Cuba
Share on facebook
Compartir en Facebook

La ceguera voluntaria

En entornos autoritarios, tres barreras se interponen ante el acceso social al conocimiento. Aquí las denominaremos —identificándolas con actitudes concretas—: poder ver, saber ver y querer ver. Antecedidas por el negativo (no poder, no saber, no querer) que enfatiza el carácter restrictivo del proceso.

La primera limitación, fáctica, la llamaremos: no poder ver. Sucede cuando son inexistentes —o muy limitadas— las formas de acceder a cualquier información no avalada por la autoridad. La Cuba predigital era un terreno dominado, en lo fundamental, por la imposibilidad de poder ver. Para la inmensa mayoría de la población —no perteneciente a la élite— no había oportunidad de acceder, en tiempo real o diferido, a un conocimiento distinto al del noticiero nacional de la Televisión Cubana, el Granma o sus clones. Se erigía una muralla ante hechos y opiniones ajenas a los expuestos por la narrativa oficial.

Hacia afuera, la incapacidad de ver operaba también, de cierta manera. Conocer lo que sucedía dentro se veía limitado —aunque de modo diferente a la población nativa— por el restringido acceso a la prensa extranjera y el control estatal sobre los académicos foráneos. También por la dificultad de estos últimos —criaturas de sociedades abiertas— para comprender los mecanismos de socialización y control políticos y los cambios psicosociales de la población de la Isla. La expansión del turismo, si bien eliminó el cierre masivo al extranjero —típico de países del bloque soviético— no bastó para eliminar la mitología y representaciones estereotipadas de la realidad cubana.

Pero la expansión del Internet en los últimos años, aún con sus dificultades de costo y distribución demográfica y espacial, sí redujo esa imposibilidad fáctica, antes prácticamente uniforme e imbatible. Ahora, incluso, sectores populares empobrecidos han accedido a fuentes de entretenimiento e información, más o menos rigurosos, distintos a los oficiales. Cada persona con un smartphone y datos móviles se ha convertido en un potencial productor, emisor y receptor de mensajes diversos.

La segunda barrera, epistémica, la denominaremos: no saber ver. Sucede cuando, aun en posesión de manera formal del acceso a la información, los marcos de referencia o la impericia técnica —frutos de la socialización, identidad e instrucción personales— afectan el acceso a esos canales y temas alternativos que están disponibles.

Hoy subsiste en Cuba cierto velo epistémico para no saber ver. Los sectores envejecidos, políticamente adoctrinados y leales al discurso oficial —los hombres masa de la población cubana—, tienen dificultades reales para saber ver. Aunque pueden acceder a fuentes alternativas, consumen, por lo regular, las noticias de la prensa oficial. Su marco de comprensión de la realidad les hace, a priori, desconfiar y rechazar los datos y valores distintos. Se trata de un fenómeno que podemos observar también en otros contextos autoritarios, como la Rusia de Putin. Es paradójico que los desconocimientos, estereotipos y prejuicios subsistentes en un pequeño segmento (también envejecido y elitista) del exilio, sumerjan a sus miembros en otra forma de no saber ver la realidad posrevolucionaria cubana, a partir de una lectura ideologizada bajo cánones de hace medio siglo. El marxismo leninismo y el anticomunismo vulgar, como velos para la comprensión de una Cuba dinámica y plural.

La última barrera, no querer ver, ocurre cuando, aunque se tenga la posibilidad fáctica y epistémica para acceder a un conocimiento, otro, nos negamos a ello. Aquí lo volitivo es el factor principal. Resulta dañino en círculos académicos y artísticos, cubanos y foráneos, dado el rol social de conciencia crítica tradicionalmente asignado a la condición intelectual. Algo que, por cierto, valdría la pena discutir en otro momento.

Es un hecho palpable. Aun cuando se tiene acceso a fuentes múltiples de información, se vive en entornos diferentes al insular y se trabaja en academias donde la libertad de investigación y expresión son cosa común, existen personas que no desean procesar lo que sucede en Cuba. Tal vez porque, de hacerlo, ello les forzaría a evaluar la realidad y el discurso oficial cubanos con los mismos criterios con que juzgan otras realidades cercanas. A posicionarse de...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Mijaín llega a la final y los dioses de la lucha le hacen sitio en el olimpo

El tricampeón olímpico y abanderado de la delegación cubana, Mijaín López, llegó a la final de los 130 kilogramos en la lucha grecorromana, tras derrotar en la semifinal a su rival histórico, el turco Riza Kayaalp, con una pizarra de 2-0.
Mijaín no dio opciones de marcar puntos a su rival, desgastándolo mientras mostraba una excelente forma física y una impecable defensa, lo que le llevó a obtener los puntos de la victoria por la pasividad de su contrincante.
El Gigante de Herradura luchará mañana con el georgiano Lakovi Kajaia, quién tiene un bronce mundial como mejor resultado.

Leer más »

COVID-19 en Sancti Spíritus: 235 confirmados y un fallecido al cierre de la jornada anterior

Todos los casos confirmados en la jornada anterior son autóctonos. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

Al cierre de la jornada anterior la provincia vuelve a elevar la curva de contagios de la COVID-19 al confirmar 235 espirituanos infectados por el nuevo coronavirus, dispersos en los ocho municipios de la provincia.

Según refiere el parte oficial del Ministerio de Salud Pública (Minsap) todos los casos son autóctonos y todos son contactos de personas diagnosticadas con anterioridad.

Y las mayores cifras corresponden, como ha venido sucediendo desde hace meses, a la cabecera provincial, donde se registran 54 pacientes. Igual de elevado resultan los números de Jatibonico y Cabaiguán con 47 y 40 casos, respectivamente, dos de los territorios que han manifestado unas de las más tensas situaciones epidemiológicas de la provincia.

Por su parte, Taguasco —otro de los lugares de mayor complicación en las últimas jornadas— computa 37 pacientes, mientras que en Yaguajay los enfermos ascienden a 30, la mayoría de ellos pertenecientes a un control de foco existente en el Hogar de ancianos de Mayajigua, según informó en su perfil de Facebook el periodista Luis Francisco Jacomino, de la emisora municipal La voz de Yaguajay.

En el resto de los municipios espirituanos los contagios, al cierre de la jornada precedente, se comportan del siguiente modo: Fomento, 15; La Sierpe, ocho y Trinidad, cuatro.

De acuerdo con el Minsap, en la jornada anterior en la provincia también se reporta el fallecimiento de un espirituano residente en el municipio cabecera.

Leer más »

Yulimar Rojas: la saltamontes de Tokio

TOKIO.- Otra mujer fue la nota más decollante del 1ro. de agosto en esta capital, porque la venezolana Yulimar Rojas, entrenada por el cubano Iván Pedroso, titular bajo los cinco aros en Sidney-2000, vistió de hazaña a estos XXXII Juegos Olímpicos, con su medalla de oro y pulverizó el récord mundial de triple salto.
Hasta los 15,67 metros se estiró la sudamericana en su último salto para tejer un hilo conductor con su primer intento, cuando con 15,41 estableció nueva marca olímpica. El tope del planeta deja atrás por ¡15 centímetros! la anterior primacía, que estaba en poder de Irina Kravets desde 1995.
Fue ella la dueña y señora de una justa muy competitiva, pues la portuguesa Patricia Mamona se apareció en esta capital con su mejor registro de por vida, 15,01 metros para encaramarse en el cajón plateado del podio, mientras la española Ana Peleteiro, también a la sombra de las enseñanzas de Pedroso, hizo lo mejor de su carrera, 14,87 metros, y se colgó la presea de bronce.
En su última oportunidad, la jamaicana Shanieka Ricketts se estiró hasta los 14,84 metros, empujando hacia la quinta posición a la cubana Liadagmis Povea, quien logró dos saltos de 14,70 metros. Para ubicarse entre las medallistas hubiera necesitado su mejor resultado, que es de 14,93 metros.

Leer más »

Insisten en mantener lactancia materna durante la pandemia de la COVID-19

La Habana, 1 ago (ACN) Mantener la lactancia materna, aún en medio de la compleja situación epidemiológica provocada por la pandemia de la COVID-19, es el llamado de las autoridades sanitarias y uno de los mayores desafíos a debate durante la Semana Mundial de la Lactancia Materna que se celebra desde hoy y hasta el próximo 7 de agosto.
La leche materna está considerada la primera vacuna que recibe un bebé al nacer, una gota de vida que dura para siempre porque sus efectos se manifiestan a corto y largo plazo y repercuten en el desarrollo de cada persona, señaló en conferencia de prensa Dagoberto Rivera Rivera, coordinador de Programa del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Cuba.
Leer más: Agradecidas embarazadas de Cienfuegos con la primera dosis de Abdala
A nivel mundial su prevalencia de manera exclusiva (durante los primeros seis meses de vida) es de un 44 por ciento, aunque para el 2025 se aspira alcanzar la meta mundial del 50 por ciento.
En el caso de la Isla, al cierre de 2019 era de un 40, 9, pero teniendo en cuenta la importancia que se le otorga a esta práctica por parte de las instituciones de salud y la concientización que existe en la población, no debe ser un reto alcanzarlo, acotó Rivera Rivera.
Durante los meses de pandemia, expresó, UNICEF anima a continuar lactando aunque la madre se encuentre infectada con el SARS-CoV-2, pues este líquido vital es seguro para el bebé, protege de enfermedades mortales y más si se cumplen las medidas higiénicas y el uso correcto de la mascarilla sanitaria.
Enfermedades alérgicas, diarreas, obesidad, diabetes mellitus tipo II e hipertensión arterial se ven disminuidas a través de las defensas que le confiere esta leche a los bebés, padecimientos que pueden incrementar más la mortalidad en los infantes que la propia COVID-19, precisó Pablo Roque Peña, coordinador nacional del Programa de Lactancia Materna.
Con respecto a la vacunación de las madres que lactan, iniciada este 29 de junio en el país con Abdala, el especialista declaró a la Agencia Cubana de Noticias que constituye una vacuna muy segura y los elementos que la conforman no interfieren en la lactancia ni producen daños a la madre o al niño.
Si defendemos que las madres infectadas con el SARS-CoV-2 pueden lactar, con más razón defendemos la vacunación al no estar compuesto el inmunógeno por el virus sino por una parte proteica de este, agregó.
Con anterioridad, sostuvo, no se habían incluido este grupo poblacional porque Abdala era un candidato vacunal y éticamente no resultaba correcto, pero ahora es vacuna y ha demostrado su seguridad, además, en Cuba existe experiencia en la inmunización de embarazadas y madres que lactan con vacunas que emplean tecnologías similares.
Proteger la lactancia materna es una responsabilidad compartida que garantiza la supervivencia, la salud y el bienestar de la niñez y sus familias, y resulta clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible que aspira el país.

Leer más »

Actualidades del libro en Cuba

A veces, para hablar de la literatura, nos referimos solo a autores y obras. No siempre la crítica literaria contempla al editor, a la casa editorial, sus planes, logros y fracasos, a los talleres de impresión, librerías, bibliotecas y al lector. La circulación de la obra literaria creada por un artista de la palabra resulta intensa, extensa, y no se detiene en la imaginación y la creatividad que terminan en la escritura. Precisa también de la industria y de la promoción. Muchas veces un experto editor propicia el mejoramiento de la obra creada por un escritor, cualquiera que sea el género mediante el cual se exprese.
En los últimos dos años la situación del libro en Cuba ha venido siendo difícil, afrontando avatares que atentan no contra la calidad ni la creatividad de los autores, sino contra el proceso de edición, tan complejo y múltiple. Carencias esenciales de medios de impresión y problemas técnicos en los talleres se confabularon durante 2019, todo el año pandémico de 2020 y lo que va de 2021. Los lectores no han tenido siempre la posibilidad de observar la aflicción de nuestros escritores y editores para poder cumplir sus planes de publicación, o tener que retirar o posponer libros valiosos con retrasos de los procesos técnico-productivos.
¿A quién atribuir tales molestias, detenimientos, demoras? Primero hay que preguntarse de dónde viene el papel, cómo puede adquirirlo el país y en qué transporte hacerlo llegar desde el exterior hasta los sitios donde es imprescindible. Luego hay que ver dentro de los talleres de impresión las no pocas dificultades que crea la escasa solvencia para renovar sus equipos, y para adquirir la materia suficiente para producir. Es una cadena que va desde la industria hasta la editorial, y de esta a los autores y lectores.
La tensa situación del libro en la Cuba de hoy pasa por el maligno bloqueo norteamericano sobre toda la vida material y espiritual de la nación. La pandemia de la COVID-19 lo ha ido agravando, desde la liquidez del país para adquirir insumos hasta mil y un problemas dentro de las editoriales y los talleres impresores. Somos testigos de los esfuerzos denodados del Instituto Cubano del Libro por mitigar la situación. El cierre de las librerías ha traído consigo demoras o atascos de la extensión del libro impreso y en venta. No tenemos un sistema de vendedores ambulantes que pueda dar un paliativo a esa situación. No estaría mal crearlo.
Tomo por ejemplo los esfuerzos de dos editoriales: La Luz, de Holguín, y la propiamente llamada Matanzas, que han demostrado con los años ser de las mejores con que contamos, por la magnífica gestión, la calidad de sus libros, el rigor en sus portadas y lo que llamamos «la tripa» del libro. La Luz y Matanzas se han distinguido por años en las ferias del libro, y ahora enfrentan la plaga del tiempo actual: el bloqueo, la pandemia y las trabas internas difíciles de desanudar.
Dirigida por el poeta Luis Yuseff, La Luz tiene un plan editorial de unas 36 obras desde 2019, cuyas salidas no ha podido completar, si contamos con que algunos de esos libros vienen de planes de años anteriores, como ocurre en casi todas las editoriales cubanas. Hoy mismo posee no pocos libros de autores muy jóvenes, pues La Luz es una editorial afiliada a la Asociación Hermanos Saíz (ahs), y divide sus planes en tres segmentos: el Plan Riso, volúmenes no mayores de cien o 120 páginas, para ser impresos en las máquinas llamadas Riso. Ese plan marcha digamos que bien: 15 obras de variados géneros han salido o están por salir de sus talleres.
Su Plan especial de libros más voluminosos depende mucho de las capacidades del Instituto Cubano del Libro para financiar y lograr sus salidas, y ello se complejiza en todas las editoras del país, numerosas por cierto. La Luz tiene 14 libros en ese plan, y han podido salir algunos, como el notable Fidel Castro. Como una espada reluciente, una compilación de textos de María Julia Guerra y Rubén Rodríguez, o los ensayos Apuntes en torno a la guerra cultural, de Abel E. Prieto, y también obras de ficción para la infancia de autores reputados como Nelson Simón, Luis Caissés, Enrique Pérez Díaz, Magaly Sánchez, Ariel Fonseca, Alberto Peraza, Celima Bernal, Luis Carlos Suárez, entre otros varios (me apena no poder ofrecer aquí el listado completo). El tercer plan llamado Fondo de población incluye siete obras tan codiciables como los ensayos de Roberto Manzano, Anatomía del trabajo artístico, más sendas antologías de poesía y cuento.
La Editorial Matanzas también ha alcanzado un alto prestigio, dirigida por el poeta y premio nacional de Edición, Alfredo Zaldívar. Lleva ya no pocos años mostrando calidades entre los libros que edita y cualidades de gran valía en sus acabados. Ha podido publicar hasta 25 obras en este lapso pandémico a partir de su propio taller de impresión, más tres números de la revista Matanzas. Posee actualmente otros 25 títulos entregados a talleres de impresión en sus planes Especial y de Fondo de población, que irán saliendo gradualmente. Entre estos últimos, han visto ya su publicación cinco obras tan notables como Los Beat: poesía de la rebelión, con selección de Margaret Randall y traducción de Edelmis Anoceto, o también Los generales escriben, un grupo de cartas de los generales de la independencia atesoradas en el Museo Oscar María de Rojas, en Cárdenas, una compilación de Danilo Martínez Carmenate.
La Editorial Matanzas se ha dado el casi lujo, para los tiempos que corren, de poder editar, en medio de tantas peripecias en su contra, poemarios de ocho cubanos: Efraín Rodríguez Santana, Damaris Calderón, Sergio García Zamora, Luis Marimón, Carlos Zamora, Ronel González,
Soleida Ríos, y Rolando Estévez. Obras de diversos géneros de Laidi Fernández de Juan, Daniel Céspedes, Geovanny Manso y Urbano Martínez Carmenate, entre otros, así como cuatro cuadernos de literatura para la infancia, y otros cuatro títulos de los premios Milanés y de la Fundación de la Ciudad. Son obras locales (matanceras) y universales que en su conjunto forman un bloque selecto concluido con muchísimos esfuerzos.
La Luz y Matanzas poseen filtros cualitativos serios, y cuentan con librerías, salones para actos (presentaciones de libros, conferencias, eventos…), talleres de labor inmediata en la edición de sus libros, y desarrollan conveniente divulgación de sus ediciones y labor de promoción de la lectura. Diseñadores e ilustradores tan notables como Robert Ráez o el cada vez más destacado Johann E. Trujillo, son partes respectivas de los equipos de edición, emplane, corrección, diagramación y otros trabajadores de apoyo.
Cuánto nos duelen las librerías cerradas, el poco estímulo para sus libreros, que precisan de una mayor capacitación, un conocimiento a fondo de las técnicas de promoción y venta, y que se destaque nacionalmente cuáles son las librerías y los libreros de mejores rendimientos. Nos duele hondo que una pandemia, la rudeza de varios tipos de bloqueos que sufre Cuba no solo de la nación estadounidense (por ejemplo, bancarios), pero sobre todo de ella, y nuestras propias deficiencias, entorpezcan la creación, edición, divulgación, promoción, venta de los libros y el placer receptivo de los lectores.
Se advertirá que no me he referido al libro digital, esfera en la que Cuba deberá avanzar aún muchísimo más, más allá de los esfuerzos notables que realizan en ello tantas instituciones cubanas. Tampoco me he referido a los libros que editoras universitarias, o de Pueblo y Educación y otras varias que producen para el campo educativo, o de las ciencias y las técnicas en general, y que lo hacen también bajo tantas presiones negativas en su positiva labor.
El lector debe saber que el asunto aquí expuesto y ejemplificado con dos editoriales representativas es mucho más complicado que el esquema de mi enunciado. Es bueno que se conozcan las dificultades para que el libro tenga la resonancia que precisa y llegue a las manos de quien lo hace subsistir con su lectura. No me las sé todas, pero estoy seguro de que no se han tocado aún todas las puertas para hallar soluciones. Vendrán tiempos mejores. Ahora mismo las editoriales cubanas, las imprentas y las librerías batallan duramente para que el libro en Cuba cumpla el papel que las circunstancias les regalan o les imponen.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.