HAVANA CLIMA

Street Entertainers in Cojimar, Cuba – Photo of the Day

Jodi Newell of the United States took the photo of the day: “Street entertainers in Cojimar, Cuba”. She used her Canon 60D camera.

The post Street Entertainers in Cojimar, Cuba – Photo of the Day appeared first on Havana Times.

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Rafael Morante hizo de Cuba su Patria

Foto: Detalle de un cartel, diseñado por Rafael Morante.

El dibujo de Chaplin con el que la Cinemateca de Cuba celebró su primer aniversario, se convirtió al instante en símbolo de ese centro cultural. La pluma tras el icónico cartel fue la de Rafael Morante Boyerizo, reconocido diseñador y escritor que falleciera este fin de semana en nuestra capital, adonde arribó en 1940.
No era siquiera un adolescente cuando su familia se estableció en la Mayor de las Antillas huyendo de la masacre de la Guerra Civil Española. En esta tierra, a la cual Morante Boyerizo asumió como propia, llevó a cabo una extensa carrera profesional que lo ha sumado a la lista de las figuras imprescindibles de la historiografía de la gráfica en Cuba.
En una entrevista contó que, al darse cuenta de que tenía buena mano para el dibujo, decidió entrar en la Escuela Profesional de Publicidad. En lo adelante, su vida estaría signada por un trabajo ininterrumpido en el universo del diseño gráfico.
Cuentan, como parte de su prolífica obra, numerosos carteles para filmes cubanos y extranjeros, así como varios números de la revista Cine Cubano, donde destacó principalmente por la modernidad de sus propuestas. Fue uno de los primeros cartelistas del Icaic, y colaboró, además, con su departamento de dibujos animados.
De igual forma, un extenso grupo de instituciones y publicaciones impresas de dentro y fuera del patio se prestigiaron con su quehacer, así como el Instituto Superior de Diseño Industrial, donde fungió como profesor de Dibujo. 
En la trayectoria del Premio Nacional de Diseño 2015, también sobresalen novelas como Amor más acá de las estrellas y Desterrado en el tiempo, y cuentos y poemas que quedan como testimonio palpable de un artista cuya labor ensalzó la cultura de este pueblo que lo acogió e hizo su hijo, donde brilló como artista y compartió sus días con Teresa Blanco, premio nacional de Edición. 
Con obras de innegable atractivo visual, frescura y evolucionando constantemente hacia nuevas formar de crear, sobreponiéndose a las carencias materiales para la producción cartelística, Rafael Morante Boyerizo –transgresor e irreverente– transitó con paso firme por el diseño autóctono cubano.   

Leer más »

El sector azucarero no puede seguir siendo solo azúcar

La Habana, 27 jun ACN) La agroindustria azucarera cubana dispone de una experiencia tremenda, y eso constituye una fortaleza para el salto tecnológico y organizacional que tenemos que dar en este sector, porque no podemos seguir haciendo lo mismo cuando han cambiado los tiempos y la vida nos está diciendo que tenemos que ir a otros conceptos.
Es esta una de las premisas que defendió el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en un encuentro, con los participantes en un taller de tres días realizado entre directivos, técnicos industriales y productores cañeros.
El objetivo del seminario, que agrupó a más de un centenar de especialistas, se dedicó a analizar los principales problemas y desafíos del sector. Contó, además, con la asistencia de académicos, científicos y otros expertos vinculados con el ramo, buena parte de ellos mujeres brillantes.
La agroindustria azucarera –enfatizó Díaz-Canel– cuenta con «una masa de obreros y trabajadores comprometidos, con sentido de pertenencia, que tienen confianza en que todavía el sector se puede recuperar, y esto es algo que está en nuestras manos, con todos buscando esa recuperación».
En la zafra 2021-2022 se fabricaron, en números redondos, 480 000 toneladas de azúcar; 36 centrales molieron algo más de seis millones de toneladas de caña. Fue la producción más baja en más de cien años. El encuentro del Presidente de la República con las trabajadoras y los trabajadores del sector para evaluar esos resultados, sin embargo, no fue, como podría haberse pensado, para «dar palos».
No sin críticas y autocríticas, tanto de directivos como de especialistas, el ambiente de la reunión fue positivo, optimista, esperanzador, como ocurre cuando se está ante un momento de cambio.
La dirección del país, sin duda, quiso enfocarse en lo verdaderamente trascendente, enaltecedor: la confianza de la Revolución en los hombres y mujeres que trabajan en una agroindustria que es cultura e identidad nacional y que no solo será salvada, sino también desarrollada para ocupar el lugar que tiene en nuestra economía y en nuestra idiosincrasia, ahora en tiempos en los cuales la ciencia y la innovación tienen que ser la guía.
El encuentro en sí no, pero lo que se acordó en él, el consenso que al parecer generó de forma definitiva (y que no ha sido fácil alcanzar, pues se trata de una transformación radical en una tradición centenaria), debe ser un nuevo parteaguas en la historia de la producción azucarera cubana.
La agroindustria se inicia en un nuevo modelo de gestión, en el cual la producción exclusiva de azúcar no puede continuar siendo el centro de todos los cálculos, estrategias, esfuerzos e incluso la fuente de los principales ingresos.
El azúcar no puede seguir siendo –ni ya lo será– el fin en sí mismo; una visión emancipadora que el Jefe de Estado defiende cada vez que aborda temas vinculados con la producción cañero-azucarera y que hereda del pensamiento más genuino de la nación, en especial el del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, hijo él mismo de una familia eminente y virtuosamente azucarera.
El sector se dirige hacia un modelo de negocios en el que la diversificación y la economía circular (el aprovechamiento de todo lo que dé la caña –y las tierras donde están– y lo que salga de las fábricas) le puedan ofrecer suficiente dinero, para así incrementar su rentabilidad, impulsar su desarrollo y garantizar el crecimiento sostenido del bienestar de las personas y familias que están vinculadas con el ramo, tanto estatal como cooperativo y privado.
El azúcar seguirá saliendo de los ingenios, pero la estrategia es producir para satisfacer el consumo nacional (el doméstico y el industrial) y exportar otra parte, más o menos grande o pequeña, según como anden los compromisos y el mercado.
Ahora el objetivo es producir más alcoholes, más rones, más electricidad, más derivados para vender en el mercado interno y el foráneo; más comida, más de todo lo que pueda hacerse, y siempre desde una filosofía y conducta amigables con la naturaleza.
Se trata, además, «de que haya una autonomía real de las empresas, que los directivos, sus consejos de dirección y sus trabajadores tomen decisiones propias y no tengan que estar consultando “arriba”», insistió el vice primer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, quien participó en el encuentro junto al miembro del Buró Político y vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, y el integrante del Secretariado del Comité Central y jefe de su Departamento Agroalimentario, Félix Duarte Ortega.
«Los directores de las empresas agroindustriales azucareras tienen que pensar como empresarios y desarrollar ideas que les permitan incrementar los ingresos», enfatizó Tapia Fonseca, para quien el modelo de gestión de estas entidades tiene que partir de la propia empresa, de sus directivos y trabajadores.
Julio García Pérez, presidente del Grupo Empresarial Azucarero (AzCuba), se refirió a todas las potencialidades que ofrecen al sector las diferentes decisiones que ha ido adoptando la dirección del país para favorecer al sector empresarial (con sus 43 medidas), al sector agropecuario (63) y al sector agroindustrial azucarero en sí (con sus 93 medidas).
SALVAR, TRANSFORMAR, AVANZAR
Cerca de una veintena de directivos, especialistas, expertos y científicos explicaron el trabajo que realizan en sus ámbitos. Abundaron en dificultades y limitaciones, pero también en los resultados. Ponderaron a su vez las potencialidades que tiene el sector, las cuales, señaló el Presidente de la República, «si las sabemos aprovechar iremos a un momento diferente en la producción cañero-azucarera y sus derivados».
Díaz-Canel reiteró la voluntad política del país para salvar al sector, encontrar las soluciones que demanda y, a partir de ahí, salir a transformar y avanzar. «Entre todos hemos ido apropiándonos de un grupo de ideas que ahora tenemos que ser capaces de implementar, y tenemos que hacerlo bien y de manera rápida», dijo.
En una síntesis sobre la situación actual del sector, el Primer Secretario del Comité Central del Partido explicó que, para entender esta, lo primero es comprender que desde el inicio de la Revolución dicho sector ha sido muy afectado por el bloqueo del Gobierno de EE. UU., que lo ha hecho –denunció– con toda intención, «porque ellos saben lo que significa la agroindustria azucarera para nuestro país».
Al hacer una caracterización del sector, el Jefe de Estado reflexionó, en primer lugar, sobre el estado de las plantaciones cañeras. «Con el periodo especial –repasó–, la escasez de insumos nos fue llevando a lo que yo considero ha sido un proceso de “involución tecnológica” y en el que empezamos a tener cada vez menos caña, aunque a pesar de ello, por voluntarismo, tratábamos de mantener los mismos niveles de producción de azúcar.
«En estos años nos fuimos “comiendo” más caña de la que se debía, y después no sembrábamos la que se necesitaba, y así hemos llegado a un momento en el que las plantaciones están en una situación sumamente compleja.
«No hemos podido lograr los balances de siembra de primavera y frío que se necesitan, ni la adecuada composición de cepas para poder escalonar bien los cortes y que los centrales funcionen los días de zafra necesarios para lograr estabilidad y eficiencia. Entonces –resumió–, hoy la principal materia prima está totalmente deteriorada».
Sobre las industrias, señaló que estas también se nos fueron deteriorando durante estos años. Las reparaciones cada vez fueron más incompletas, más malas, y (ahora) estamos en un momento en el que casi no reparamos bien ningún central, casi ninguno tiene balance de recursos (pero a pesar de ello también), seguimos con un voluntarismo tremendo, tratando de hacer una zafra que desde que la planificamos sabemos que es imposible cumplir, dijo. Desde el año 2012 –expuso–, no se cumplen los planes de zafra; y cada zafra en los últimos años da menos producción de azúcar.
Esta es –concluyó– «la situación que tenemos. Hemos llegado a un círculo vicioso. Queremos hacer más; queremos crecer, esa es la voluntad, pero cada vez tenemos menos caña y cada vez los centrales están más deteriorados».
Las zafras tendrán ahora un nuevo enfoque, y este empezará con la contienda 2022-2023; molerán los que tengan más posibilidades, los que tienen más caña, y con ellos se producirá el azúcar que necesita el país para su consumo. Foto: José Manuel Correa
ESTRATEGIA DE ZAFRA 2022-2023… Y PARA LAS QUE VIENEN
Al rechazar que se siga trabajando de la misma manera, el Presidente Díaz-Canel explicó que las zafras tendrán ahora un nuevo enfoque, y este empezará con la contienda 2022-2023. Esta zafra –dijo– será tal vez pequeña, pero se hará solo con los centrales que estén en mejores condiciones, de forma tal que tengan el mayor balance de recursos posibles.
Molerán los que tengan más posibilidades, los que tienen más caña, y con ellos vamos a producir el azúcar que necesita el país para su consumo. Al mismo tiempo –agregó–, en todos los centrales vamos a ir sembrando caña, recuperando plantaciones, estableciendo estrategias de diversificación y reparando de forma paulatina.
La zafra 2022-2023 tenemos que cumplirla; será decorosa, la haremos con dignidad y nos tiene que dejar un ambiente de victoria en el sector, reflexionó Díaz-Canel. Y los centrales que no muelan –reiteró– seguirán teniendo vida, se seguirán desarrollando, apostando al futuro, y así en cada zafra venidera iremos incorporando más y más centrales, porque habrá más caña, habrá más posibilidades de producir y estaremos entonces creciendo y desarrollándonos.
«Si no lo hacemos así –acotó–, seguiremos con el actual voluntarismo y en dos zafras no habrá caña para hacer azúcar en Cuba. Esa es la realidad, es una realidad dura, pero ese lujo no podemos dárnoslo, porque este país se distingue, entre otras cosas, por producir azúcar».
El sector azucarero –agregó el Primer Secretario– tiene una importancia enorme para nosotros; primero es parte de la cultura de este país, de la historia; está en la tradición de lucha de nuestro pueblo, con líderes como Jesús Menéndez; forma parte de nuestras luchas contra la colonia, contra la neocolonia y de la lucha revolucionaria. Y los centrales han sido y son la vida de los bateyes azucareros, que son poseedores de una identidad, de un sentido de cubanía, de una pertenencia.
AZÚCAR: ENERGÍA Y POTENCIA
En el intercambio con representantes del sector cañero-azucarero, el Primer Secretario del Comité Central del Partido enumeró algunas de las enormes potencialidades del ramo, que empiezan por sus más que demostradas capacidades para producir un sinnúmero de productos para la alimentación humana y animal, y la capacidad de generar decenas de derivados (más de cien están creados en Cuba), aunque –señaló Díaz-Canel sobre esto último– no hemos terminado de desarrollar la industria de derivados.
Esta agroindustria, además, continuó enumerando:
-Genera energía eléctrica a partir de fuentes renovables, con una capacidad instalada en turbogeneradores de 449 megawatts (MW). Si ahora esos equipos estuvieran produciendo electricidad, no tuviéramos apagones; al contrario, nos estuvieran sobrando unos 200 MW, acotó Díaz-Canel. Y todavía no hemos llegado a aprovechar todo lo que nos pueden dar la biomasa, el bagazo, la paja, o los biodigestores…
-Genera fondos exportables. El azúcar no puede seguir siendo el único rubro que dé la producción cañero-azucarero; hay otros muchos que se pueden exportar o que pueden sustituir importaciones, aclaró.
-Genera empleo. El sector ocupa a más de 180 000 personas de forma directa; o sea, contando a sus familias, más de 700 000 cubanas y cubanos viven de la producción cañero-azucarera, subrayó el Presidente. Tenemos una potencialidad de recursos humanos tremenda, independientemente del éxodo que ha habido en los últimos años. En el sector hay técnicos e ingenieros altamente calificados, innovadores que están dando soluciones, casi sin recursos, a pie de industria.
-Genera insumos para encadenamientos con procesos productivos de otros sectores.
Luego de enumerar otras potencialidades, concretas, tangibles, que tiene el sector, el Presidente de la República señaló que todo esto lo podemos y lo tenemos que hacer aplicando los conceptos de desarrollo sostenible a todo lo que hacemos.
La agroindustria azucarera –reflexionó– posee unas posibilidades tremendas para desarrollar un sistema productivo que favorezca el medioambiente, que sea compatible con él; que sea totalmente sustentable en lo económico y también que aporte a lo social, a lo cultural de nuestra nación.
Por otra parte –continuó analizando–, tenemos una enorme potencialidad en las tierras. Hoy disponemos de menos tierra dedicada a la caña que en otros momentos, pero hay una parte que ni tiene caña ni la destinamos para otras producciones. Hoy hay más tierras improductivas que en otros momentos; y en esas tierras hay potencialidades para producir caña y para producir comida.
También hay muchas potencialidades –agregó– en el aprovechamiento óptimo de las semillas de caña y sus variedades, porque disponemos de valiosos estudios en esta materia; en el uso de las biofábricas, en la aplicación de los resultados biotecnológicos en la caña de azúcar. En Cuba –agregó– tenemos potencial científico suficiente para dar respuestas a los problemas de la producción cañero-azucarera, pero no lo hemos sabido aprovechar. Entonces, también hay que apoyar a los centros de investigación y a sus científicos.
Por otra parte –agregó–, en momentos como los actuales, cuando tenemos poco dinero para comprar, para invertir, para importar, no podemos sentarnos a esperar fertilizantes, ni herbicidas. En el sector cañero tenemos que ir a la agroecología, y la vida está demostrando, con investigaciones que se han ido aplicando en otros cultivos, que se pueden lograr buenos rendimientos cañeros con prácticas agroecológicas y el uso de bioproductos.
Al mismo tiempo –sumó a la lista de potencialidades que tiene el sector–, tenemos un sistema de gestión de gobierno basado en ciencia e innovación que puede potenciar muchísimo al sector azucarero y que puede lograr, con la participación de todos, fortalecer una verdadera interconexión entre las universidades, los centros de investigación, las empresas cañero-azucarera, los productores de todo tipo de gestión y propiedad, y el desarrollo local.
Por otro lado –explicitó–, tenemos que buscar una cultura del detalle en nuestras fábricas de azúcar; en ellas lo que se produce son alimentos; entonces, no pueden ser lugares sucios, feos. La azucarera tiene que ser una industria más ordenada y bella, tiene que tener un buen ambiente, tiene que mostrar cultura.
LAS PRIORIDADES PRIMERO
Al enumerar un grupo de prioridades que tiene que defender el sector y que son consenso, Díaz-Canel enunció:
-Sembrar y resembrar mucha caña.
-Demoler en este año las plantaciones de cañas viejas, de muy bajos rendimientos en azúcar, y utilizarlas para la producción de energía, alcohol, guarapo u otros fines.
-Fortalecer la capacitación del personal, en especial a los nuevos trabajadores. En este año, cuando no van a moler determinados centrales, tenemos –orientó Díaz-Canel– que capacitar a los que van a hacer las próximas zafras y hacerlo con programas bien diseñados, teórico-prácticos, con las mejores experiencias, y que los impartan los mejores especialistas.
-Diversificar las producciones. En las unidades cañeras –señaló– también hay que sembrar cultivos varios, frutales, producir madera, establecer módulos pecuarios y producir alimento animal. Y en los centrales, dar servicios a la población. También tenemos –añadió– que desarrollar la acuicultura, la industria de materiales de la construcción, la construcción de viviendas para los trabajadores; las minindustrias para producir todo lo que se pueda, desde helados hasta guarapo y raspaduras.
-Mejorar el entorno de los bateyes y las comunidades agrícolas, porque –enfatizó– no puede hablarse solo de lo productivo y dejar que lo social se nos quede detrás; los bateyes tienen que ser lugares bonitos, donde haya todo tipo de servicios, que tengan una buena arquitectura.
-Continuar desarrollando la mecanización, pero también retomar e impulsar la tracción animal.
Al fijar otras prioridades, el Presidente se refirió al necesario fortalecimiento de la empresa estatal cañero-azucarera y su adecuada relación con las formas productivas cooperativas y privadas, que no pueden ser –aclaró– de ordeno y mando. También debe ser prioridad la atención a las trabajadoras y los trabajadores, en especial a los jóvenes.
Finalmente, el Primer Secretario del Comité Central del Partido retomó ideas y pensamientos del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, incluyendo lo que calificó –a pesar de que el Comandante en Jefe la dijo en los años 60 del pasado siglo– como una sentencia que abarca todo lo que se necesita y hay que hacer en la agroindustria azucarera en los momentos actuales:
«Lo que sí le importa al pueblo –señaló Díaz-Canel, citando a Fidel– es que haya alimentos, eso sí le importa al pueblo; que haya carne, que haya grasas, que haya huevos, que haya granos, que haya ropa, que haya zapatos; es decir, que haya medios para vestirse, calzar, educarse (…); para eso lo que hay es que producirlos (…), es decir que tenemos que garantizarlo nosotros, trabajando, produciendo, prestando el máximo empeño en explotar los recursos que están en nuestras manos».
A esto, agregó el Presidente de la República, «es a lo que yo le digo resistencia creativa. Y está dicho desde los años 60 por Fidel». Y «creo que si trabajamos así –agregó–, vamos a tener más caña, una zafra más larga y más eficiente, más derivados, más producciones, más comida, más exportaciones, más satisfacción, más bienestar para los trabajadores, más desarrollo del país; y, en fin, más socialismo, y para eso contamos con ustedes», señaló el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República a los trabajadores azucareros.
(Tomado del sitio oficial de la Presidencia)

Leer más »

Marlies Mejías consolida su presencia en el club estadounidense Twenty24 Pro Cycling

La ciclista Marlies Mejías ha consolidado este año su presencia en el Twenty24 Pro Cycling, destacado club estadounidense que la invitó y ha visto cumplidas sus expectativas en esta parte de la temporada.

El Tour of America’s Dairyland fue el último en que intervenía el equipo en el país norteño. La artemiseña ganó la penúltima etapa y marchaba entre las primeras por la suma de otros podios. Sin embargo, el club no pudo estar en el cierre dominical, pues debió retornar a Roanoke, Virginia, donde radica.

“Ahora haremos un campamento en esa ciudad y se preparan las próximas carreras. Estaré por acá uno o dos meses”, comentó la pedalista de 29 años de edad mediante internet.

Marlies, multimedallista en pista y ruta en juegos centroamericanos y del Caribe, y en campeonatos panamericanos, manifestó su agrado por compartir con estas atletas en competencias importantes como el propio Tour of America’s Dairyland, el de mayor rango de ruta en Estados Unidos.

“Se trabaja mucho en equipo, me siento feliz con mis resultados y muy contenta por estar con la campeona olímpica de pista Jennifer Valente, una excelente compañera, así como con el resto de esta escuadra”, manifestó la medallista de bronce en ómnium en una fase de la copa del mundo 2014-2015.

En una de las etapas dominadas por Marlies en el Tour of America’s Dairyland fue escoltada por sus colegas, la mexicana Sofía Arreola y la local Valente, quien acumula además preseas de plata y bronce olímpicas en persecución por equipos en Río 2016 y Tokio 2020, respectivamente, y once podios en lides mundiales de pista entre 2015 y 2021.

A principios de junio la artemiseña, nacida en Santiago de Cuba, resultó segunda en la copa Clarendon y tercera en la Crystal. Luego fue subcampeona en la Tulsa Tough-McElroy River Park Criterium 2022.

Mejías ya había tenido experiencia de carreras en suelo norteño mucho antes de la pandemia de la COVID-19. Esta oportunidad le llegó nuevamente en noviembre del pasado año, cuando ganó el tour de Tucson, en California.

La impetuosa pedalista se prepara para volver a los planos estelares. Solo la llegada de su hija Marieth Isabella el 16 de agosto de 2019 la alejó del ciclismo, así como la COVID-19 que azota al mundo desde finales de ese propio año.

Tras su regreso conquistó oro en la contrarreloj individual del Campeonato Panamericano de Ruta de República Dominicana 2021.

Este año no pudo revalidar el título, pero en la lid con sede en San Juan, Argentina, en mayo, su duodécimo escaño tributó a Cuba un boleto para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador 2023.

Su próximo compromiso será el campeonato continental de pista en Lima, Perú, del 10 al 14 de agosto próximo. Allí espera loables resultados.

Para ello se prepara, aprovechando al máximo la invitación del equipo Twenty24, que no solo le exige entrega y mucho sacrificio sobre la bicicleta. También debe dominar la nostalgia por los suyos y en especial por Marieth Isabella, en Santo Domingo al cuidado de su papá, también ciclista.

“La extraño, aunque sé que él la cuida bien y mucho. Todo mi tiempo libre se lo dedico a ella viéndonos por videollamadas”, confiesa la destacada ciclista a quien la motiva entre otras cosas su gran sueño: alcanzar una medalla en juegos olímpicos o en un campeonato mundial.

(Tomado de JIT)

Leer más »

Damir Molina: “Escribir es solo un hobby, un divertimento”

Damir Molina Lorenzo salpica estos textos con direcciones reales, monólogos en primera persona y cuestiones filosóficas casi. Imagen: Cortesía del entrevistado.“Los adolescentes del banco de al lado hace un rato que se fueron. Ahora una pareja de zangaletones se rascabuchea en su lugar. La gente ya no tiene vergüenza.
“Usen gorrito, me da ganas de decirles, de gritarles, de escribirlo en las paredes por todos lados, aunque se hagan los desentendidos y me llamen el pendejo del siglo”.
Hay en este texto de arriba una manera de explotar lo mundano tan natural que cautiva. Damir Molina Lorenzo salpica estos textos con direcciones reales, monólogos en primera persona y cuestiones filosóficas casi. Invasor ha querido ir a preguntarle de dónde sale todo eso.
Sí, ya sabemos que hubo un premio David, un premio Ernest Hemingway y hasta un paso por los talleres literarios de la provincia. Hay un libro en camino y todo, pero a Damir Molina aún hay que descubrirlo y traer su historia a estas páginas, porque son una buena historia.
—¿En qué momento de tu vida decidiste que querías dedicarte a la escritura? ¿O que tenías aptitudes?
—Mira, una respuesta exacta, no tengo. Creo, y lo considero algo lógico, que mi primer interés (y todavía sigue siéndolo) ha sido la lectura. De ahí ha despertado todo. De niño leía historietas, aventuras. Recuerdo que un primo mío me prestaba algunas. Así leí La Odisea, que despertó desmedidamente mi interés por la mitología. Pero en ese tiempo, que ya tenía unos 11 años, también despertaba mi interés por las ciencias.
“Yo soy natural del central Venezuela. Allí cursé mi primaria y secundaria, y en esos tiempos, en quinto y sexto grado, ya comenzaban a separase un tanto las materias. Ahí comenzó, además, mi interés bien específico por las ciencias”.
Más adelante, ya de adolescente, un buen profe —“René”— y su interés por leer, le hicieron disfrutables las clases de literatura.
“Disfruté muchísimo esas lecturas, que para mí no eran obligatorias. Pero aparte de todo esto, y mi interés también por la literatura del siglo XIX, Balzac, Zola, Víctor Hugo… escribir no estaba en mis planes. Al menos no ficciones”.
—¿Cómo es que te haces ingeniero? ¿Lo ejerces? ¿Tienes una vocación doble?
—La ingeniería era lo mío, indudablemente, es lo mío. Las letras me gustaban, pero solo eso. No veía en ellas, aún creo que no lo veo, algo a lo que pueda dedicarme por entero.
“Luego en la universidad, en Santa Clara, un compañero de cuarto, que leía muchísimo, me estimuló a leer más. De parte suya conocí a (Fiodor) Dostoievski, y quedé enamorado. En esa etapa leí muchísimo, en verdad. Y creo que llegó el momento en que sentí necesidad de escribir”.
De esa necesidad, surgiría una novela en “teoría” infructuosa, porque hay que estar bien loco para aventurarse con una novela al primer intento. Pero fue ese proyecto quien le abriría las puertas al Centro Onelio Jorge Cardoso, seis años después.
Entonces, ya era graduado, y trabajaba en lo suyo, como ahora.
“Esto que me preguntabas de la ingeniería y la literatura es algo que me preguntan siempre. Y hasta a mí me sorprende estar rodeado de escritores y no sentirme parte de ese gremio. Es algo que me sucede muchísimo.
“Trabajo en Etecsa. Soy especialista en Planta Interior. Trabajamos directamente con la técnica, los nodos de comunicaciones. Es un algo que exige y lleva tiempo. Las averías pueden darse en cualquier momento y tenemos que estar dispuestos a resolverlas en el instante que sea. Y eso a veces puede atentar contra la creación, como es lógico.
“A veces trabajas en un proyecto en casa, o en la misma oficina, y pum… suena el teléfono, te llama el supervisor, o la mesa de pruebas, tienes que dejar lo que haces. Es por eso que muchas veces espero a que pasen las cinco en la oficina. Me quedo un rato más, solo, tranquilo, y consigo hacer algo”.
—Háblame del volumen de cuentos La colina y la piedra, ganador del premio David.
—A mí me interesa tener una historia interesante, lo más interesante posible, y luego, poner en función de esta toda mi creatividad, la forma en función de la historia. Me gusta jugar con la técnica y el lenguaje en función del contenido.
“Una de las cosas que más disfruto a la hora de crear, del proceso de creación, es el tener que investigar para ello, que informarme, que estudiar incluso. La intertextualidad, mezclar temas, registros, hace que tenga que exigirme mucho para ello, y eso lo disfruto”.
“A raíz de mis lecturas universitarias, siempre quise escribir algo interesante. Desde que me decidí a escribir, siempre quise hacerlo desde el personaje. Me interesa mucho el individuo y esa posibilidad de hacer de sus conflictos, muchas veces, o casi siempre, los conflictos del mundo. Y considero que en mis cuentos existe mucho de eso.
“Me interesa el monólogo interior, o la corriente de pensamiento; son seres que están continuamente cavilando. Me interesa mucho el ritmo en el cuento, el lenguaje, jugar entre el ‘intelectual’ y el coloquial. Y este tipo de historias, son las que abundan en La colina y la piedra”.
—¿Cómo es tu relación actual con la literatura?
—Siempre que leo entrevistas, o veo alguna, he descubierto que otras personas que escriben desde chicos han querido ser escritores. Y para mí no fue así.
“En verdad, respeto mucho a esas personas que hacen de la palabra escrita u oral su medio habitual. Para mí, como te decía, escribir es solo un hobby, un divertimento. Escribo cuando tengo deseos, cuando se me da la oportunidad. Por ese lado, me siento más un seguidor de Juan Carlos Onetti: mi relación con la literatura es más la que se tiene con una amante, que la que se lleva en la relación conyugal”.
Y ahí sigue, ahora en un proyecto de libro que puede debutar en su primera novela. Domesticando poco a poco el mundo de las palabras, con paciencia de científico, para que cada vez se sienta un poco más suyo.
(Tomado de Invasor)

Leer más »

Nuestro irrevocable Socialismo: a 20 años de un compromiso

Hace ya 20 años, el Parlamento cubano aprobó por “unanimidad” una ley de reforma a la Constitución entonces vigente que declaró “irrevocable” el carácter socialista del sistema político y que Cuba no volvería jamás al capitalismo. Aquel día, los representantes del pueblo aprobaron una ley contra el retroceso, por una revolución permanente hasta conquistar toda la justicia, primero en nuestro país,  para adelantar el “bien mayor del hombre” en un Mundo mejor, posible.

El 26 de junio de 2002, el entonces presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón de Quesada, al presentar el proyecto precisó que habían sido 165 las intervenciones de diputados y representantes de las organizaciones sociales, hombres y mujeres de las más diversas actividades de nuestra sociedad, quienes alzaron sus voces con respuestas colectivas, macizas, sólidas y profundas frente a los pronunciamientos injerencistas del señor  Bush del 20 de mayo anterior, desde la Casa Blanca y desde Miami.

El día en  que los anexionistas celebraban el “Centésimo Aniversario de la Independencia de Cuba”, el presidente Bush condicionó cualquier flexibilización del embargo de ese país a la isla a cambios políticos y reformas económicas. El Cesar del Imperio, con la prepotencia y la arrogancia que lo caracterizaba. Respondía así a la solicitud de levantar el embargo/bloqueo que había hecho una semana antes, desde Cuba, el ex-presidente demócrata Jimmy Carter.

Vale  recordar que en el discurso de Carter en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, si bien  pidió una mejora de las relaciones entre los dos gobiernos, hizo  varias críticas al sistema cubano y solicitó que se aceptara la propuesta de la contrarrevolución de un referéndum para el cambio político en Cuba, conocido como “Proyecto Varela”. “Podría ser que la mayor parte de los cubanos estén en desacuerdo, pero creo que el mundo vería con gran admiración esto (…) sería una vívida demostración de que la Constitución garantiza el derecho de libre expresión, de libre asociación”, propuso. Otra muestra de que ni los más moderados se libran de ese credo  de país elegido, con la única verdad sobre la democracia y con el  poder de juzgar a los demás.

Varios estudiantes y profesores respondieron allí mismo a sus ilegítimas propuestas. Entre ellos, el presidente de la FEU Hassan Pérez, quien consideró una infamia que la oposición utilice los nombres de los próceres cubanos para identificar sus iniciativas, concretamente el Proyecto Varela, que comparó como tirarse a una piscina sin agua. El decano de la Facultad de Derecho, José Luis Toledo Santander, le preguntó a Carter que si en su país sería aceptado que “un ínfimo grupo alentado por una potencia extranjera cambie los principios fundamentales de una nación”.

El 1ro de junio siguiente, desde la Plaza Mayor General “Calixto García” de Holguín,  el Presidente de la República de Cuba Fidel Castro Ruz protagonizó la  Tribuna Abierta de la Revolución  en protesta y repudio las amenazas, las calumnias y las mentiras del presidente Bush. En su discurso Fidel afirmó lo que podría considerarse el fundamento ideopolítico de aquel  compromiso refrendado semanas después: “El cese de la explotación de los seres humanos y la lucha por la verdadera igualdad y justicia, es y será el objetivo de una Revolución que no dejará de serlo nunca”.

Los provocadores discursos de  George W. Bush motivaron multitudinarias marchas populares a lo largo y ancho del país. Más de 9 millones de cubanos participaron en aquellas manifestaciones. Como respuesta de ese clamor popular se desencadenó el proceso de reforma constitucional.

La aprobación  en el Parlamento fue precedida por un plebiscito durante los días 15, 16 y 17 de junio del 2002, en el que  8 198 237 de electores ratificaron, mediante firma pública y voluntaria, el  carácter socialista  del sistema político, económico y social contenido en la constitución. El proyecto aprobado por la casi totalidad del pueblo había sido propuesto por las Organizaciones de Masas en asamblea extraordinaria de todas sus direcciones nacionales; también como digna y categórica respuesta a las manifestaciones injerencistas de Bush.

Con el voto nominal de los 559 diputados de Asamblea Nacional del Poder Popular presentes en la sesión,  el 96,71 %  del total, se adicionó el siguiente párrafo al final del artículo 3:

“El Socialismo y el sistema político y social revolucionario establecido en esta Constitución, probado por años de heroica resistencia frente a las agresiones de todo tipo y la guerra económica de los gobiernos de la potencia imperialista más poderosa que ha existido y habiendo demostrado su capacidad de transformar el país y crear una sociedad enteramente nueva y justa, es irrevocable, y Cuba no volverá  jamás al capitalismo”.

También se agregó en el artículo 11 de la Ley de Leyes que las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con cualquier otro Estado no podrían  ser jamás negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera. Además, en su artículo 137, sobre la Reforma Constitucional, se adicionó que podrá ser reformada, excepto en lo que se refiere al sistema político, económico y social cuyo carácter irrevocable quedó aprobado por nuestro Parlamento.

La Ley aprobada  incluyó una Disposición Especial que dio cuenta del proceso democrático y de  respaldo popular que legitimó aquella reforma. Una  “excepcional experiencia” que al decir del líder  de la Revolución   Fidel Castro puso de manifiesto la unidad, los vínculos estrechos del Partido y el Gobierno con el pueblo.

Como explicó al plenario José Luis Toledo en nombre de  la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos,  aquella Reforma Constitucional era expresión de la identificación de nuestro pueblo con todos y cada uno de los principios que sustentan la Carta Magna. Sobre todo,  con los Fundamentos Políticos, Sociales y Económicos que se consagraban en su capítulo uno, que destacaba que Cuba es un Estado Socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.

Se aprobaba así la decisión mayoritaria de que el proceso revolucionario del Socialismo no tenía  marcha atrás. No era  la defensa  festinada de una identidad partidista, ni la jugada totalitaria de este para eternizarse en el  poder, fue la decisión soberana de un pueblo decidido a defender  su nación amenazada y su proyecto  de desarrollo, frente a un Capitalismo que se ha probado fallido, incapaz de resolver los problemas más acuciantes de la humanidad. 

Con aquella decisión,  ratificada  en la Constitución del 2019,  no se estableció   un compromiso con un socialismo anquilosado, ni cerrado a las reformas.  Prueba de ello, es la actualización del modelo que aún se desarrolla. El Comandante en Jefe Fidel Castro, al reflexionar sobre las modificaciones constitucionales aprobadas ese día, hizo énfasis en la idea de que nuestro Socialismo es perfectible y puede dar paso a una sociedad superior, el Comunismo.

De lo que se trata es de defender los frutos de la obra de la Revolución y del Socialismo, para el presente y para el futuro. Como continuidad del impulso emancipador de nuestros padres fundadores.

Como apuntó el entrañable amigo mexicano Pablo González Casanova, “toda la historia revolucionaria de Cuba, a través de su pueblo y su líder, y sus líderes, asume la herencia moral, ideológica y política, la herencia revolucionaria de Martí, considerada como un todo en que, para alcanzar los objetivos morales y revolucionarios, se revela necesario hacer la revolución y también el socialismo. Para alcanzar los objetivos morales de Martí no solo se necesita hacer la revolución, si se es coherente, sino que se tiene que hacer el socialismo”.

Por aquellos días el destacado  intelectual  Cintio Vitier nos legó para la historia: “Lo que estamos defendiendo no es solo un sistema político, es la pasión libertaria de Bolívar y de todos los próceres de nuestra América; es la gran obra social de la Revolución y más allá, de todos los que tienen hambre y sed de justicia…”.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.