HAVANA CLIMA

Pulen los “viejos hierros” para hacer la venidera zafra en Cienfuegos

Cienfuegos, 13 oct (ACN) Un fuerte impulso dan los trabajadores azucareros de la provincia de Cienfuegos al alistamiento de los centrales, con el mantenimiento oportuno a los “viejos hierros” para la próxima zafra 2021-2022, considerada la más corta de los últimos tiempos.

Ni siquiera hoy, Día del Trabajador Azucarero, los hombres y mujeres de ese sector detienen las reparaciones, a fin de concluir a tiempo y dar el listo a la industria para la arrancada en el mes de diciembre.

Con las nuevas cinco empresas agroindustriales azucareras (EAA) creadas en el territorio, ese sector unificó bajo un solo mando las labores de la industria con la producción cañera, en una estructura que compromete a todas las áreas en un único objetivo: hacer azúcar.

Pulen los “viejos...<p><a target='_blank' rel=Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

La reaparición de Carlos Lage, otro acto de circo

LA HABANA, Cuba. – 2009 fue el año de las “decapitaciones”. Nunca por “allá arriba” se vieron rodar tantas cabezas al mismo tiempo y jamás se había escuchado sobre tamaño complot al interior del Partido Comunista para, supuestamente, derribar a Fidel Castro o, al menos, para restarle poder cuando ya traspasaba parte del mismo a su hermano Raúl. 
Pero si se observa con atención, hubo algo bien raro en aquellas “defenestraciones express”: ninguno de los caídos en desgracia fue a prisión, a pesar de que sus “errores” podían ser considerados como “actos de traición a la patria” y absolutamente todos —desde el vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque hasta correveidiles como Otto Rivero y Carlos Valenciaga— pasaron de inmediato a “desempeñar otras funciones” como simples ciudadanos en diversas instituciones estatales, tan tranquilos como si no hubiera pasado nada, cuando en realidad se trataba —al menos mediáticamente— del mayor cisma al interior de la dictadura.
Aunque caer desde la comodidad de “allá arriba” hasta el infierno de “aquí abajo” pudiera ser en sí mismo una desgracia, la realidad es que todos los expulsados del Olimpo comunista quedaron tan bien acomodados en sus casas de Nuevo Vedado y en sus autos con “asignación especial de combustible”, con las llamadas “atenciones especiales” para callarles las bocas, que se puede hasta decir que el castigo no fue más allá del paripé, de la representación teatral que el momento demandaba, precisamente cuando Raúl Castro necesitaba dos cosas esenciales para construir liderazgo y sacudirse las sombras de su hermano de arriba: primero, fingirse un gran reformista; segundo, rodearse de sus hombres de confianza y con ello poner el poder real y la economía en manos de los militares.
Raúl Castro estaba más que seguro de que el derribo supersónico de Carlos Lage era una jugada esencial para ganar simpatías entre quienes se resistían a confiar en otro líder que no fuera Fidel Castro. Hasta ese momento todas las culpas de las cosas “malas” que pasaban caían directa y estratégicamente sobre el segundo de su hermano y sobre el llamado “grupo de apoyo del Comandante en Jefe”, tal como hoy en día las hacen recaer, con similar estratagema, sobre cualquier cabeza visible de la “Tarea Ordenamiento”, en especial sobre Marino Murillo, incluso sobre el propio Miguel Díaz-Canel. Porque la cuestión del “castrismo” es siempre hacer pagar a otros por los platos que ellos mismos rompen una y otra vez.
Carlos Lage no las tenía bien con casi nadie. Le atribuyeron a él y solo a él cuanta medida económica causó malestar, como aquella de eliminar la “jabita” mensual y la estimulación salarial en CUC en la mayoría de las empresas. Su fama de “incorruptible” y la imagen de austeridad que intentaba proyectar no eran del agrado de unos cuantos barrigones de verdeolivo, de modo que su defenestración fue celebrada e incluso entendida como un gesto de flexibilización, el derribo del principal “talibán” del régimen. 
Igual regocijo causó la caída de otro “talibán”: Felipe Pérez Roque. Considerado como el peor canciller en la historia de la dictadura por su triste, grosero y mediocre desempeño, muchos al interior del propio Ministerio de Relaciones Exteriores jamás le perdonaron que aceptara sustituir a Roberto Robaina que ya desde su etapa en la Juventud Comunista (UJC) había ganado cierto liderazgo en las filas Partido con sus “reformas”, algo que también provocó la animadversión de los más conservadores, entre ellos el propio Felipe Pérez Roque que, desde los tiempos como dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria, siempre vio a Robaina como un rival difícil de vencer, más cuando se había ganado la confianza casi absoluta de Fidel Castro.
El propio Miguel Díaz-Canel, cuando apenas era el segundo secretario en la UJC, tuvo palabras de elogio hacia Robaina y en varias ocasiones lo señaló como su principal referente político, su ejemplo a imitar. Incluso en una entrevista publicada por la revista Bohemia, en noviembre de 1994, aseguró estar marcado “por el estilo de trabajo” de su gran amigo “Robertico”.
Pero regresando a Carlos Lage, ahora que todos comentan sobre su “reaparición” e intentan interpretar su significado en medio de la peor crisis política que atraviesa la dictadura, es prudente recordar que si bien su expulsión del poder fue repentina, brusca, y para muchos hasta inesperada, también fue una salida “suave” y sin mayores consecuencias, lo cual hace sospechar sobre cuán macabra fue la estrategia, en tanto se trató de un acto de circo más para lograr la distracción necesaria.
Mientras todos nos entreteníamos con las decapitaciones, que trascendieron el 2009 y duraron más de tres años, y de las que no escapó ni siquiera Iroel Sánchez, gran amigo de Felipe Pérez Roque y, además, otro de los grandes “talibanes”, pocos se percataron de los movimientos de los empresarios-militares dentro la economía cubana, de modo que cuando la sangre (simple sangre de utilería) dejó de correr y terminó la “película”, ya el país estaba tomado por la casta militar que detenta el poder real y muy pocos se dieron cuenta del secuestro nacional en que vivimos.
Llama la atención que durante los ocho minutos que dura la grabación que hoy circula en internet, Carlos Lage no mencione ni una sola vez a Raúl Castro pero que, además, acepte tranquilamente que su destitución era algo que él y su familia esperaban, que no le tomó por sorpresa.
Según he podido conocer por diversas vías, lo mismo han dicho en el seno de sus círculos de amigos algunos de los otros defenestrados, que en total suman más de un centenar entre “dirigentes” de mayor y menor rango. La mayoría, con la llegada de Raúl al poder y conociendo de sus planes económicos, esperaba el sablazo y, como en los asuntos de pura mafia, decidieron bajar la cabeza y no resistirse a lo inevitable.
Como se intuye de aquellas otras grabaciones secretas que jamás llegaron a trascender a la internet (aquí solo se filtra lo que por necesidad se quiere filtrar), y que justificaron ante Fidel Castro la desarticulación total de su equipo de trabajo, todo fue parte de un plan bien orquestado desde mucho antes de 2009. 
Los que cierta vez coincidimos en el mismo sitio y con algún grado de intimidad o proximidad con alguno de los “castigados” de 2009 sabemos que lanzar una burla contra Fidel Castro y murmurar un chiste, fue práctica habitual, pero ahora no es el momento de extenderse en anécdotas que sacarían los colores más vergonzantes en algunos rostros enmascarados por las circunstancias y los fingimientos.
Lo que sucedió en 2009 todos ellos lo esperaban, como bien dice Carlos Lage, pero no porque supieran a tiempo lo del teléfono intervenido y la cámara oculta, sino porque era evidente que con el ocaso de Fidel Castro llegarían los militares-empresarios a marcar el nuevo ritmo de la orquesta y ninguno de ellos, con la imagen “talibanesca” que les habían construido, desempeñaría papel alguno en ese nuevo capítulo llamado “apertura económica” y que hoy sabemos en carne propia que se trató solo del principio del “sálvese quien pueda”.
En cuestiones de dictadura cubana ninguna cabeza cortada abre la boca después de 10 años por voluntad propia. Eso es una gran verdad que no debemos olvidar jamás. Carlos Lage no ha “resurgido” sino que lo han hecho resurgir ya por distracción en un momento en que no quedan muchas distracciones a las que echar mano, ya por ensayar una posible vuelta a la era de los grandes talibanes del régimen, como en un intento por ganar a aquellos ingenuos comunistas de a pie que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor que los actuales. No por gusto en la grabación se habla de “inflación” y de “cambios profundos”, como si la solución a los problemas estuviera en un retorno a la “mano dura” de Fidel Castro.
Como quiera que sea, solo hay que tener en cuenta una cosa: no nos dejemos distraer una vez más con esas tonterías de cabezas cortadas parlantes. Los decapitados solo hablan en los actos de circo y en las malas películas de terror. Y el comunismo “a la cubana” solo nos ha traído esas dos cosas horribles. Concentrémonos en el ahora y en la necesidad urgente de crear una realidad nueva, donde no estén jamás quienes alguna vez nos negaron la libertad que se necesita para prosperar como nación. Una realidad para salvarnos definitivamente como cubanos y cubanas.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

¡Al fin se reunirá el Comité Central en La Habana!

LA HABANA, Cuba. ─ A raíz del Gran Alzamiento Nacional Anticomunista del pasado 11 de julio, consagré varios trabajos periodísticos a las secuelas de ese acontecimiento histórico. Entre ellos figura el que publiqué en este mismo diario digital con un título en forma de pregunta: ¿Cuándo se reunirá el Comité Central en La Habana?. Esta obrita mía vio la luz poco después de aquella epopeya, pues fue colgada el día 14 de ese mes.
La importancia que ese cónclave de los comunistas pudiera tener para el futuro de Cuba aparece explicada en el bajante de ese mismo material informativo: “No debe menospreciarse la posibilidad de que en el seno del partido único se tomen decisiones que propicien la necesaria transición”.
En otros artículos publicados posteriormente en este mismo diario digital he insistido varias veces en ese tema; en el escándalo que, desde el punto de vista de los propios militantes comunistas, representa el hecho de no haber reunido, en más de tres meses, el órgano superior de su partido. La más reciente alusión de ese tipo corresponde al texto que me publicó CubaNet el martes de esta misma semana.
Es posible que, ante esa persistencia, alguno de mis lectores recuerde el viejo dicho: “Cada loco con su tema”. Pero debo aclarar, ante todo, que mi interés en el asunto no se deriva de un hipotético desvelo (que para mí sería imposible) por las cuestiones de la vida interna del único partido legal de la Isla. Felizmente, quien esto escribe nunca ha sido comunista, no lo es, ni lo será jamás.
Si me enfoco en este tema es porque en la gesta del 11 de julio (como suele suceder en cualquier enfrentamiento humano) hubo dos partes: de un lado estuvo, claro, el pueblo, representado por las decenas de miles de compatriotas —como regla, los más jóvenes, valientes y desesperados entre los cubanos de la Isla— que se lanzaron con intrepidez a las calles a reclamar libertad.
A ese aspecto de la gran epopeya popular de ese día histórico ha estado consagrado un buen número de artículos periodísticos y científicos. En la prensa independiente, por ejemplo, no creo que haya habido un solo publicista que no le haya dedicado al menos un trabajo a ese aspecto de tan importante evento. El autor del presente escrito no constituyó una excepción. Y, por supuesto, ese interés es merecidísimo.
Pero ya he señalado algo obvio: en el enfrentamiento del 11 de julio hubo también otra parte: me refiero, claro, a los comunistas. Sin embargo, en evidente contraste con lo planteado en el párrafo precedente, no conozco ni un solo intelectual que haya abordado ese otro aspecto de la cuestión. En ese contexto, puedo decir que he permanecido solo.
La trascendencia de esta omisión radica en que la historia nos enseña que, en la larguísima relación de los países que, felizmente, se han librado de un modo u otro del abominable régimen monopartidista y ateo del marxismo leninista, el cambio hacia la democracia ha comenzado precisamente desde el propio partido único.
Como decía yo en el artículo con título interrogativo al que me referí al principio, “en este tipo de regímenes, la rajadura empieza a abrirse por arriba”. En cada uno de los antiguos integrantes del llamado “campo socialista” que en Europa y Asia han dejado atrás el sistema comunista, ha sido justamente el mismo comité central rojo el que ha adoptado los acuerdos que han dado comienzo al fin de la tragedia.
Es probable que esa realidad explique la renuencia del Buró Político cubano a convocar ese órgano que, cuando no está reunido el congreso (o sea, cuatro años y 50 semanas de cada lustro) representa la instancia suprema del tinglado comunista. Quizás los más altos jefes se preguntaron: ¿Para qué correr ese riesgo! Por eso optaron por demorar todo lo posible (¡más de tres meses!) esa insoslayable reunión del Comité Central.
Todas estas consideraciones vienen al caso porque los medios de difusión masiva del castrismo acaban de anunciar que —¡por fin!— el mencionado órgano sesionará “los días 23 y 24 de octubre, en el Palacio de Convenciones”. La nota informativa señala que “la reunión evaluará la implementación de los acuerdos derivados del 8vo. Congreso del Partido y otros temas de interés del país”.
Señores, ¡que, en la desesperada situación actual de nuestra Patria, los comunistas mencionen en primer término “los acuerdos derivados del 8vo. Congreso”! ¡“Esta Gente” tiene cada ocurrencias! Yo, sin dármelas de profeta, me atrevo a afirmar que el grueso de los debates se centrará en todo lo que la misma nota incluye dentro de la vaga frase “otros temas de interés del país”.
¡Sobran asuntos que pueden amontonarse dentro de esa denominación eufemística! ¡Está, en primerísimo lugar, el tremendo remezón que, para el establishment rojo, representó el Gran Alzamiento Nacional Anticomunista del 11 de julio! ¡Pero también está la desastrosa situación económica actual! ¡La catástrofe que ha representado la llamada “Tarea Ordenamiento”, iniciada a bombo y platillo a comienzos de este mismo año!
Supongo que ya los grandes jefes tendrán preparado su libreto para esas fechas. Es probable que hayan confeccionado la lista de los chivos expiatorios destinados a pagar los platos rotos. Quizás cuenten ya con la fórmula del cambio-fraude (¿la resurrección del doctor Lage?). Pero está por ver si la gran masa de los miembros del Comité Central se mostrará o no dispuesta a cantar siguiendo el mencionado libreto.
Esos integrantes de filas no figuran en el exclusivo Buró Político. ¡Y por supuesto que aspiran a trepar por la pirámide de las ambiciones comunistas! ¿Y qué mejor pretexto para ello que el desastroso desempeño del actual equipo gobernante! ¡La mesa está servida para el venidero fin de semana!
Considero que es inevitable que en ese cónclave se decidan cambios. No me atrevo a asegurar cuál será la naturaleza de esas reformas: si ellas se limitarán al terreno de la cosmética o si, por el contrario, propiciarán el inicio de los cambios profundos que nuestra Patria necesita.
Sólo puedo afirmar una cosa: si en este mismo fin de semana no se toman decisiones que en alguna medida propicien el avance de Cuba hacia la democracia, lo único que habrán logrado los comunistas será retardar un poco ese cambio y quizás hacerlo más traumático. ¡Pero es inevitable que nuestra Patria vuelva a ser libre!
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Canciller cubano: América Latina y el Caribe alcanzan un 41 % de cobertura general de vacunación

La Habana, 21 oct (ACN) Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, destacó hoy que América Latina y el Caribe alcanzan un 41 por ciento de cobertura general de vacunación anti-Covid-19 y puntualizó que la mayor de las Antillas exhibe resultados notables en la región y a nivel mundial.
Desde su cuenta de la red social Twitter, el Canciller detalló que un 61.3 por ciento de los habitantes del país han sido inmunizados con esquema completo de vacunación contra el SARS-CoV-2 y el 99.6 por ciento de población vacunable cuenta con al menos la primera dosis de los fármacos cubanos.

América Latina y el Caribe alcanza un 41% de cobertura general de vacunación vs #Covid19.#Cuba exhibe resultados notables en la región y a nivel mundial: 61.3% de los cubanos han sido inmunizados con esquema completo y 99.6% de población vacunable cuenta con primera dosis💉🇨🇺. pic.twitter.com/mUH4ePrEnP
— Bruno Rodríguez P (@BrunoRguezP) October 21, 2021

El Ministerio de Salud Pública informó al cierre del 19 de octubre que el país había administrado 24 millones 972 mil 060 dosis, con las vacunas cubanas SOBERANA 02, SOBERANA Plus y ABDALA y que hasta ese momento recibieron una dosis del inmunógeno, al menos, nueve millones 750 mil 407 personas.
Agregó que de las anteriormente mencionadas, ya contaban con la segunda dosis ocho millones 639 mil 078 habitantes y con la tercera seis millones 582 mi 575 connacionales.
En cuanto al esquema de vacunación completo, unas seis millones 857 mil 060 personas ya habían concluido con el procedimiento.

Leer más »

¿Quiere el régimen cubano que le levanten el embargo?

MIAMI, Estados Unidos. ─ Si algo no ha dejado de inculcarse en la mente del cubano de la Isla desde el mismo triunfo de la Revolución es el supuesto empeño del régimen en sacar adelante la economía del país y elevar el nivel de vida del pueblo. Esta fábula ha transitado desde la ilusión comunista de convertir a Cuba en una potencia hasta hacer del reparto de la miseria un estado natural y una filosofía de vida. En ese camino, “preñado de obstáculos”, hacia un supuesto bienestar, emerge como descollante la figura del bloqueo/embargo. Finalmente: ¿quiere la dictadura que lo levanten o no?
La respuesta desde la izquierda es afirmativa y apoya en la creencia que el régimen cubano está interesado en la prosperidad del país y en el bienestar de sus ciudadanos, una hipótesis que se mueve en la narrativa del propio régimen. La respuesta desde la derecha es negativa y se sostiene en una afirmación tan simple como demoledora: no hay nada que levantar.
Obviamente, no hay tal embargo toda vez que Cuba puede comerciar con el mundo entero, incluyendo a los Estados Unidos, que es, dicho sea de paso, uno de sus principales socios comerciales. Siendo así, ¿qué es realmente lo que busca el régimen con sus permanentes campañas anti bloqueo? Préstamos. Solo busca préstamos que, probablemente, jamás pagaría. Lo que Cuba quiere es el acceso a los créditos bancarios estadounidenses. Es decir, el régimen quiere recibir fiado para redirigir su flujo de caja a apuntalarse en el poder por medio de la inversión en la represión interna y en la subversión externa. Y esto significa, en buen español, que el gobierno de la Isla pretende que los Estados Unidos le financien su labor de zapa y subversión de los intereses y valores norteamericanos por todo el planeta, mientras contribuyen en igual medida a subvencionar el fortalecimiento y actualización del armamento y la técnica represiva al interior del país. Claro, en la terminología castrista esto se llama “bloqueo financiero”.
Sin embargo, la otra cara de la moneda es la que más interesa aquí, a saber: un cubano próspero y pudiente económicamente sería un peligro para estabilidad de la dictadura.
Así, la pregunta inicial, por su propia lógica interna, se va transformando en otra: ¿por qué el régimen quiere a los cubanos de la Isla necesariamente pobres? O lo que viene a ser lo mismo: ¿por qué los trabajos en Cuba son improductivos?
Ante todo, derribemos otro mito relacionado con la enfermiza preocupación del régimen por su imagen internacional. En realidad, al gobierno cubano la imagen internacional solo le importa en la medida que sirve como herramienta para apuntalar el orden interior, de modo que lo que le quita el sueño al régimen no es su imagen. El principio sagrado es −como en las sociedades primitivas− el mantenimiento del orden social interno, cosa que en el lenguaje castrista se expresa así: “las calles son de los revolucionarios”.
Mas, ¿cuál es la razón de la improductividad de los trabajos? Podría decirse que el régimen paga simbólicamente esos trabajos, pero igual los paga por más improductivos que sean. Al trabajador se le hace ver que el resultado de su trabajo no genera divisa, como si fuera esa su responsabilidad y la razón de su improductividad. La verdad es que los trabajos improductivos son necesarios para el régimen, puesto que mantienen al ciudadano en la pobreza y en la más descarnada indefensión. Y es, cubano, que el régimen no está interesado en el producto de tu trabajo, puesto que no lo vende: te vende a ti, ya sea como profesional en el mercado externo o como proveedor de remesas en el mercado interno desde el exterior. Particularmente tú, cubano de la Isla, eres tan solo un puente a través del cual fluye el dinero hacia la cúpula castrista sin que se acumule en tu bolsillo y, en consecuencia, sin posibilidades de inversión que pueda reportarte ganancia.
Como ves, esta es también la respuesta al tema del embargo. Nunca se ha pensado en un eventual levantamiento del embargo con el propósito de enriquecer al cubano de a pie, de potenciar su capacidad económica. Esa no es ni ha sido la idea. El dinero es poder y es independencia, algo que no toleran los sistemas socialistas respecto de los individuos; lo que le inculcan al ciudadano es la satanización de la acumulación, lo que significa que el enriquecimiento y la libertad individuales están vedados.
Así, la dictadura −y esto es axiomático− prefiere un país económicamente ruinoso antes que políticamente inestable. El ciudadano estaría condenado a ser pobre para que no pueda ser libre. Obviamente, ningún empleo puede ser rentable si se quiere garantizar el orden interior en modo “sometimiento”. No se trata del embargo ni de la escasez de los recursos naturales de la Isla, mucho menos de que el trabajador no produzca divisas, se trata de la naturaleza del régimen y de la peculiar manera que este tiene de conservar el poder dada esa naturaleza unipartidista, socialista y totalitaria.
Cuba es un país rico en recursos y con tierras fértiles. El cubano es emprendedor, el embargo es un mito. ¿Cuál es entonces la razón de la miseria en la Isla? Muy simple: esa ruinosa situación es el enorme precio que se paga para que la cúpula político-militar castrista se mantenga en el poder. Dicho en términos más científicos: el poder de la dictadura es directamente proporcional a la indigencia del pueblo. De modo que levantar el embargo solo significaría, en la práctica, abrir las puertas de los bancos norteamericanos a la cúpula castrista, pero nunca enriquecer al cubano de a pie, cuya miseria es la condición de posibilidad del régimen. Esta es la razón de que −como ya se sabe por la experiencia soviética− la miseria en los países socialistas sea artificialmente provocada.
Por supuesto, ningún sistema es perfecto, pero hasta ahora la única garantía de que se respete al prójimo no está en lo que uno piensa de sí mismo ni en los valores morales que abrazamos, eso todavía no es suficiente, está en que el bien del prójimo coincida con el bien propio, en que el beneficio propio solo se dé a través del beneficio ajeno. Y esta suerte de imperativo económico, hasta ahora, solo se ha acatado  −por duro que sea admitirlo− al mirar al prójimo como cliente.
Podemos pensar en nuestro fuero interno lo que querramos, pero estamos obligados al respeto, al buen trato y a la humildad para con él si lo que buscamos es el beneficio propio. Y mientras más se expanda a la sociedad ese buen trato y las posibilidades que brindamos a los otros, más nos beneficiamos en lo personal. Pero también vale la inversa: no tenemos otro manera de destruir lo ajeno que no resulte al cabo autodestructiva.
Sin capitalismo no hay democracia. Mejórese, pues, todo lo que se quiera, pero no se cambie por promesas igualitarias que solo benefician al ilusionista al situarlo en una posición privilegiada respecto de sus ilusionados. El altruismo −esa preocupación desinteresada por el bien de los demás, tan cara al homo socialistoide− es en el fondo una peculiar manera de utilizar a los demás para el bien propio. Así, la respuesta a la pregunta que figura como título del presente artículo habrá de ser una respuesta de derecha: no hay tal embargo. Lo que el régimen cubano quiere es que le presten dinero para usarlo contra el prestamista y contra su propio pueblo.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Entregan Premio Nacional Memoria Viva (2020)

El Premio Nacional Memoria Viva correspondiente al año 2020, convocado por el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello fue entregado a siete de los mejores exponentes de la cultura popular tradicional santiaguera una entrega postergada por la pandemia de la COVID-19.
Según nota publicada en el portal web de la UNEAC, los santiagueros galardonados recibieron el reconocimiento de manos de Raulicer García Hierrezuelo, Director Provincial de Cultura.
El acto tuvo lugar en la Sala de Artes Decorativas del Museo Emilio Bacardí, Monumento Nacional, con la presentación del Quinteto Vocal Compas, agrupación polifónica que celebra sus 10 años de vida artística en la Jornada de la Cultura Nacional.
Entre los premiados se encuentran Ramírez Cabrera, Ernesto Heredia Dumois, Enrique Meriño Arango, constructor y reparador de instrumentos musicales para el carnaval santiaguero y Pedro Ángel Ramírez Cabrera, cuentero popular.
Asimismo, Virgilio Estrada Estrada, defensor de las tradiciones culturales campesinas; Cándido Garzón Cobas, artesano miniaturista; Ileana Llanes Pérez, creadora textil y Xiomara Giro Almeida, promotora cultural.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.