadounidenses; seguramente cinco o diez dólares, no más.Yo fui la adolescente más triste del mundo. Me convertí poco a poco en la madre de mi padre, siempre atenta a su salud, bastante débil, a sus constantes recaídas. Mi casa se convirtió en un infierno, casi literalmente, y el dolor y la incertidumbre pasaron a ser nuestro pan diario. Durante estos años, paradójicamente, mi padre concibió la mayor y más importante parte de su obra. Los sedimentos en su alma de todo el dolor y el horror vividos fueron la sustancia de la que se nutrió para escribir algunos de los poemas más hondos, intensos, auténticos y desgarradores de la poesía cubana de finales del siglo XX cubano.Después del 30 de agosto, durante tres meses, no supimos nada de mi padre y hermano. En ese tiempo sucedió un hecho tristísimo y que logramos ocultarle a mi papá durante un año: su mamá, mi abuela Lilian, murió en octubre, apenas un mes y medio después de él haberse ido. Murió sin saber el paradero de su hijo. Yo creo que murió de tristeza. Ninguna madre debería sufrir así. Es injusto y macabro morirse sin saber si tu hijo está vivo o muerto. Esos meses finales de 1994 fueron para mí un período terrible en el que me recuerdo lánguida y sin fuerzas, con el alma muy extenuada y vieja, vencida por todo, y en el que me veo recurrentemente amortajando a mi abuela o visitando iglesias en busca del nombre de mi papá en las listas de balseros que habían llegado a salvo, u oyendo a todas horas emisoras radiales extranjeras que proporcionaban datos acerca de los miles de hombres que habían sobrevivido y estaban ubicados en las bases navales de Guantánamo y Panamá.¿Cómo supiste que vivía?Una mañana de noviembre llegó una rara carta a nuestra casa. Estaba dirigida a mí y, aunque no tenía el nombre de mi padre en el remitente, reconocí su letra. Entones y solo entonces tuve la certeza de que estaba vivo y pude respirar y tener algo de paz. De los siete meses que siguieron, y durante los cuales mi padre estuvo en las bases navales de Guantánamo, Panamá y luego Guantánamo nuevamente, guardo una docena de cartas escritas a mi madre, a su madre (le escribía cartas sin saber que había muerto) y a mí. Son cartas desgarradoras, pero llenas de luminosidad y fe, cartas que leí en aquel momento y que no volví a abrir hasta 20 años después, porque no tenía valor para hacerlo. Es demasiado doloroso leer esas esquelas donde aún se asomaban ciertos atisbos de esperanza en un futuro mejor, en el rencuentro. Más que el sufrimiento y la soledad que padeció y que reflejó en esos manuscritos, es su ingenua esperanza lo que me duele, la convicción que tenía de que volveríamos a encontrarnos, saber que estaba escribiendo nuevos poemarios y una novela que se perdieron en la vorágine de la existencia, y que no podré recuperar.  Estuvo siete meses en las bases navales y solo cinco en territorio estadounidense.Traza una semblanza de LM. Intenta apresar su compleja personalidad en unos párrafos. Demian García lo caracteriza como “melancólico y abrasador”, ¿estás de acuerdo?Luis Marimón era uno de los seres más enigmáticos, complejos y controversiales que puedas imaginarte. Es indefinible. Yo solo puedo hacer un intento por descifrarlo, pero ya sabes que lo haré desde el amor y eso no es muy fiable. No obstante, hay cualidades de su persona que nadie se atrevería a poner en dudas y una de ellas es su autenticidad como poeta y ser humano. No he conocido a nadie más auténtico que mi papá; decía lo que sentía, sin miedo, y eso le trajo un sinnúmero de dificultades y de enemigos. Era melancólico pero, al mismo tiempo, extrovertido, carismático; profesaba un amor inmenso por la vida y la alegría, una especie de contrapeso que le permitió sobrevivir aún en los momentos más difíciles de su corta existencia. Su sentido del humor era extraordinario. Era luminoso y, a ratos, oscuro, abrasador, muy intenso siempre en sus sentires, amado por muchas mujeres, atractivo de una manera particular, pues su belleza no era de esas bellezas típicas, sino que esta emanaba de su alma profunda y su manera de hablar y traducir la vida, de su inteligencia mezclada con delicadeza y, en ocasiones, con algo de rudeza que no lograba aflorar del todo. Era sumamente generoso. Las cosas materiales poco le importaban y los libros y la escritura eran su mundo, su remanso.  Enemigo de los centros de poder, anárquico, vulnerable, irreverente, seductor, huérfano de padre y de tantas cosas, con una inteligencia fuera de serie, pero con un pasado de tristeza e incertidumbres que no lo dejó centrarse, que pesaba demasiado sobre sus hombros. Un ser de muchas vidas, de vidas antiguas y poderosas coexistiendo dentro de su alma. Un poeta. Un hombre fiel a sí mismo y a la Poesía. Un elegido. Frente a la Terminal interprovincial de ómnibus de Matanzas, finales de los 80. De su puño y letra, se puede leer sobre la imagen: “Ya yo tengo en mi boca el gusto de tu sangre”.Se ha señalado a tu padre como un “poeta maldito”, término que acuñó Verlaine para calificar a Mallarmé, Rimbaud y a sí mismo. Es un adjetivo que intenta juntar lo específico de sus obras con lo azaroso de sus existencias. ¿Te molesta que digan que Luis Marimón fue un poeta maldito? Si aceptas que el apelativo le encaja, explícanos en que consistió su “malditismo”. ¿Reconoces otros poetas malditos en el corpus de la literatura cubana?Mi padre fue un poeta maldito, y también un suicida. Cuando él decidió salir de Cuba, estaba acelerando el fin, su auto aniquilamiento. Y de alguna manera sé que él era consciente de ello. Su vida y su poesía estuvieron impregnadas de esa belleza siniestra, enigmática, a ratos oscura, pero también a ratos luminosa. Él sabía que iba a morir joven y lo dejó escrito en algunos de sus versos. Se sabía un condenado, un paria dentro del mundo, un vencido, pero también un elegido y tenía plena conciencia de ello, que esa condición lo llevaba inexorablemente a la destrucción, y no solo lo expresó a través de sus poemas, sino que lo hizo a través de su propia azarosa y extraordinaria existencia. La tragicidad, el desasosiego, estuvieron presentes desde la infancia, fueron su sino. Este puede ser, y de hecho es, el sino de muchos hombres, pero cuando estas circunstancias rodean a un creador de belleza, a un poeta, entonces la lectura que se hace de su vida alcanza otras dimensiones. Como resultado pueden surgir los más exquisitos artistas, los más increíbles seres. La bohemia, la noche, el alcohol, vivir la intensidad del instante como si el mañana no existiese, tener esa absoluta convicción de que la vida es solo lo que transcurre en el momento, hacer del dolor la sustancia de su poesía, compartir con los seres más vulnerables, hermanarse con ellos, mezclarse y formar parte de estos submundos, fueron constantes en su vida. Caracterizado para una obra. Teatro Sauto, década de los setenta. Foto: cortesía de Yanira Marimón.Vivimos en un barrio marginal. Nos mudamos a La Marina en 1981, el mismo año en que mi padre salió de la cárcel. Estos dos sucesos terminaron de cerrar un ciclo en su vida y en la de todos nosotros para abrir otro ciclo. Mi padre, hombre de alma finísima, comenzó a interactuar con la gente del barrio, con los marginales, alcohólicos y vencidos. Se sentía más a gusto con esas personas sencillas, simples, desposeídas, que con los poderosos o con las “personas normales”. Descubrió la sabiduría inmensa de estos seres, los escuchó, escudriñó esos mundos, esos ambientes, para después traducir en sus versos esas vidas, esos estados de ánimo, ese tipo de existencia que llegó a conocer muy bien. Quería darles voz a los vencidos, a los que no temen perder porque sencillamente nada tienen que perder. Y para ello se convirtió en un vencido más. Esta es una cualidad asombrosa. Lo que mi padre vivió en esos ambientes marginales fue algo muy intenso. Hay que tener mucho valor para eso, créeme. Finales de los ochenta. Sobre la imagen, una dedicatoria manuscrita a RaydelHernández, esposo de Carilda Oliver por aquel tiempo: “Hijo, que por tusvenas pase la misma sangre que la mía.” Foto: cortesía de Yanira Marimón.Sus poemas son sentenciosos, están poblados de metáforas, de paralelismos, de simbologías; las atmósferas que se recrean en sus poemarios (en su mayoría muy orgánicos), no son sino parodias de las atmósferas que lo rodearon, testimonios fieles de su propia vida.Hay, sin dudas, algunos poetas malditos dentro de la literatura cubana, pero cuando se alude a este término siempre pienso en Reinaldo Arenas, en la forma en que vivió, en su infancia fragmentada, la incomprensión y el aura trágica que rodearon su vida, su exilio, la manera en que murió. Entre Reinaldo y mi padre hay muchas similitudes en cuanto a lo desahuciados que estuvieron, a la intensidad con que vivieron, lo incomprendidos que fueron, sus muertes a destiempo. Y también en cuanto a su genialidad como escritores, su rebeldía. Ojalá se hubiesen conocido. Estoy segura de que hubiesen sido buenos amigos. Portada de libro.Cuándo piensas en él, ¿te viene alguna imagen recurrente? ¿LM suele aparecer en tus sueños? ¿Son sueños plácidos? ¿Son sueños que puedes recordar? Si es así, cuéntanos alguno que creas relevante.Casi nunca sueño con mi papá. Y me alegro, porque las veces en que esto sucede despierto con una sensación dolorosísima. Pienso que fue muy poco el tiempo que estuve junto a él. Siento que la vida y la muerte nos jugaron una mala pasada, que nos deben una, y quiero creer que habrá otras vidas, otras oportunidades de cercanía. Me siento muy huérfana, demasiado, muy a destiempo, y a la vez soy consciente de que las cosas no podían ser de otra manera. Que todos tenemos un sino, un destino inevitable, y no había forma de que mi padre, ni nadie, pudiese cargar con esa enorme, hondísima tristeza que él llevaba a rastros, como una piedra enorme, pesadísima, como una montaña. Su tristeza venía de muy lejos, de otras existencias tal vez, de una niñez rota, de un padre alcohólico y amado, muerto joven y enterrado en algún sitio que mi padre jamás llegó a descubrir, aunque lo buscó desesperadamente. De una madre frágil y enferma, de una adolescencia rebelde y llena de carencias afectivas y materiales, de una inteligencia extremadamente aguzada, de una percepción de la belleza y una sensibilidad exorbitantes, cualidades difíciles de conciliar con la “normalidad”, con el equilibrio o la alegría. Luis Marimón día de su quinto cumpleaños. Matanzas, 16 de mayo de 1956. Foto: cortesía de Yanira Marimón.Pienso en mi padre a menudo, a diario. La imágenes que guardo de él son muy disímiles, pero en casi ninguna estamos riendo o felices. Y sé que a ratos fuimos felices; pero esta sed de melancolía que tenemos los poetas siempre termina adueñándose de todo, y créeme que me gustaría que fuese distinto.Lo recuerdo llorando en el hospital cuando a los nueve años estuve a punto de morir, durante la funesta epidemia del dengue. Lo recuerdo llevándome al hospital otra noche en que tuve un dolor muy fuerte en el pecho. Lo recuerdo en un recital de poesía con Carilda Oliver. Lo recuerdo caminando rumbo a La Marina, con ese andar tan peculiar (que tanto tiene que ver con la manera en que camino), en compañía de Napoleón, nuestro perro blanco y enorme, su más fiel compañero. Lo recuerdo grave, silencioso, con la mirada ausente, cuando íbamos a visitarlo a la prisión, mientras esbozaba una mueca por sonrisa. Lo recuerdo esa tarde en que yo cumplía diecisiete años y un amigo nos hizo esa foto linda en el muro del manantial de nuestro patio. Y lo recuerdo leyendo mucho y siempre, o riendo a carcajadas con El maestro y margarita, uno de sus libros preferidos, o consolándome cuando me veía desanimada, diciéndome que no tuviera miedo jamás, que yo tenía los ojos más bellos del mundo, que todo es cuestión de perspectiva porque “nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”, citando a Campoamor. Pequeñas y enormes lecciones de vida, verdades que me sostienen aún en los momentos más duros, cuando pienso que todo está perdido, que el camino se cierra. Entonces ahí aparece mi padre, en esas visiones hermosas y terribles, recordándome que tengo que vivir muchos años porque aún hay mucho que hacer, que sentir, que amar. Que soy su hija, que soy una Marimón, una sobreviviente. Junto a su abuela, la destacada poetisa matancera Amelia Vento Pichardo.Matanzas, finales de los 50. Foto: cortesía de Yanira Marimón.¿Cuál es tu poema preferido de LM? ¿Hay algún verso suyo que te sirva de mantra?Me fascina toda la poesía de mi padre. Los poemas de ese último libro que escribió en Cuba: Shalom Shabat, me resultan particularmente entrañables, porque al leerlos puedo volver a esos últimos años en que vivió en nuestra casa, en nuestra Matanzas. Son como la constancia de que todo existió y de la dureza de esos tiempos que no estoy dispuesta a olvidar. No quiero olvidar nada de lo que hizo que mi padre marchara al exilio. No quiero olvidar sus razones, ni sus miedos, ni sus pocas certezas, ni su enorme incertidumbre, ni su tristeza, ni su esperanza, y esos poemas me devuelven un poco a ese tiempo, rescatan mi memoria del olvido. Sus poemarios publicados en vida son inmensos: La decisión de Ulises y El bibliotecario del infierno. Hay un verso del poema “Animales pudriéndose a orillas del Yumurí” que me sirve de mantra; el verso en cuestión dice: “De toda esa podredumbre renacerá la vida”. Qué bella y luminosa profecía, ¿no? A ella me aferro. Algo hermoso tiene que nacer después de tanta hecatombe.¿Crees que el influjo de tu padre decidió tu vocación poética? ¿De qué forma?Definitivamente sí. Algo de genética hay detrás de todo eso, pero aprehendí de él, hice mías su especial visión de la poesía, su forma peculiar de traducir el mundo y las relaciones humanas a través del poema. Lo escuché decir versos desde siempre, lo vi sentir, sufrir, vivir, agradecer, interactuar con el resto de las personas, siendo cercano, hermanándose con el dolor de los otros, y todo eso me pareció hermoso, imitable. Para la niña que fui, y para la mujer que soy, las gotas de lluvia cayendo del tejado, las nubes formando figuras extrañas, una puesta de sol, la muerte, los desencuentros, son eventos extraordinarios; sentí desde muy pequeña la necesidad de expresar todo eso de una manera particular, a través de la escritura. Esa sensibilidad la despertó en mí el accionar con mi padre, el propio dolor, escucharlo hablar con sus amigos, seres peculiares, extravagantes, como salidos de otros mundos, porque yo era muy curiosa y me encantaba oír hablar a las personas mayores, colarme dentro de sus universos. Pero sobre todo mi padre me guio por el camino de la lectura, que fomentó en mí otras sensibilidades, otra manera de percibir lo bello y lo terrible. Nuestra casa, nuestro mundo, estaba lleno de contrastes: éramos muy humildes, pero a la vez mi padre coleccionaba objetos antiguos, algunos de un valor incalculable. Había lámparas antiquísimas, una cama enorme de bronce, que casi llegaba al techo, al estilo de las camas de los nobles, toda labrada de ángeles; dibujos originales de Fidelio Ponce, esculturas africanas antiguas, objetos de oro macizo, libros incunables por los que hoy se pagaría una fortuna, la silla de un virrey… Era un mundo exótico, extraordinario para una niña que estaba recién despertando a la vida. ¿Te imaginas en una casa pequeña y pobre todos estos objetos que estaban de paso y que mi padre restauraba en ocasiones y luego vendía a precios de feria? ¿Te imaginas una casa pequeña llena de libros por todas partes? Mi infancia fue extraordinaria, creo que fui una niña bastante feliz hasta que el horror de la cárcel y el alcohol tocaron nuestra puerta y ya nada volvió a ser como antes.¿Hay huellas de su obra en la tuya?Te diría que las huellas de la tristeza, de la melancolía limpia y luminosa de un destino que durante 23 años fue un destino común; la nostalgia por lo que no pudo ser o por lo que pudo haber sido distinto. Mi padre era un genio. He leído poca poesía con esa intensidad, y puedo preciarme de haber leído muchísima poesía. Mis versos están muy ligados a mis raíces, a mi infancia, en la que mi papá jugó un rol central. A mi adolescencia solitaria donde los roles empezaron a cambiar y donde no logré entender muy bien de qué iba mi vida, ni el por qué mi papá no lograba vencer el alcoholismo que lo iba desgastando y matando de a poco. Fue un proceso doloroso, de aceptación, de perdón. Fue terrible verlo internado en hospitales psiquiátricos (me consta que él intentó luchar contra su enfermedad), donde le daban electroshocks y de donde salía aún más triste. La única salida a toda esa amalgama de sentimientos y de circunstancias, para mí, fue la poesía, esa que siempre estuvo dentro de mí y que no mostré al mundo sino algunos años después de la muerte de mi padre. En mi caso, ser poeta es, además de mi necesidad, también mi pretexto para intentar, desde una posición más cómoda, promover, publicar, dar a conocer al mundo la poesía extraordinaria de Luis Marimón. Siento que es mi deber inmenso hacer todo lo que esté en mis manos por lograr ese empeño. Por eso agradezco a todos los buenos amigos que me han ayudado, desde aquellos que han tecleado sus manuscritos como a aquellos que han propiciado sus publicaciones o han escrito sobre su obra, tanto en Cuba como en el extranjero. Portada de libro.Seguramente eres la persona que más conoce su poesía. ¿Cómo lo sitúas dentro de su generación? ¿Es tu empeño por divulgar su obra una deuda de cariño o un acto de justicia crítica?Ambas cosas. Soy la guardiana de toda su obra, lo cual me llena de orgullo y también de una enorme responsabilidad. Es arduo ser la hija de un poeta inmenso muerto a destiempo, un poeta que tanto dijo y al que tanto le quedaba por decir. El pequeño estante donde guardo todos sus manuscritos es para mí como un altar. Ahora mismo estoy lejos de sus libros, y no puedo releerlos, que es lo que siempre he hecho durante todos estos años, volver a sus originales, a sus apuntes, a su caligrafía temblorosa, a los dibujos que hacía en los bordes de las hojas, sonreír viendo los pedazos de papel cebolla que faltan de sus libros y que fue arrancando para liar cigarrillos, sabrá dios de qué hierbas o picaduras, en tiempos de escasez. Es un acto entrañable releer la poesía de mi papá. Allí en Matanzas está mi alma, y también su alma revoloteando sobre nuestros árboles y sobre nuestro manantial de aguas cristalinas. Releerlo es volver  a vivir esa infancia linda y misteriosa que mi padre me regaló; es curioso, pero hurgar entre sus cosas me devuelve a la infancia y no a  la adolescencia, y eso me encanta.La actividad literaria de mi padre se desarrolló desde la década del 70 hasta mediados de los 90, cuando fallece. Encuentro cierta cercanía entre la poética de mi padre y las de Raúl Hernández Novás y Ángel Escobar. Las tres tienen puntos en común, especialmente por la intensidad, la pulsión por lo trágico, lo terrible, la autenticidad y la tentativa por desentrañar el horror, el delirio, y vincularlos con la belleza, que en sus poemas alcanzan dimensiones extraordinarias. Tal vez alguien pueda dedicarse algún día a estudiar los paralelismos entre sus poéticas.¿Has podido reconstruir los últimos días de su vida, la circunstancia de su muerte?No. Murió en Las Vegas, a finales de septiembre de 1995, a un año de haber salido de Cuba. Todo lo referente a su muerte es un misterio y, de cierta forma, prefiero que sea así. Dicen que falleció por una sobredosis de alcohol, que tuvo un infarto en la barra de un hotel mientras bebía tequila, pero no estoy segura de nada de eso. También dijeron que había sido incinerado por sanitarios públicos y resulta que no fue así. Durante años no creí que mi padre hubiese muerto. Pensé que era todo una broma de mal gusto o un malentendido. Creí que solo había querido desaparecer, esconderse por algún tiempo. Puede parecerte extraño, medio loco, pero eso es lo que sentí y estaba casi segura de que era así y que algún día tocaría a la puerta de nuestra casa como si nada. Su prima hermana, la doctora Virginia Tápanes, que vive en Los Ángeles, EEUU, a petición mía se trasladó hasta Las Vegas junto a su esposo Paul, e hicieron una investigación exhaustiva durante quince días para saber qué había pasado con mi papá después de su muerte. Hace solo tres años (gracias a ellos) tuve la certeza de que está enterrado en un cementerio de Las Vegas, en un jardín precioso, pero que aún no tiene una lápida o algún señalamiento de que sus restos descansan allí. Espero poder ocuparme algún día de esto. Quiero ir a llevarle flores, colocar una modesta lápida con alguno de sus versos y estar varias horas en soledad, hablándole, dándole las gracias y pidiéndole perdón. Decirle que he tratado de actuar lo mejor posible, que he intentado ser fuerte, y que lo he sido, incluso más de lo que yo misma esperé ser. Que puede estar tranquilo porque he resguardado bien sus libros, a mi madre, que he honrado su memoria y que espero verlo en algún sitio de la eternidad.Tres poemas de Luis Marimón:MiriamEn los páramos donde alguna vez florecieron Babilonia,Nínive y Nipur,los arqueólogos han desenterrado tablillas de barrococidas por el sol de aquel tiempo,inscripciones que los eruditos han traducidoresultando en muchos casos ser juramentosy cartas de amor…Yo quería decirte, Miriam, que el nombre de esta ciudad es sangriento,que ninguna ha tenido un nombre más perverso.Es posible, cuando hayan pasado cieno hasta un número incontable de años,de esto que hoy vesno quede otra cosa que algunas estatuas,escombros,ratas que se adaptarán a la destruccióny comerán arena.Pero esta noche es bella y pasan muchas gentes.Déjalas continuar su camino.Esos rostros nunca se volverána este animal extraño que correy llama por sus nombres a los desconocidos.Tú también partirásy no veré ya más tus ojos de asustada bestezuela.Quien piensa que el futurono está muerto.Cuando hayan transcurrido mil o un millón de añoses posible que vuelvasy es posible tambiénsolo encuentres esa niebla misteriosa y azulque sube todas las madrugadas desde el mary cubre las casas y los toros.Busca bien y no olvidesque tú fuiste mi río,mi río amado al que me lanzaba desnudosin importarme la vida ni la muerte.Busca bajo los antiguos ladrillosen las hojas de hierbaentre las escamas de los reptiles,que en algún lugar yo habré dejado para tipara ti solauna cartade amor…(De La decisión de Ulises)Animales pudriéndose en la orilla del YumuríEn la mojada tarde los cangrejos irrumpenentre el fango sangroso de la orilla del río.Otros animales son como diosecillosque se pudren silenciosamente al viento.A un hombre le aterraban los espacios infinitos;a mí la vida y este mínimo senderoque va de mi casa a la cerveceray de La Marina hasta el puente.Pero yo sólo creo en el amory en esas breves espinasy en los peces que se prolongan en sus márgenescon sus vientres hinchados. Verdes moscas metálicas (cantáridas)y negras. En las profetisas revoloteando y en un insectotraslúcido que guía mis pasos a contrasombra.Brota la vida de sus humildes cuevasy me saludan.Me agrada ser el que se borra sin creer en nada.El universo es este caminito,el que me fortifica y me amplíael que me aparta de los hombres malosel que me justifica ante esos perros, esos gallos,esos corderos que se inflaman y dejan que brote el solde sus entrañas,esos hermanos míos que se marchan…fieles, quejumbrosos y únicos compañeros en esta travesía.Y yo no creo en Dios, pero de toda esta podredumbrerenacerá la vida…(DeLa decisión de Ulises)IIIQuiero dejar constancia, por si acaso me muero,de este sabor amargo que a mi lengua devora,de las textuales crucifixiones del tiempo en el que habitocomo una miserable salamandra de fuego.Un breve animalito que corre por un sueño,un venado en la sangre pastando en el vacío.Por si no sobrevivo, dejola humana muerte como una oscura bofetada,los cuchillos que el tiempoengendró en mi memoria y mi carne,los perennes clavos que me cruzan las manos.Sé que el tiempo borrará todo estoy el temblor de mi pecho gastará una memoriaque delata en la noche mis vagos ademanes,(Sólo he sido valiente con mis pensamientos.)extrañas teorías, mordiscos de estos perrosque lamen mis estigmas,esas desgarraduras que esperan realizarse,los sucesivos envejecimientos, las trampas y guaridas:erratas de mi vida.Quiero dejar escrito, por si no sobrevivo,de este miedo insaciable, mis insatisfacciones.De esas cosas que siempre, por lejanas, se pierden.Con mis pasos de enano por la tierra de nadieme he bañado en un río que parió la leyendabuscando la juventud que nunca tuve(Yo nací  arrugado.)y han gritado: ¡Una rana,una rana gigante ha caído en las redes!Yo no soy de esa raza vana de Adonis,pero estas sucesivas burlas y mezquindadesme han hecho doloroso y sagaz. Envenenado.En mis desahogos penetro en la cocinay estrangulo las gallinas,degüello a los carneros, y su sangre lustrallimpia y opaca un tanto el odio.Hay en mi almita una carnicería que no puedo evitar.De todas estas cosas quiero dejar constancia,como si fuera mi testamento.Para cuando sea un nómada del aire venturoso y no puedadetener, por esa lápida que todo lo perdona,mi planta fatigada.(De Memorias del bufón)

Leer más »

Jabalina de plata para cubana Ballar en cita multideportiva en Cali

La Habana, 3 dic (ACN) La cubana Yiselena Ballar se agenció hoy la medalla de plata en la final del lanzamiento de la jabalina, correspondiente al atletismo de los I Juegos Panamericanos Júnior con sede en Cali, Colombia, hasta el 5 de diciembre.

Ballar, medallista de bronce en el Campeonato Mundial juvenil de Nairobi, Kenia, en agosto último, logró registro de 57.14 metros (m) para quedar segunda en el podio, solo por detrás de la ecuatoriana Juleisy Angulo (58.26 m).

En esa modalidad alcanzó la presea de bronce la anfitriona Valentina María Barrios (51.46 m), según el sitio oficial de la competencia.

También en el Estadio Pascual Guerrero, en horas de la tarde tendrán acción otras atletas de Cuba, entre ellas la triplista Leyanis Pérez, una de las serias aspirantes al título en la jornada, además de Layselis Rosa Jiménez, en la impulsión de la bala.

Hasta el momento, esta nación caribeña acumula en el atletismo seis metales áureos, cinco de plata y dos de bronce.

Este jueves subieron a lo más alto del podio de premiaciones Greisys Roble, en los 110 m con vallas, Yoao Puentes, en los 400 m con vallas y Marys Adela Patterson, del heptatlón.

Asimismo Leonardo Castillo y Ariliannis Colas se llevaron los premios de plata en los 400 m planos y los 400 m con vallas, respectivamente, al igual que Ronald Anthony Mencía en el lanzamiento del martillo, mientras la vallista corta Keily Pérez mereció el bronce.

Leer más »

Panamericanos de Cali: Cuba suma más medallas

La delegación cubana sumó varias medallas en esta jornada del 2 de diciembre en los I Juegos Panamericanos Junior que se desarrollan en Cali, Colombia, aunque no se movió del quinto lugar del medallero con un total de 51 preseas repartidas en 23 oros, 15 platas y 13 bronces. La corredora con obstáculos, Greisys Roble amplió la racha dorada del atletismo cubano en el Estadio Pascual Guerrero al dominar los 100 metros con vallas con marca personal incluida. Su propia compatriota, Keily Linet Pérez (13.33) terminó en bronce. También se llevó el oro en los 400 metros con vallas, Yoao Ilias Puentes.
En esa misma especialidad, pero de mujeres, Ariliannis Colás terminó con la plata luego de completar 57.20 segundos (marca personal) y en los 400 metros Leonardo Castillo se hizo de la medalla de plata con crono de 45.79 segundos.
También con un envío de 67.23 metros el cubano Ronald Anthony Mencía Zayas ganó la medalla de plata en el lanzamiento del martillo. Marys Adela Patterson también fue primera en la prueba del heptatlón.
La olímpica Daniela Fonseca cumplió lo anunciado y se coronó este jueves en el evento individual del tenis de mesa con triunfo de 4-0 sobre la mexicana Arantxa Cossio. La matancera Fonseca, que en este 2021 debutó con solo 18 años en unos juegos olímpicos, estuvo intratable en la disputa del oro ante Cossio y se impuso con marcadores de 11-9, 11-5, 11-9 y 11-8.
En la lucha libre se consiguieron par de títulos y una medalla de plata en la clasificación femenina, desde el Coliseo de Hockey Miguel Calero. Finalmente, los cubanos de la pelota también consiguieron una presea, la de bronce, frente al combinado de Venezuela, 9 carreras a uno. Colombia terminó dorándose.
La delegación cubana asistente a los I Juegos Panamericanos Júnior tiene acción este viernes en 12 deportes, con opciones de medallas en atletismo, ciclismo, esgrima, lucha, natación artística y pentatlón moderno.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.