HAVANA CLIMA

Primera parte del documental “La vida que ha quedado atrás” sobre la vida de Nikolai Leonov, hoy en la Mesa Redonda

Un audiovisual del Premio Nacional de Cine Manuel Pérez, a partir de una extensa entrevista con el Teniente General de la KGB Soviética Nikolai Leonov, amigo de Cuba y especialmente del General de Ejército Raúl Castro...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Tras las huellas del Valle de los Ingenios (+Foto)

17 de octubre de 2021, 0:45  Por Mayra Pardillo     FotosPLSancti Spíritus, Cuba, 17 oct (Prensa Latina) Seductor a primera vista, el Valle de los Ingenios, en la actual provincia de Sancti Spíritus, exhibe un total de 73 sitios arqueológicos como exponentes del desarrollo alcanzado en la industria azucarera y su posterior declinar. La historiografía de Trinidad, demarcación a la que pertenece, menciona a las casas de calderas, almacenes, torres y pozos, las residencias para los ricos hacendados, así como enfermerías y cementerios, entre los restos o huellas de ese pasado, asociado a la explotación de la mano de obra esclava.Este territorio, cuyos ingenios y viviendas fueron dibujados casi idílicamente como aparecen en un antiguo libro, posee una extensión de 253 kilómetros cuadrados y altos valores paisajísticos.Al centro histórico urbano de Trinidad y al Valle de los Ingenios (incluye a la emblemática torre Manaca-Iznaga) la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) les confirió en 1988 la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad.                                                                                                   La torre tipo campanario o atalaya de unos 45 metros de altura, desde donde también se contempla la verde planicie, perteneció al ingenio azucarero San Alejo de Manaca y fue construida por orden de Don Alejo María del Carmen Iznaga y Borrell en el siglo XIX, a fines de la década del 20 o inicios del 30, de acuerdo con investigadores.En 2014, con motivo de la celebración del 500 aniversario de Trinidad -la tercera de las villas fundadas en la isla por los españoles- decidieron sembrar árboles en el valle, lo cual le ha permitido ir recuperando poco a poco el verdor que lo caracterizó.A propósito de la festividad, se rehabilitó la casa-hacienda del ingenio Guáimaro, industria que en 1827 producía unas 82 mil arrobas de azúcar mascabada, la cifra más alta para una factoría de su tipo en Cuba.Sin lugar a dudas, entre los exponentes de mayor riqueza hallados en la zona sobresalen las casas-haciendas de los ingenios Manaca-Iznaga, restaurada desde hace décadas, donde radica un restaurante y la citada torre, Guáimaro, San Isidro de los Destiladeros -atesora una torrecilla- y Buenavista.Esta última fue sometida a una reconstrucción capital que le devolvió su esplendor de antaño, ahora a la espera de mejores tiempos para brindar sus servicios al turismo. Desde cualquier punto de su terraza, se puede apreciar un bello espectáculo natural, de ahí quizás su nombre de Buenavista.Otra de las casas-haciendas de interés es la de Guachinango, la única ganadera en el valle, donde resaltan las pinturas murales en las paredes interiores y exteriores, realizadas por anónimos artistas de la época, que reflejan escenas bíblicas, mitológicas y de animales.El programa de rehabilitación integral del Valle de los Ingenios ha sido orientado desde 2009 por el Ministerio de Turismo, con la participación de empresas y organismos.Ese escenario constituyó una de las regiones azucareras más grandes durante los siglos XVIII y XIX por sus favorables condiciones naturales, entre ellas la fertilidad de sus tierras, a lo que se sumó la disponibilidad de puertos cercanos para el embarque.Al principio los españoles utilizaron el terreno para la ganadería, la plantación de tabaco y otros cultivos, hasta que llegó el boom de la industria destinada al procesamiento de la caña de azúcar.mem/ap/mpg/cvl(Tomado de Cuba Internacional)

Leer más »

Instituto Internacional de Periodismo: Entre investigación, docencia y debate

Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Foto: César Gómez López.Desde el Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, Ariel Terrero reconoce que le cuesta trabajo decir que no. Quizás por eso, en el año 2000, aceptó la propuesta del entonces director del instituto, Guillermo Cabrera Álvarez, y comenzó a impartir clases de Periodismo de Investigación en las aulas del centro. Y como quien no se niega a nuevos proyectos y retos, desde 2014 dio el “sí” para dirigir una institución que ya se le había hecho hogar, y que este domingo celebra su aniversario 38.
Fundado el 17 de octubre de 1983 por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) con el apoyo de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), la Organización Internacional de Periodistas (OIP) y la UNESCO, el instituto ha potenciado la superación sistemática de profesionales del gremio durante casi 40 años.
Para Ariel Terrero, director del centro y vicepresidente de la UPEC, mantener el legado de direcciones anteriores, entre ellas las de Guillermo Cabrera y Antonio Moltó, es “lo que más me rompe la cabeza porque los he respetado mucho por ser referencias del buen Periodismo”. Por eso, añade, en el Instituto Internacional de Periodismo “José Martí” (IIPJM) siempre se está pensando en nuevos proyectos: “Ese ha sido el espíritu. Nuestra estrategia es preparar a los periodistas para que, cuando salgan a hacer su trabajo, ofrezcan información sólida a la sociedad”.
Con ese propósito, el centro brinda sistemáticamente cursos de posgrado, diplomados, talleres, seminarios y encuentros sobre los más diversos temas: crítica cultural, turismo, economía, medio ambiente, ciencia y tecnología, política internacional, demografía, género y comunicación, periodismo hipermedia, radiofónico y audiovisual, entre otros.

Dalia Acosta, vicedirectora de Extensión, señala que, junto a la superación constante de los periodistas cubanos y foráneos, la misión del centro consiste también en dotar a la sociedad cubana de herramientas de información para el empleo de la comunicación como un elemento estratégico en pos del desarrollo.
“Desde el instituto tratamos de dar algunas recomendaciones de cómo abordar determinados temas en los medios de comunicación y potenciar habilidades para enfrentar los debates de la sociedad cubana actual”, destaca.
Así, la institución tiene identificadas herramientas para periodistas en torno a temáticas como la temporada ciclónica, la soberanía alimentaria, COVID-19 y dinámicas demográficas, medio ambiente, tips para estudiar a distancia, jornadas cubanas contra la homofobia y la transfobia, entre otras, con el objetivo de desarrollar los conocimientos en el ámbito de la comunicación.
Por un Periodismo de avanzada
Encuentro de jóvenes periodistas en el Instituto en el año 2017. Foto: Cubahora.
Cuando Ariel Terrero habla del centro que dirige hace siete años destaca que, durante casi cuatro décadas, el IIPJM ha ganado el prestigio de los periodistas cubanos y de otros países.
“El centro siempre se ha apoyado mucho de un claustro de colaboradores y, dentro de ellos, ha buscado a los profesores, periodistas y otros profesionales más capacitados en determinada temática. Por aquí han pasado nombres eminentes del periodismo latinoamericano y europeo a contar sus experiencias, a dialogar, debatir. Y eso ha sido una labor permanente del instituto.
“Constantemente tratamos de buscar el conocimiento más avanzado en disímiles temáticas. No nos conformamos con poner un profesor para llenar las horas de clases. Esa nunca ha sido la filosofía”, afirma.
En ello coincide Dixie Edith Trinquete, profesora del IIPJM durante más de 15 años: “El instituto tiene una historia de articulación con profesionales de la comunicación y el periodismo de prestigio a nivel internacional, quienes han impartido conferencias aquí. Por estas aulas han pasado las personas que más y mejores investigaciones tienen sobre esos temas en el país”.
Asimismo, profesores del IIPJM han impartido conferencias en Colombia, Ecuador, México, Perú, Nicaragua, Bolivia, entre otros países. Cuando menciona a Bolivia, la profe Dixie recuerda, para orgullo del centro, que el expresidente Evo Morales se capacitó en el instituto en herramientas de comunicación antes de ser electo mandatario de esa nación sudamericana. Subraya, además, que la institución ha ofrecido cursos a pedido de organizaciones gremiales de periodistas de todo el continente, con las cuales tiene convenios.
Ariel Terrero, director del Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
En 38 años de fundado, por las aulas del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí” (IIPJM) han pasado más de 30 000 profesionales de una treintena de países, y actualmente más de 100 especialistas y periodistas integran el claustro de profesores. Cuenta con más de 10 cátedras, cuatro aulas, un salón de conferencias, un laboratorio de computación, otro de idiomas, y una residencia estudiantil.
En ese sentido, Dalia Acosta destaca que, si bien el primer público del centro son los periodistas, no se cierra la posibilidad para otras personas u organismos que se han capacitado en el instituto en temas de comunicación.
“Además de la formación académica, el centro tiene un trabajo grande en la investigación y la comunicación para periodistas. Y todo ello se inserta en la promoción de espacios de intercambio, debates, de confluencia de ideas”, agrega.
Aula Virtual de Periodismo: La realización de un viejo sueño

Si bien el Aula Virtual de Periodismo comenzó a ofrecer cursos a distancia durante la pandemia en Cuba, la idea de ampliar los cursos del IIPJM al espacio digital fue un proyecto que surgió antes de la llegada de la COVID-19 a la Isla.
“Hace mucho tiempo el director del IIPJM, Ariel Terrero, había pensado en generar un espacio digital para la formación de los periodistas en Cuba y a nivel internacional, un escenario donde pudieran confluir todos los contenidos que normalmente se impartían en el plano presencial y así, a distancia, dar cobertura a una mayor cantidad de periodistas”, afirma Manuel Alejandro Romero Quesada, profesor del instituto y responsable del Aula Virtual de Periodismo.
La llegada de la COVID-19 a Cuba en 2020 acrecentó la necesidad de tener un espacio de formación a distancia, dada la situación epidemiológica del país y la importancia de mantener el aislamiento.
El Aula Virtual se inauguró en marzo de 2021 y ha permitido mantener el trabajo del instituto, aun en tiempos de pandemia. Desde entonces se ha convocado a cinco cursos a distancia (Cómo reportar sobre vacunas; cambio climático, género y resiliencia; género y comunicación; periodismo móvil; redes sociales) con ocho ediciones. Para ello ha contado con la colaboración de Resumen Latinoamericano, y proyectos internacionales como UNFPA, UNICEF, UNESCO, FAO, y la organización no gubernamental OXFAM.
Hasta agosto, se habían matriculado un total de 846 personas de más de 80 instituciones, centros académicos, empresas, organizaciones y espacios de gobierno.
“Fueron cursos con mucha demanda y, además de la promoción, influyó el prestigio del centro”, destaca Romero Quesada.
Manuel Alejandro Romero Quesada, profesor del instituto y responsable del Aula Virtual de Periodismo. Foto: Trabajadores.
A estos cursos desarrollados desde la creación del aula, se suman otros sobre composición y apreciación de la fotografía; cambio climático, infancias y reducción de riesgos de desastres; violencia de género, entre otros que serán convocados próximamente.
En ese sentido, Romero Quesada comenta que todos los cursos de posgrado y talleres del aula virtual se desarrollan en la plataforma Moodle, que “es una herramienta de acceso abierto, una tecnología en la cual hay muchas aulas virtuales”.
“El trabajo con plataformas digitales ha llegado para quedarse. Una de las reafirmaciones que ha traído la pandemia es el uso de la tecnología para la resolución de determinados problemas. En este caso, el Aula Virtual tiene todas las potencialidades necesarias para ejecutar la razón de ser del instituto. Hay cosas que se logran en la presencialidad que se pierde en los escenarios virtuales, y viceversa”, asegura y añade que ambos espacios pueden y deben coexistir para una mejor formación académica.
Ariel Terrero destaca que tanto la presencialidad como el Aula Virtual han demostrado que no existe un tema de la actualidad periodística, política, social, económica y cultural que no haya estado bajo la mirada del instituto: “En ese sentido, el centro de estudios tiene una flexibilidad enorme para readecuar su programa docente a los temas que estén en el debate académico y social”.
Manuel Alejandro Romero agrega que, en ese propósito, “siempre estamos viendo qué hacer, qué cambiar, cómo implementar un nuevo curso. Nosotros somos unos eternos inconformes”.

Leer más »

Construyendo una promesa

Se ha vuelto destino y referente de esta ciudad, con su forma trapezoidal y espacio para 17 000 personas, la Plaza de la Revolución “Mayor General Antonio Maceo Grajales”, donde el caminante se detiene a tomarse fotos o vuelve la mirada, acostumbrado a este punto del paisaje, que el 14 de octubre llegó a sus treinta años.
Sobre los avatares del proceso creativo del Monumento Nacional — escenario de grandes conciertos, visitas de tres Papas, mandatarios extranjeros y del último velatorio de las cenizas de Fidel Castro—, Sierra Maestra conversó con Alberto Lescay Merencio, jefe del equipo encargado de su construcción.
—¿Cómo llegaron al certamen que dio lugar a la Plaza?
Esta fue la primera obra de su tipo, en la Revolución, realizada mediante un concurso, porque, excepto la ‘José Martí’ de La Habana, las plazas se realizaban por encargo, como las de Bayamo y Santa Clara.
Ese concurso tuvo dos características que lo hicieron peculiar: una fue organizar equipos interdisciplinarios, un requisito necesario en estos empeños, iniciado por la admirada Rita Longa, líder del movimiento escultórico en Cuba. Es decir, que no se trataba solo de un escultor que presentará un proyecto.
Armé mi equipo con estrellas dentro del campo como Guarionex Ferrer Estiú, quien era —al regreso de mis estudios en la URSS—, el mejor escultor santiaguero, y nos conocíamos desde la Escuela Nacional de Arte (ENA). Luego necesitábamos un ingeniero y contactamos con Esteban Ferrer, un profesional muy talentoso; como historiador tuvimos al gran Joel James Figarola, conocedor del tema maceísta; y seguimos sumando especialistas hasta conformar el equipo que, en un momento, tuvo 19 miembros.
En el concurso, otra de las novedades fue el estilo del jurado. Se exhibieron todos los trabajos en el salón de la ciudad, se invitó a los miembros de los equipos para que presentaran sus proyectos ante personalidades que decidirían sobre la calidad y funcionalidad de este.
A esos dos encuentros acudieron las autoridades del Partido, el Gobierno, los especialistas, todos los órganos decisores como Planificación Física, la Comisión de Historia, las FAR, el Minint; y mediante ese proceso de decantación, donde en la segunda y última vuelta quedamos dos equipos, ganamos el honor y el derecho a realizar esta plaza.
—¿Cuán difícil fue aunar personalidades, inquietudes artísticas y estilos estéticos diferentes para crear un concepto global con el proyecto?
Si tuviera que hablar del rol fundamental que desempeñé en el equipo diría que fue, justamente, el factor de coordinación de todos esos talentos para conducir nuestros criterios hacia un objetivo coherente, de alto vuelo estético y funcional. Fue la tarea, como responsable del grupo, más compleja pero que más disfruté, y continuó con esa proyección. Me gusta trabajar en equipo, porque hacer una obra de este tipo, y hacerlo bien, es imposible con una sola persona.
Esta no es una plaza de autor. Nadie puede atribuirse una parte porque no fue así, no le estaríamos haciendo justicia a la verdad. Todos participamos en todo: la concepción del salón, los vitrales, la figura ecuestre, el recinto de la Llama Eterna, por qué los machetes de esa manera…, todo fue estudiado en largas y complejas sesiones de trabajo y discusión del equipo. Por eso funciona”.

—Y cuán complicado fue el trabajo en la duración del proyecto. Fueron años…
Sí, en 1982 abrió la convocatoria del concurso y se nos dio cerca de seis meses para trabajar, de los cuales los primeros tres fueron de planeación, los otros de corrección de errores, y ese mismo año inició la construcción hasta el 1991. Nueve años.
Una vez que fuimos elegidos ganadores nos dividimos el trabajo por especialidades. Los diseñadores concretaron el proyecto ejecutivo de las áreas, para los machetes hubo que investigar en qué taller de Cuba se podían realizar, hasta que encontramos uno con los requisitos que buscábamos en Las Tunas, y para allá fue Guarionex.
A mí me tocó la figura ecuestre de Maceo y tuve que crear las condiciones, comenzando por el taller, porque no existía uno de ese tipo en Cuba. Hubo que localizar un espacio, hacer el proyecto del local, crear una escuela de fundidores, soldadores, paileros, ya que el único con los conocimientos —mi profesor de la ENA, Hipólito Nodarse— era mayor, y me dijo: “Lescay, yo no quiero morirme fundiendo tu escultura”. Entonces nos apoyamos en un camagüeyano muy valiente, Ramón La Paz, que tenía nociones y aceptó el reto.
Tampoco conocíamos experiencias parecidas fuera del país, fundir una escultura de más de 100 toneladas en bronce, mediante la técnica de la arena, más todo lo que significa el modelado, el vaciado, el montaje en obra y el andamiaje que había que crear, incluida la grúa viajera de 22 metros de altura que se manejaba desde tierra.
Fue un proceso de aprendizaje muy importante. Así tuvimos el taller de San Luis, que fue y es imprescindible para realizar una obra como esta, tan compleja, además quedó para el futuro con el fin de hacer esculturas de carácter monumental y público.
—Este proyecto abrió un camino a trabajos que, en el día de hoy, se siguen realizando y para la formación de otros artistas: los talleres Caguayo.
Así es, y luego la Fundación Caguayo, que es consecuencia directa de esta plaza. El equipo donó los derechos económicos de la obra para algún proyecto sociocultural, porque consideramos que a los Maceo Grajales no se les podía cobrar, y uno de los privilegios que tengo es haber asombrado a Fidel con ese acto, cosa poco común.
Me llamó al podio durante el IV Congreso del Partido para que le explicara, y al confirmarle que lo dejábamos todo, me dijo en voz baja: “si algún día necesitan algo, llamen”. Cuatro años después, cuando tengo la idea de la Fundación para dar seguimiento al trabajo de los talleres, porque nadie quería hacerse cargo de estos, los abogados me preguntan: “con qué capital cuentas”. Recordé las palabras del Comandante. Preguntamos y, efectivamente, el donativo estaba intacto en el Gobierno y ese fue el capital inicial, más los talleres que nos entregaron posteriormente.
—Durante ese tiempo, ¿cuál era la reacción de las personas?
Fue cerca de año y medio con esos andamios enormes, y era como un misterio ver ese proceso lento, para lo que la gente estaba acostumbrada y por la complejidad. Se hacían muchas preguntas y hasta chistes.
Hubo una etapa en que paramos porque no sabíamos cómo continuar. Todo fue muy duro, era la primera vez y no teníamos a quien preguntarle. Armar un rompecabezas en tres dimensiones y que saliera la figura de Maceo y el caballo en el aire, sin 3D ni computadora, fue una gran aventura creativa.
En un momento en que nos sentíamos muy presionados porque se acercaba la fecha del IV Congreso, y comenzó el estrés por parte de las autoridades encargadas de supervisar que las obras estuvieran en tiempo; yo sentí que se podía afectar, y de hecho se estaba afectando, la calidad del proceso de realización de esta plaza, no en cuanto a la escultura, sino toda la obra civil: los pisos, las paredes. Esto es una obra de arte a complejidad, todo aquí es arte.
Y en una visita del Comandante le expliqué la situación y él no me respondió directamente, sino a quienes le acompañaban: “la fecha del Congreso se pondrá cuando la Plaza esté terminada”. Es importante que se sepa como nuestros grandes dirigentes siempre han abogado por la calidad de las obras. Por una fecha, de ninguna manera se puede poner en riesgo el aspecto cualitativo ni por cumplir una meta hacer las cosas “más o menos”, las cosas se hacen bien o bien.

—Luego de este proceso de prueba y error, de todos los problemas que hubo que solventar y de los treinta años que han pasado, ¿cómo se siente respecto al resultado de la obra y también de la conservación?
Yo agradezco mucho a todas las estructuras del Gobierno y el Partido por el cuidado y el interés que siempre le han profesado a esta obra y los recursos que han dispuesto para mantenerla, porque las cosas si no se atienden a tiempo pueden irse deteriorando poco a poco. Está hecha con buenos materiales, pero el tiempo y la humedad hacen estragos.
Creo que a la Plaza, al contrario, se le han incorporado elementos que contribuyen a su perdurabilidad. No contó en un inicio con un sistema de riego, la iluminación de la época no tenía el desarrollo actual, de manera que eso ha sido muy importante para, después de 30 años, estar aquí.
“Desde el punto de vista artístico creo que la obra está curada por el tiempo y por el pueblo cubano. Es la satisfacción más grande que tengo. Muchos niños han crecido viendo esta obra y la admiran, la quieren. Y antes de hacer esta plaza, los maceístas teníamos una gran deuda con la historia. Santiago siempre quiso tener un monumento al General Antonio, y no se habían logrado las condiciones para lograrlo dignamente”.
Para el maestro, trabajar en la plaza no fue fruto del azar, sino el objetivo de años de estudio, aún sin saberlo. El cumplimiento de una promesa a Maceo, una alegoría que se ha ido enriqueciendo de valores históricos y espirituales, un lugar de veneración, un santuario.

(Tomado de Sierra Maestra)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.