HAVANA CLIMA

Casi 11.000 cubanos presentaron trámites migratorios en México desde enero

Extranjeros de 169 países han iniciado trámites migratorios en México desde que empezara el año. (Foto: INM – Twitter)

Cerca de 11.000 cubanos presentaron trámites migratorios ante las autoridades mexicanas en lo que va de año, específicamente para solicitar o renovar residencia, según datos difundidos por el gobierno del país azteca.

Publicaciones recomendadas para ti
Parlamento Europeo debatirá situación de los presos políticos en Cuba
Luis Manuel Otero “ha perdido la vista de un ojo y no ha recibido atención médica”
Estrena Bis Music “Canción sin rostro”, un tema a dúo de Liz Castillo y Wil Campa (+Video)

De acuerdo con el reporte mexicano, Cuba se posicionó entre los diez países con...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Desde las redes: ¿Para qué se usan en Cuba los estados de WhatsApp?

Esta aplicación de mensajería instantánea cumple también con algunas funciones de red social y se ha convertido en una de las apps más empleadas en el mundo de las tecnologías

Relacionados

Nos atrevemos a asegurar que la mayoría de los usuarios de la telefonía móvil en Cuba usan WhatsApp o alguna vez lo han hecho. Como de seguro sabes, se trata de una aplicación de mensajería instantánea que cumple también con algunas funciones de red social y que se ha convertido en una de las apps más empleadas en el mundo de las tecnologías.

En esta ocasión, Desde las redes te comentaremos, particularmente, sobre los estados de WhatsApp, que duran 24 horas y consisten en elementos que ven todos los contactos del teléfono que también usan la aplicación o al menos aquellos que tú mismo escoges para compartir.

[embedded content]

Los estados constituyen una versión copiada de las historias de Facebook, que a su vez copió de Instagram y esta, de Snaptch.

Existen varios tipos de usuarios. Están los que nunca publican estados, pero ven los demás, y aquellos que ponen fotos, textos, videos, dibujos sobre los temas más variopintos que incluso a veces no deberían publicarse.

Entre las finalidades de esta opción de WhatsApp en Cuba han proliferado últimamente los estados de ventas y negocios, impulsados por el aislamiento social al que nos obligó la covid, por lo que los estados se han convertido en un mercado instantáneo para comprar, vender o revender casi cualquier cosa.

Los estados para este peculiar comercio constituyen una especie de tiendas virtuales en la que el vendedor puede atender sus intereses desde cualquier sitio, basta que tenga el teléfono en la mano. De este modo usted puede responder al estado para preguntar el precio y el lugar donde adquirirá la mercancía.

Recuerda que en el noticiero VisionEs generalmente abordamos el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación, así como los asuntos más virales que suceden en las plataformas digitales. Suscríbete a nuestro canal en YouTube.

Leer más »

“Mi hija sigue desaparecida hasta el día de hoy”

LA HABANA, Cuba. – La adolescente cubana Maydeleisis Rosales lleva más de un año desaparecida y su madre, Isis Ameneiro Rodríguez, empieza a perder las esperanzas. 
La última vez que la vieron tenía 16 años. El día 30 de mayo de 2021 estaba conversando con su exnovio en el parque de Campanario y Malecón, Centro Habana, y supuestamente un hombre se la llevó por el brazo. 
La denuncia penal de su desaparición fue establecida en la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Zanja a las 24 horas de perder el contacto con su familia. 
“Dice la Policía que la están presionando”, cuenta la madre de la adolescente desaparecida. Sin embargo, en lo que va de año, en más de una ocasión, los agentes del orden han ignorado sus súplicas e incluso la han coaccionado para que deje de hacer denuncias en las redes sociales y en la prensa independiente.
En marzo de este año, la Policía acudió al trabajo de Isis Ameneiro para intimidarla. 
“Ella debe estar bien. La juventud es así, a lo mejor se enamoró y no quiere virar”, cuenta Isis que le dijeron los agentes de la PNR involucrados en el caso. También le insinuaron que la niña no quería regresar porque la maltrataban en su casa o porque eran muy pobres. 
Hoy la nueva especulación sobre la suerte de su hija es que “está embarazada y no quiere regresar por miedo”, dice Isis. Sin embargo, no ha habido ni un solo resultado de la investigación de la Policía, asegura. 
Además de las amenazas para que desista de denunciar la desaparición de su hija, no ha recibido ninguna explicación sobre las posibles líneas de investigación. Los sospechosos han sido descartados sin mucha indagación, lamenta la mujer.
La pregunta de “¿dónde está Maydeleisis Rosales?” se ha hecho pública en varias ocasiones. La familia y los amigos han redoblado los esfuerzos para encontrarla, pese a que no cuentan con los recursos para emprender una búsqueda a nivel nacional. 
A un año y un mes de la desaparición de su hija, Isis Ameneiro tiene pocas esperanzas por el panorama de violencia e impunidad que se vive en Cuba. Maydeleisis Rosales y Yosvany Villar Ávila, de 14 años, son solo dos casos por los que debiera establecerse una alerta Amber en la Isla, donde cada vez son más frecuentes las denuncias de desapariciones de niños, niñas y mujeres. 
Parece que el caso de Maydeleisis Rosales no interesa demasiado a las autoridades cubanas, que han pospuesto la aprobación de una Ley Integral contra la violencia contra niñas y mujeres, y no tipificaron el feminicidio en el nuevo Código Penal. 
Por su parte, las plataformas feministas independientes YoSíTeCreo en Cuba y la Red Femenina se han hecho eco de las denuncias por la desaparición de las jóvenes Yeniset Rojas y Addys López. Los familiares de estas dos mujeres tampoco han recibido respuestas de la Policía ni del proceso investigativo que, se supone, se está llevando a cabo.
[embedded content][embedded content]
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Béisbol: hoy, Góngora vs. Mojena en sexto juego de play off final

Bayamo, 27 jun (ACN) No hay espacio para más y el duelo entre el zurdo matancero Dariel Góngora y el derecho granmense Joel Mojena, matizará hoy el sexto juego del play off final entre ambos conjuntos, con sede en el estadio Mártires de Barbados, en esta ciudad.
Góngora no se pudo enfrentar a los Alazanes en la fase clasificatoria y en esta final acuñó una derrota, en tanto Mojena salió airoso en el tercer juego y hoy buscará un triunfo que le tribute un empate a su equipo.
Apoyados en el poder ofensivo del torpedero Erisbel Arruebarruena y los efectivos relevos del diestro Noelvys Entenza, los Cocodrilos del mentor Armando Ferrer marchan delante 3-2 en este pareo, en tanto el mánager de los Alazanes, Carlos Martí, buscará una alineación mucho más ofensiva, aunque realmente no tiene mucho de donde sacar.
Lea también: El zurdo Naykel Cruz y su binomio perfecto con Andrys Pérez
Ya he estudiado bien a los granmenses, que tienen muy buen equipo, pero trataré de caminar lo más posible, comentó Góngora a la ACN, en tanto Mojena no quiso declarar nada y dejó bien claro que no le gusta hablar antes de los encuentros.
Granma ha ganado tres títulos en las últimas temporadas, en tanto Matanzas ha estado en las últimas tres finales, en las que ganó en la edición 59.
En un recorrido por la bella ciudad bayamesa, apreciamos mucho optimismo en que hoy Mojena puede solventar el triunfo del empate 3-3, pero muchos hacen la salvedad de que el mentor Carlos Martí tiene que tomar decisiones más precisas, en clara alusión al inesperado toque de bola en el quinto juego con el receptor Iván Prieto, máximo remolcador en toda la temporada.

Leer más »

La historia intelectual que necesitamos

Hay que felicitar a La Tizza por su iniciativa de abrir espacio a análisis sobre algunos proyectos intelectuales que existieron en la postrevolución cubana, y que terminaron, en todos los casos, sacrificados en el altar de la intolerancia y la pasión totalitaria. A modo de inventario recordaré, aparte de los emblemáticos Pensamiento Crítico y CEA, a Paideia, al Proyecto Castillo, Magín, Habitat Cuba, entre otros.
Creo, sin embargo, que hacerlo con artículos como el de Luis Suárez (LS) sobre el CEA, es contraproducente. Sucede que estos temas son cuartos llenos de humo, y el referido artículo lejos de abrir una ventana, insufla más humo. Aunque no sería honesto si me declarara un fan del pensamiento y la actuación de LS —ni hace un cuarto de siglo, ni ahora— debo reconocer sinceramente sus méritos.
Fue en los años del CEA un hombre valiente, un funcionario letrado que consiguió poses intelectuales meritorias, aun cuando nunca fue —ni es— un intelectual, a menos que echemos mano a la socorrida metáfora gramsciana de «intelectual orgánico» y le agreguemos una aclaración: frustrado por las rigurosidades partidistas.
Asimismo, lo que es en cierta medida meritorio, ha sido también un hombre fiel al sistema político cubano, al que acostumbra a denominar unas veces «revolución», otras «socialismo», o, estirando más: «marxismo cubano». Conmueve su permanencia al lado del «partido» al que concibe cual una entelequia, que para él resume una utopía pero que en la vida real le reprimió y reprimió a su familia, le desposeyó de medios de vida, lo calumnió y humilló de manera pública. Realmente, LS se conduce como lo haría un monje con fe en una doctrina.
Probablemente por eso, la historia que LS nos propone es la antihistoria del CEA. Se trata de un relato de incidentes y hechos como sacado de un informe a una asamblea de balance, con la semi-carta de Raúl Castro subiendo y bajando. Su objetivo fundamental es jurar lealtad y querer demostrar que el CEA —es decir, él— siempre fue leal y orgánico a «la Revolución». Solo por eso el artículo es farragoso. Pero hay algo peor que el aburrimiento: la retinosis ideológica y la falsedad.
Luis Suárez Salazar
Las fotografías de Stalin
LS manipula la historia del CEA, y hace lo que Stalin —y todos sus herederos— hacían con las fotos y las memorias: retoques discriminatorios y eliminación de lo inconveniente. Nunca menciona a figuras importantes como Camilo Domenech, subdirector por varios años e impulsor de algunos pasos progresistas como la revista y la computarización. Tampoco a Gerardo González, quien fue investigador del CEA por diez años y dejó toda una obra dedicada al Caribe.
Cita la participación de Aurelio Alonso en una investigación sobre municipios que dirigí —y es cierto, y agradezco a Aurelio su excelente disposición— pero Gerardo lo hizo por tres años: ¿su contribución no fue válida? Omite a Alberto Álvarez, quien llegó a ser jefe de departamento, y escribió, junto a Gerardo, un libro en 2001 sobre el proceso CEA —Intelectuales vs Revolución— que, gústele o no, es una referencia obligada. ¿Por qué esas omisiones?
A Maurizio Giuliano lo denosta vulgarmente, a pesar de que su libro —El caso CEA: Intelectuales e inquisidores en Cuba— se basó en documentos que alguien del CEA le dio, y que todos celebramos al saberlo. A mí me cita mucho, ¿qué remedio?, pero obvia una parte de mi obra, por ejemplo, un libro sobre la participación en Cuba, un artículo que hizo coyuntura acerca de la reestructuración del consenso, y mis proyectos enfocados en movimientos comunitarios que habían logrado una interesante sinergia con activistas sociales de lo que entonces veíamos como una naciente sociedad civil.
Luego me dedica dos párrafos propios de un apparatchik decepcionado, pero que imagino necesarios para su rito de pasaje hacia la «familia revolucionaria». Me describe saliendo del país por decisión propia, como un traidor a la comunidad nacional, y un falsario reiterado y agresivo contra quienes fueron los colegas del CEA. Obviamente no voy a descender al lodazal de LS, excepto para aclarar dos cuestiones, diría que metodológicas.
Solo recuerdo haber publicado un artículo sobre la historia del CEA, que los lectores pueden leer y contrastar con los juicios de LS. En él, y en otros asuntos colindantes en los que he opinado, siempre abordo el tema con absoluto respeto a todos los participantes, porque francamente creo que, matices aparte, todos se comportaron a la altura del momento. Lo cual, y esto debe quedar claro, no me exime de la responsabilidad intelectual de criticarles cuando se alinean con posturas lamentables referidas a la política interna y exterior del gobierno cubano.
Deseo igualmente reafirmar el único punto que LS no adultera: respecto a los inquisidores que nos violentaron, ocasionaron la muerte de un querido colega y nunca se han disculpado, siempre mantendré una posición pública de profundo desprecio y hostilidad sin cuartel. Si LS ha decidido mantener con ellos una relación de conformidad y armonía para ser reingresado a la «familia revolucionaria», que lo haga.
Yo lo entiendo cuando ofrece una tierna reflexión sobre el pensamiento del presidente cubano Díaz Canel,  que, según afirma, nos convocó a todos «con la mirada puesta en el futuro», a seguir pensando para «dotar a la nación de un cuerpo teórico indispensable a este momento preñado de urgencias»; pero le ruego que no me evalúe desde mi incompatibilidad con ese ejercicio de genuflexión masoquista.
El Centro de Estudios sobre América, en La Habana. (Foto: Cubaencuentro)
¿Era el CEA orgánico políticamente a algo en Cuba?
 El informe burocrático de LS pretende demostrar que éramos orgánicos a la «revolución» y al «socialismo» cubanos, solo que no fuimos comprendidos y los compañeros de la dirección política cometieron un error que más adelante subsanaron con darnos buenas opciones de empleos y algunas medallas. En el mejor de los  casos, ese es un desvarío de LS. Primero, porque en los noventa ya no había Revolución cubana. Ella terminó en la primera mitad de los sesenta y fue sucedida por una etapa postrevolucionaria basada en los subsidios soviéticos. Lo que vivíamos en los noventa era la desintegración de ese «pacto» postrevolucionario.
En consecuencia, ni la Revolución, ni la postrevolución fueron nunca socialistas, pues esta cualidad se define por la socialización del poder, y lo que vivimos en esos años fue una brutal concentración totalitaria del poder y el aniquilamiento de todo espacio social autónomo, incluso de las familias. Hoy no es fundamentalmente diferente, solo que el Estado no puede hacerlo como antes, la sociedad no quiere ser como antes y la movilidad social que la postrevolución garantizó se realiza principalmente fuera del país.
Entonces, lo confieso, todos creímos que éramos orgánicos a algo en el sistema, pero en realidad no lo éramos. Los dirigentes que nos visitaban —Hart, Prieto, Alarcón, Robaina, Ross, etc—, lo hacían por pura curiosidad y como una suerte de ducha herética entonces de moda. Las pocas puertas que se nos abrían —yo entré por algunas de ellas— eran iniciativas que nada decidían.
Nos toleraron hasta 1996 por la crisis y por dos razones. La primera, que estaban anonadados ante el estropicio que habían creado. La segunda era más prosaica: el CEA fue una fuente de ingresos, en particular desde mis proyectos. Por ejemplo, todos los meses yo firmaba un recibo por 1,2 mil dólares que eran teóricamente mi salario, los cuáles pasaban a las arcas del PCC. Y cada trabajo de campo, que hacíamos con viáticos escuálidos en pesos, y alojados en lugares muy poco saludables; aparecían en los informes de proyectos con fuertes viáticos en moneda dura y hospedados en hoteles respetables. De esta forma, yo compraba mi derecho, y el de mi equipo, a investigar y eventualmente a opinar.  
Por otro lado, el CEA no era homogéneo intelectualmente. Había un grupo de economistas, cuya figura más brillante era Pedro Monreal, que abogaba por un socialismo de mercado (Nove, Kornai, Elson), y que publicó un libro que hizo coyuntura sobre la reforma de la economía cubana. No eran tecnócratas, sí diría que socialdemócratas, y estoy seguro de que si hubieran prestado atención a Carranza, Pedro y Luis, hoy Cuba fuera mejor. Pero ese grupo convivía con otro, donde me incluyo, más inclinado a la izquierda, que centraba su atención en las cuestiones de la democracia, la participación y los poderes comunitarios, y que también publicó varios libros de fuerte influencia, a pesar de que muchos ejemplares fueron destruidos en 1996.
No obstante, en esta convivencia contradictoria no existían brechas insalvables, pues en última instancia estábamos dispuestos a reconocer que la solución cubana pasaba por un uso más intenso del mercado, solo que con espacios autónomos de gestión y contestación social para contrarrestar sus efectos. Rememoro al respecto una frase de Pedro, ellos abogaban por «tanta participación como fuera posible». Aunque marchábamos por sendas diferentes, sostuvimos algunos debates que siempre recordaré con aprecio por la altura de los argumentos y que fueron vitales para mi formación profesional.
En este sentido, el CEA se encaminaba a madurar como una «comunidad epistémica», influyente en el ámbito público en que nos movíamos y con una atención creciente de la sociedad. Recuerdo que el mismo día, a principios de marzo, en que nos comunicaron la decisión del Buró Político de prohibir los estudios de Cuba en el CEA, habíamos concluido un taller sobre economía comunitaria al que asistieron unas sesenta personas, incluyendo alcaldes, activistas comunitarios, etc. Curiosamente, fue esa la actividad que primero impugnaron en una reunión previa al ataque del V Pleno del Comité Central.
No obstante, nuestro radio de acción era limitado y, sobre todo, retráctil, de manera que cuando sonó la alarma del V Pleno, todos los «amigos» desaparecieron. Algunos festejaron la oportunidad de beneficiarse con algunos rastrojos institucionales (por ejemplo, el control de LASA), la mayor parte se escondieron, y los pocos que nos visitaron lo hicieron furtivamente, como para dar el pésame. En resumen, no teníamos partisanos sino transeúntes curiosos.
 Esto plantea un drama que han encarado los proyectos intelectuales críticos en Cuba: la inexistencia de una «opinión pública» y de espacios sociales autónomos; en consecuencia, ellos solo duran mientras el sistema consienta la crítica. Es la historia de Pensamiento Crítico y del CEA, aun cuando entre ambos existe una diferencia crucial en cuanto a sus propósitos. Pensamiento Crítico sí fue orgánico a tendencias políticas que aún operaban en la postrevolución temprana (1965-1971); el CEA nunca lo fue. Todo un tema a discutir.
(Imagen: Cedinci)
¿Qué análisis se necesita?
Lejos de los recuentos burocráticos, sugeriría un debate basado en el aborto de las comunidades epistémicas y el costo que ello ha tenido para el pensamiento social cubano. Nuestro principal lastre siempre ha sido la dificultad para establecer vínculos con la sociedad, siquiera académica. La Universidad de La Habana, conservadora como sus casi tres siglos, nunca nos abrió las puertas, y cuando entrabamos por alguna rendija era para hacerlo según reglas acordadas. Siempre hablamos a medias para garantizar la sobrevivencia, por esa razón éramos más conocidos y mejor evaluados fuera de Cuba, pues era allá donde teníamos los mejores podios y nos expresábamos con mayor libertad.
Hoy la situación ha variado en un sentido: existen mayores espacios autónomos, unos consentidos por el sistema —como fue Cuba Posible y continúan siendo los Jueves de Temas—, y otros arrancados a la fuerza, oposicionistas, que comienzan a usar el espacio público, esencialmente virtual, como lugar de acción. Reconozco el mérito de los primeros y admiro profundamente a los segundos. Cabría preguntarse dónde estaría aquel CEA, si aún existiera, y no encuentro una respuesta. Posiblemente porque treinta años después habría tenido que desaparecer, fuera por implosión interna o por el desgaste de la propia vida.  
Y aquí termina mi nota. Deseo éxitos a La Tizza por su iniciativa, y no menos a Luis Suárez, a quien, de paso, recomiendo que deponga eso que Nietzche llamaba «la pasión del resentimiento» y que evidentemente está dañando su juicio e imagen, y, como un favor personal, que no me siga usando para sus ejercicios de paleo de lodo. Si no tiene más remedio que hacerlo, que lo haga en otra dirección.
***
Comentario al artículo de Luis Suárez Salazar, «El Centro de Estudios sobre América (CEA): Apuntes para su historia».

Leer más »

Concluye en China primera fase de pruebas de avión hipersónico no tripulado para uso civil

Los investigadores prueban un componente del avión hipersónico no tripulado Nanqiang No 1 en un laboratorio de la provincia china de Fujian. Foto: Xiamen University.Ingenieros chinos concluyeron la primera fase de pruebas del Nanqiang 1, un avión hipersónico no tripulado para uso civil diseñado para alcanzar hasta seis veces la velocidad del sonido.
De acuerdo a los científicos, se espera que la versión final de la aeronave pueda transportar hasta 10 pasajeros a distancias superiores a los 6 000 km a una velocidad de Mach 6 (seis veces la velocidad del sonido), suficiente para alcanzar cualquier lugar de la Tierra en menos de dos horas.
Según detallan los investigadores en The South China Morning Post, el Nanqiang 1 está equipado con un motor de ciclo combinado de última generación, que incluye un par de motores de turbina, un pequeño cohete y dos motores ‘ramjet’ de respiración aérea.
Al despegar de la pista, señalan los diseñadores, las dos turbinas proporcionan un gran empuje a una velocidad inferior a Mach 2. El pequeño cohete aceleraría el avión hasta Mach 4, y los motores ‘ramjet’ le darían la potencia necesaria para alcanzar su velocidad de crucero de Mach 6.
De no presentarse contratiempos, los expertos esperan concluir la fabricación de los aviones hipersónicos en un plazo inferior a los seis años. Sin embargo, apuntó Yin Zeyong, coautor de la investigación, aún quedan detalles por afinar, como los sistemas de frenado y aterrizaje de emergencia.
(Con información de RT)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.